sábado. 18.05.2024
El tiempo
El Campillo

Sorpresa y temor ante un proyecto de construcción de dos polvorines junto a las presas mineras de Riotinto

Orica Explosivos Industriales, empresa dedicada a la fabricación, almacenaje y comercialización de explosivos civiles y accesorios para voladuras, ha presentado al Ayuntamiento de El Campillo, un proyecto para la construcción de una fábrica móvil de emulsiones explosivas a granel 
Zona que ocupan las enormes presas de residuos mineros de Riotinto
Zona que ocupan las enormes presas de residuos mineros de Riotinto
Sorpresa y temor ante un proyecto de construcción de dos polvorines junto a las presas mineras de Riotinto

Lo avanzó hace tres semanas el periodista Manuel Jesús Florencio y ahora la agencia Servimedia: "Orica Explosivos Industriales, empresa dedicada a la fabricación, almacenaje y comercialización de explosivos civiles y accesorios para voladuras, ha presentado al Ayuntamiento de El Campillo, un proyecto para la construcción de una fábrica móvil de emulsiones explosivas a granel y su correspondiente almacén de materias primas, destinada a dar servicio a las explotaciones mineras próximas".

Mapa de ubicación del proyecto
Mapa de ubicación del proyecto

Orica es el mayor proveedor de explosivos comerciales y sistemas de voladura para los mercados de infraestructuras civiles y minería, líder mundial en el suministro de sistemas de sostenimiento de terrenos para los sectores minería y de construcción de túneles , y líder mundial en el abastecimiento de cianuro de sodio .

El proyecto conllevaría la creación de dos polvorines: uno para almacenaje de explosivos y otro para detonadores; y una nave, en la cual se almacenará materia inerte para la fabricación de explosivos y puesta en obra.

Ecologistas en Acción avisa que no se trata de un proyecto industrial más, porque según publica Servimedia, está en fase de calificación medioambiental, contaría con unas instalaciones que ocuparían una superficie total de 767.171 m2 y estaría ubicado en una zona muy próxima a los muros de contención de la balsa de lodos de Atalaya Mining en Riotinto.

No es lo más lógico ubicar una especie de polvorín junto a las mayores presas de residuos de toda Europa.

Máxime justo ahora,  cuando la empresa Atalaya Mining, operadora de la mina de Riotinto, implementa junto al CSIC el ambicioso proyecto Stone para garantizar la seguridad de la explotación. El plan monitorizará el área operativa y las balsas de residuos para prevenir cualquier inestabilidad del terreno que pueda provocar un accidente o derrumbe de las contenciones.

El objetivo es evitar accidentes, prevenir y actuar con celeridad en caso de incidencias graves en los terrenos que acogen las enormes balsas de residuos (relaves) mineros de Riotinto, con más de 182 millones de metros cúbicos de estériles, cifra que conforme avance la explotación crecerá considerablemente.

Precisamente este fue uno de los condicionantes más severos impuestos por la Administración de Minas tanto para la reapertura en 2015 como para las posteriores autorizaciones y el recrecimiento en curso, lo que necesita extremar las medidas de seguridad y tener un entorno estable. Y no parece que una especie de almacén de explosivos sea de lo más estable.

El proyecto Stone analiza constantemente el ruido sísmico tanto natural como procedente de fuentes antropogénicas para detectar anomalías en el subsuelo. Y analiza la variabilidad del subsuelo antes de que se represente en la superficie.

Según la información facilitada por Manuel J. Florencio, Orica Explosivos Industriales afirma que con el nuevo sistema de fabricación in situ mediante camiones fábrica (MEMU) se reduce muy ostensiblemente el
volumen de almacenamiento de explosivos y el riesgo de transporte por carretera. Y que aunque las instalaciones propuestas son seguras y cumplen todas las características requeridas, propone este emplazamiento por su seguridad añadida, ya que se sitúa a la distancia reglamentariamente exigida de viviendas aisladas, carreteras, líneas de ferrocarril, núcleos urbanos y lugares de interés turístico, histórico y medioambiental, vías de comunicación, así como núcleos de población o aglomeración de personas.

Según relata el blog de Manuel J. Florencio, la actuación propuesta constituye un almacenamiento de materiales precursores de los explosivos (MPIFE) que por separado son inertes, y un lugar para el estacionamiento de los MEMUs, vehículos que constituyen fabricas móviles de explosivos y que no tendrán actividad en esta ubicación sino en el interior de las explotaciones mineras a las que se dará servicio.

Comentarios