miércoles. 05.10.2022
El tiempo

La planta de tecnosoles de Minas de Riotinto se topa con la falla de Corta Atalaya y el rechazo ciudadano

La contestación ciudadana crece en la comarca mientras se espera un pronunciamiento de los ayuntamientos. El estudio de la falla que atraviesa más de un kilómetro de Bellavista y Corta lleva en un cajón desde la década del 2000.
La planta de tecnosoles de Minas de Riotinto se topa con la falla de Corta Atalaya y el rechazo ciudadano

El proyecto de instalación de una planta de tecnosoles (tecnosuelos) en Minas de Riotinto, en los terrenos propiedad de Atalaya Mining, se ha topado con el rechazo ciudadano en la Cuenca Minera y está despertando todos los fantasmas dormidos en la comarca por la fractura social que provocó en su día la instalación del vertedero de Nerva.

Hasta coincide la estrategia empresarial seguida con la planta nervense, cuando se implicó a la mina en la instalación. En esta ocasión se trata de terrenos ubicados en el centro mismo de la explotación minera. Una ubicación que se encuentra muy cerca de una falla de terreno a la que se sigue muy de cerca desde 2007.

Es uno de los imprevistos a los que tendrá que hacer frente el proyecto presentado por la firma Green Soils Solutions. La nueva planta de tratamiento diseñada por Green Soil Solutions tendría  7.000 metros cuadrados de superficie cubierta. El empleo que generará se calcula en 20 nuevos puestos de trabajo.

De momento, se desconocen los resultados de un Estudio que en su día se anunció y que estaba realizando la Escuela Superior de Minas de Madrid. Fueron encargados a primeros de los años 2000 por la entonces Consejería de Innovación de la Junta de Andalucía. Entonces, una serie de ruidos nocturnos, derrumbes, curvaturas del terreno y otras deformaciones fueron detectados en el entorno de la barriada de Bellavista, distante apenas un kilómetro de la zona elegida para ubicar la planta de tecnosoles. La falla está documentada con un seguimiento fotográfico realizado en su día.

El Ayuntamiento de Minas de Riotinto también reclamó en su día los tres estudios realizados sobre el terreno pero de momento se desconocen los resultados aunque Atalaya Mining los vinculó con el abandono de la explotación minera.

La falla es bien conocida por los actuales gestores de la mina que se comprometieron a realizar un seguimiento de cualquier alteración o deslizamiento que se produzca en una zona donde también se ubican las grandes presas mineras de la mina: Aguzadera y Cobre.

Ante el rechazo y la contestación ciudadana suscitados por el proyecto, la Delegación Territorial de Desarrollo Sostenible de la Junta en Huelva reconoce que actualmente tramita el proyecto de tecnosuelo de Riotinto "tal y como marca la ley". Para la Junta, es imprescindible iniciar la correspondiente tramitación para que este proyecto pueda ser sometido a la consulta de todas las partes interesadas y para que se pueda abrir el periodo de información pública, a fin de que cualquier ciudadano pueda conocerlo y presentar cuantas alegaciones considere oportunas.

El delegado territorial, José Enrique Borrallo, asegura a día de hoy que "es falso que el proyecto se haya aprobado, ya que solo se ha iniciado la tramitación conforme a ley", y entiende que necesita de una autorización ambiental integrada, un procedimiento de garantía ambiental obligatorio.

El proyecto se someterá a informes preceptivos y vinculantes de varias administraciones, entre ellos el Ayuntamiento de Minas de Riotinto, que debe otorgar las licencias pertinentes y que de momento se ha comprometido a rechazar la instalación. Lo ha hecho la alcaldesa, Rocío Díaz.

El caso es que las asociaciones ecologistas, organizaciones sociales, vecinales y partidos políticos no se fían de los trámites y al tiempo de la planta de tecnosoles ven venir en el horizonte cercano el visto bueno a la ampliación del vertedero de Nerva.

Lo consideran “una amenaza” de calibre para la zona de Minas de Riotinto.

Uno de los grupos más activos en la comarca, la Alternativa Ciudadana Nerva, Salud y Dignidad, recuerda que en el entorno del Tinto “ya conocemos, como en Nerva, la instalación impuesta presentada como temporal del vertedero supuso el quebranto de la paz social, y que aun hoy sigue mostrando importantes heridas en la convivencia que condicionan la vida de los vecinos”.

Alternativa Ciudadana advierte que “no podemos consentir que este tipo de instalaciones condicionen nuestra vida e hipotequen nuestro futuro, obligando a nuestras familias a vivir permanentemente junto a su nociva presencia”.

El colectivo ciudadano considera fundamental que “la población mantenga y haga visible el rechazo que genera la ubicación en nuestra tierra de empresas relacionadas con el transporte, manipulación y acopio de residuos”.

Nerva, Salud y Dignidad pide a la ciudadanía que muestre el apoyo y solidaridad a los vecinos y vecinas de La Dehesa y Minas de Riotinto y El Campillo por, dice, “la desazón y el hartazgo que supone conocer que en sus cercanías se pretende montar una planta de esas características”.

El colectivo ciudadano pone en valor el rechazo que el proyecto está teniendo en las formaciones políticas de la comarca y les pide que “prioricen el interés general”. Y destaca el rechazo público sobre el proyecto de planta de tecnosoles que ha manifestado la alcaldesa de Riotinto, que se ha comprometido a paralizar cuantas actuaciones dependan del Ayuntamiento.

Aprovechando esa decisión de la alcaldesa riotinteña, Nerva, Salud y Dignidad ha pedido al alcalde de Nerva, José Antonio Ayala, que opte “por esa manera de actuar en todo lo relacionado con el vertedero de Nerva”.

El colectivo ciudadano exige transparencia, información a la Junta, a la empresa Green Soil Solutions, a Atalaya Mining y al Ayuntamiento de Minas de Riotinto.

Pero no quieren parar ahí. Sino que han solicitado un posicionamiento firme que sea expresado por los plenos municipales y una declaración conjunta de los ayuntamientos de la Cuenca Minera y El Madroño. Quieren que la comarca se quede completamente al margen de este tipo de industrias. Y de paso que se paralice la ampliación del vertedero de Nerva.

La planta de tecnosoles de Minas de Riotinto se topa con la falla de Corta Atalaya y el rechazo ciudadano