domingo. 14.04.2024
El tiempo

El Ayuntamiento esconde su plan para rescatar al Recre

El Consistorio no incluye al Recreativo, pero sí al Mundial de Bádminton, entre 'Los diez objetivos del Ayuntamiento de Huelva para 2021'. Aún así, se trabaja en la sombra para aliviar la precaria situación económica del club.
El Ayuntamiento esconde su plan para rescatar al Recre

El Recreativo de Huelva vuelve a encontrarse en un callejón sin salida. Acorralado por impagos, deudas y embargos judiciales, el club no puede resolver sus problemas financieros por sí mismo, menos aún en una temporada en la que los ingresos de la entidad han disminuido un 30% por culpa de la pandemia. Una vez más, el Decano necesita la ayuda externa de su propietario, en este caso, el Consistorio.

Sin embargo, el alcalde Gabriel Cruz no ha hecho ni una sola mención a un nuevo rescate del Recreativo cuando, a petición de DiariodeHuelva.es, ha detallado 'Los diez objetivos del Ayuntamiento de Huelva para 2021'. Sí lo ha hecho, en cambio, con el Mundial de Bádminton, que se celebrará en nuestra ciudad a finales del año que viene. ¿Significa eso que el Recre ha dejado de ser una prioridad para la institución?

Obligación moral y política

Ni mucho menos. El primer edil ha empeñado su palabra y, posiblemente, su futuro político, en la supervivencia del Decano. Los resultados electorales avalan su apuesta. El PSOE ha pasado de gobernar en minoría a disfrutar de una mayoría absoluta en el Pleno Municipal. Y una de las principales razones de este éxito es el Recreativo. Huelva quiere al Recre y el Ayuntamiento está obligado moral y políticamente a salvarlo.

Entonces, ¿porqué no se menciona el rescate del Recreativo entre los objetivos para el año venidero? En primer lugar, porque es un asunto controvertido. Invertir dinero público en un equipo de fútbol, cuando buena parte de la economía onubense está contra las cuerdas por culpa del coronavirus, es una decisión de alto riesgo.

Maniobras en la oscuridad

Y en segundo lugar, mientras existan embargos judiciales, ni se puede ni se debe inyectar dinero directamente en las cuentas del club. Es la hora, por tanto, de esconder los planes, camuflar los movimientos y maniobrar en la oscuridad, lejos de los focos de los medios de comunicación y la opinión pública.