martes. 27.09.2022
El tiempo

La presa de Alcolea empantana ante las denuncias sobre la contaminación del cauce del Odiel

La Junta de Andalucía y los regantes mantienen sus planes de que se debe finalizar la presa de Alcolea y el canal de Trigueros, cuyo coste global, según ACUAES, asciende a 544 millones de euros, . El Ministerio espera un informe y Nueva Cultura del Agua y WWF lo consideran un proyecto ruinoso y lo denunciarán ante la UE.
La presa de Alcolea empantana ante las denuncias sobre la contaminación del cauce del Odiel

La polémica rodea uno de los proyectos que lleva más años rodando por los cajones de los Presupuestos Generales del Estado. Llegó a comenzarse la obra hace más de 3 años y posteriormente se paralizó al 30% de su ejecución. Se trata de la conclusión de la presa de Alcolea, una actuación esencial para los regantes y clave para completar el mapa provincia de regadíos, sobre todo en el Andévalo. Y un proyecto ruinoso para otros, por la contaminación de sus aguas por drenajes ácidos de mina. Y de paso ha servido para abrir el debate de minería y agricultura, con todo lo que ello conlleva.

La Junta de Andalucía considera que el Gobierno de España no tiene ya excusas para no seguir adelante con este proyecto “importantísimo para los regantes de Huelva”.

La Junta de Andalucía mantiene sus planes de que se debe finalizar la construcción de la presa de Alcolea y el canal de Trigueros, cuyo coste asciende a 544 millones de euros, "pese a los graves problemas ambientales, la mala calidad de las aguas del río Odiel, y su falta de viabilidad económica y social" que han denunciado organizaciones ecologistas y fundaciones dirigidas por personas antes vinculadas al futuro de Alcolea.

Ante ello, la Fundación Nueva Cultura del Agua y WWF se opone a este proyecto, que consideran "ruinoso" y advierten que "denunciarán ante la Comisión Europea en caso de que estas obras se financien con fondos europeos". Este extremo es importante porque Europa suele retrasar de facto las inversiones problemáticas, máxime cuando dependen de sus repartos dinerarios.

Además de la Junta de Andalucía, la Asociación de Promotores de Regadios de Huelva COPREHU mantiene que "la construcción de la presa y el embalse de Alcolea mejorará la calidad del agua que discurre por los ríos Odiel y Oraque".

Tras la celebración del Consejo del Agua, un acto oficial en el marco de la revisión del plan hidrológico de la demarcación del Tinto Odiel y Piedras, la Fundación Nueva Cultura del Agua y WWF España han comprobado de primera mano la defensa de la Junta de Andalucía del proyecto para terminar la presa de Alcolea, en la cuenca del río Odiel. Una defensa, que a su juicio, ha obviado buena parte de los argumentos de diversos trabajos científicos que ponen de manifiesto los graves problemas de calidad de las aguas del río Odiel.

Estos problemas son consecuencia de los drenajes ácidos de minas de la faja pirítica, sobre los cuales los científicos apuntan a la necesidad urgente de acometer acciones ambiciosas de remediación y restauración para mejorar el estado de dicha cuenca.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico es el responsable de la construcción de la presa de Alcolea, y consciente de los riesgos de la calidad del agua que tendría el embalse, ha encargado un informe, para aclarar este extremo, al CEDEX antes de tomar la decisión sobre el futuro de la presa. Un dato que lo ha desvelado la Fundación Nueva Cultura del Agua.

Hace algunas semanas la Junta de Andalucía adelantaba los resultados del estudio sobre la calidad del agua del río Odiel encargado al instituto DELTARES. Las conclusiones del estudio encargado por la Junta de Andalucía se refieren a la supuesta mejora de la calidad de las aguas por la autodepuración en el caso de concluirse la presa de Alcolea, en base exclusivamente a una serie de documentos aportados a dicho instituto por parte de la autoridad andaluza, que no son públicos y que no se han contrastado con los resultados de otros estudios desarrollados en la cuenca del río Odiel, advierten desde la Fundación.

Sin embargo, aseguran las mismas fuentes, "también dicho informe condiciona estas mejoras en la calidad del agua a la implantación de diques por encima del posible embalse de Alcolea para forzar la sedimentación de lodos en suspensión (con iones metálicos adheridos) y la remediación de aguas residuales de las minas actuales y abandonadas mediante el uso de sustratos alcalinos dispersos para inmovilizar dichos metales pesados".

La implantación de estas acciones en la cuenca del Odiel ha sido testimonial y prueba de ello es, aseguran ambas organizaciones "el nefasto resultado de la evaluación de la calidad del agua de este río que realiza el plan hidrológico vigente, de acuerdo a los estándares europeos. El río Odiel es a día de hoy uno de los ríos más contaminados de toda Europa con elevada presencia de metales pesados en suspensión y valores de pH ácidos menores a 3 en buena parte del año". Un importante hándicap para sus aportes de agua.

El informe de la Fundación Nueva Cultura del Agua y WWF España presentado en enero de 2021, ya alertaba de que el expediente ambiental del proyecto de la presa de Alcolea presentaba deficiencias y omisiones importantes, recuerdan.

Los resultados del estudio demuestran que, si el proyecto incluyera los costes de tratamiento de las aguas del embalse, algo muy probable debido al grave problema de la contaminación con metales pesados de los relaves mineros, anularía por completo la rentabilidad de esta inversión pública.

Y ahí es donde se agarran ambas organizaciones para tumbar el actual proyecto de reactivación de la construcción de Alcolea.

El informe estima que los costes de mantenimiento y explotación de la presa, incluyendo el tratamiento necesario de las aguas embalsadas en Alcolea para su utilización, ascenderían a más de 28 millones de euros anuales.

Estos costes se tendrían que repercutir, según sus estimaciones, a razón de 1.140 euros anuales por hectárea a los regadíos beneficiarios. Además, este estudio indica que "los datos de partida del margen neto de los cultivos de estas nuevas zonas de riego que figuran en la información del proyecto no se ajustan a la situación actual, y que la justificación de la transformación en regadío como medio de reducir el elevado paro agrario de la provincia de Huelva no está contrastada al mantenerse hoy en día el paro agrario en unos 10.000 jornaleros a pesar de la expansión de esta actividad".

El proyecto de terminación de la presa, actualmente paralizado por rescisión del contrato inicial y que todavía no ha sido licitado, supone una inversión estimada de unos 95 millones de euros.

Pero, a ello es necesario sumarle la construcción del canal de Trigueros (una obra complementaria para canalizar las aguas), la red de distribución de riego; y la conexión del anillo Huelva, lo que eleva la inversión total a más de 544 millones de euros, de acuerdo al informe a partir de los datos de ACUAES (empresa pública dependiente del MITECO, y del que depende la ejecución de esta obra).

“Nos oponemos a que este proyecto inútil y dañino para el medio ambiente se financie con los fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que precisamente pretende todo lo contrario, un cambio de modelo en la gestión del agua seguido hasta ahora. Denunciaremos este y otros proyectos ante la Comisión Europea en caso de que se destine cualquier fondo europeo a esta obra obsoleta. Estos fondos deben destinarse a la restauración del río Odiel y nunca a seguir abundando en su destrucción” explica Rafael Seiz, de WWF España.

“La inclusión de la presa de Alcolea en el Esquema de Temas Importantes por parte de la Junta de Andalucía, de cara a la revisión del plan hidrológico de la demarcación del Tinto, Odiel y Piedras para el ciclo 2021-2027, es una muestra más del apoyo incondicional por parte de la administración del agua andaluza a este proyecto obsoleto e injustificable, y en contra de la información que ha sido reiterada por parte de los científicos de la Universidad de Huelva en numerosas ocasiones con relación a los problemas ambientales de la cuenca del río Odiel” explica Joan Corominas, de la Fundación Nueva Cultura del Agua

Ambas organizaciones urgen a la Dirección General del Agua del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico a hacer una reflexión profunda sobre si es necesario invertir millones de euros de las arcas públicas en una obra que no tiene sentido a día de hoy, cuando existen otras inversiones prioritarias más urgentes.

Al mismo tiempo instan a la Junta de Andalucía a poner en marcha todas las medidas de restauración necesarias en la cuenca del río Odiel para abordar de una vez por todas el grave problema de los relaves ácidos de minas, antes de plantearse continuar con la construcción de la presa de Alcolea.

Sin citarlo, las organizaciones abren el melón de las posibles filtraciones de las presas de Riotinto a la cuenca del Tintillo y de ahí al río Odiel, sobre todo si la empresa minera no cumple los numerosos condicionantes medioambientales impuestos por la Junta de Andalucía para el recrecimiento de las balsas que están en la cabecera del Odiel.

Apoyo de la Junta de Andalucía a la presa de Alcolea

Sin embargo, la Junta de Andalucía tiene una visión muy distinta del informe facilitado por la Fundación Nueva Cultura del Agua y WWF.

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha resaltado que la Junta de Andalucía trabaja con el sector de los frutos rojos en una cuestión “fundamental” para su actividad como es el agua y anunció el envío al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico el informe de un organismo internacional independiente que avala el reinicio de las obras de la presa de Alcolea. Crespo ha apuntado que el objetivo es “que el Gobierno de España no tenga excusa” para no seguir adelante con este proyecto “importantísimo para los regantes de Huelva” que se paralizó cuando se encontraba a poco más del 20% de ejecución.

La responsable del ramo ha explicado que, ante la paralización del proyecto por parte del Ejecutivo central alegando como motivo la calidad del agua, “la Junta de Andalucía no se ha quedado parada” y ha encomendado un estudio a “una de las entidades más importantes de Europa en el ámbito hidráulico”. El organismo encargado de este trabajo ha sido el instituto de investigación de agua holandés ‘Deltares’ y sus conclusiones apuntan a que no existen inconvenientes para reanudar las obras de la presa de Alcolea.

Corrección de lixiviados procedentes de escorrentías mineras

Del análisis se desprende que la construcción de esta infraestructura hidráulica es compatible con la evaluación de impacto ambiental de las obras y que, además, la puesta en marcha de la presa contribuirá a mejorar la calidad del agua embalsada. Entre otras medidas que incidirían en este aspecto se encuentran la corrección de lixiviados procedentes de minas abandonadas y la función que ejercería la infraestructura en cuanto a contención de posibles vertidos a cauce procedentes de minas actualmente en explotación o que se pudieran sumar en el futuro.

Los promotores de regadíos defienden la obra de Alcolea

Además de la Junta de Andalucía, la Asociación de Promotores de Regadios de Huelva COPREHU mantiene que "la construcción de la presa y el embalse de Alcolea mejorará la calidad del agua que discurre por los ríos Odiel y Oraque".

Desde Coprehu recuerdan ahora que "en el caso del embalse del Chanza, Andévalo y Olivargas, al construir estas presas no se ha ejecutado ninguna medida correctora para reducir ni los lixiviados, ni la llegada de aguas ácidas con metales pesados al embalse. Y sin embargo sus aguas se convierten en pre-potable  y se usan para consumo urbano y de boca potabilizada por las empresas suministradoras para regadíos industria turismo".

Coprehu apunta que "de forma programada se hacen análisis del agua en alta que se recibe para el consumo. Es una prueba más y contundente de lo que se llama "efecto autodepuración" por dilución decantación de metales pesados en suspensión, elevación del PH por efectos físico-químicos y de inhibición bacteriana, que permite decir que el agua embalsada en Alcolea será aun de mejor calidad, ya que en su proyecto de obra se incluyen las medidas correctoras recomendadas por la DIA, es decir las tres diques de cola para decantar pesados y la toma con torre telescópica para la tomar agua de superficie del embalse donde el PH es mayor".

Desde Coprehu están muy molestos con las críticas de la Fundación de la Nueva Cultura del Agua FNCA que bajo el “mantra” del Cambio Climático se oponen a todo y lo hacen "de forma crispada y genérica, se oponen a cualquier presa, a cualquier trasvase incluso demonizan los nuevos regadíos en pos a generalizar la agricultura ecológica e incluso arremeten contra cooperación público privada incluso la mas trasparente y justa que a ellos no les gusta".

Coprehu cree que "ahora han puesto su punto de mira en Huelva mientras que en otras provincias y otras actuaciones miran para otro lado.  No explican por qué en una provincia del sur con clima mediterráneo y las más modernas tecnología de riego sostenible para ahorro de agua, se deben verter al mar cada año 200 hm3 de agua dulce siendo un bien tan escaso y necesario para la vida y producir alimentos competitivos y fijar la población en el medio rural. Sin tener justificación suficiente es de locos".

El presidente de la  Asociación de Promotores de Huelva COPREHU y de la Junta Central de Usuarios de Alcolea , Juan Antonio Millán, considera que "el Dictamen de Deltares justifica el desbloqueo de la finalización de la obra de Presa de Alcolea".

Desde Coprehu resaltan que "el estudio (sobre Alcolea) ha sido realizado por Deltares, un instituto neerlandés independiente, sin ánimo de lucro, que se dedica a la investigación aplicada en el campo del agua y subsuelo.

La presa de Alcolea empantana ante las denuncias sobre la contaminación del cauce del Odiel