domingo. 04.06.2023
El tiempo

La apuesta del Ayuntamiento por los prestamistas se vuelve en contra del Recre

El principal embargo que pesa sobre las cuentas del club corresponde a Krypteia Capital, uno de los socios que el Consistorio buscó para el Recre. La entidad está en paz con Jesús León, pero debe 600.000 euros a Eurosamop.
La apuesta del Ayuntamiento por los prestamistas se vuelve en contra del Recre

En principio, parecía una buena idea. En lugar de recurrir al dinero público para dotar al Recreativo de la liquidez necesaria para sus gastos corrientes, sonaba mejor negociar un préstamo con los interesados en comprar el Decano. De este modo, el Ayuntamiento sólo tendría que salir al paso de aquellas deudas que por su volumen o urgencia no podían ser resueltas por el club, caso de Hacienda y Seguridad Social.

Siguiendo esta estrategia, fueron desfilando por los despachos del Nuevo Colombino los Jesús León, Juanma López (Eurosamop) y Óscar Romero (Krypteia Capital). Todos adelantaron dinero para que el Recre pudiera salir a competir, sin tener que recurrir a la ayuda directa del Consistorio. Desde los 200.000 euros que avaló el empresario cordobés, al millón largo que prestó el representante de Morata.

Promesas incumplidas

A todos se les prometió el mando de la política deportiva y ventajas en el proceso de compra. Promesas que luego se llevaría el viento y el tiempo. Y tampoco se les pagó en la fecha acordada, aún a riesgo de que los prestamistas denunciaran el impago de sus préstamos. No se llegó a tanto con León ni con Eurosamop. Pero el acuerdo con Krypteia, con el pleito por los palcos y el Trofeo Colombino por medio, fue imposible.

Entre la espada y la pared

Las consecuencias se han hecho esperar, pero han sido demoledoras. La Justicia es lenta, pero también es implacable con los impagos. Hoy el Recreativo tiene embargadas sus cuentas por orden judicial y un importe que supera el millón de euros. De los cuales, cerca de 800.000 euros corresponden a Krypteia. Una deuda que el club no puede asumir y que tiene a la entidad entre la espada y la pared.

La apuesta del Ayuntamiento por los prestamistas se vuelve en contra del Recre