lunes. 06.02.2023
El tiempo

Urge adecuar el Plan Forestal Andaluz a la emergencia climática

Hoy, 17 de junio se celebra internacionalmente el Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía.
Urge adecuar el Plan Forestal Andaluz a la emergencia climática

Plataforma por el Monte Andaluz

Urge una adecuación del Plan Forestal Andaluz que responda a la emergencia climática para defender nuestros montes contra la desertificación y la sequía

La Plataforma por el Monte Andaluz insta a la Administración andaluza a incluir en la adecuación del Plan Forestal Andaluz, que se encuentra en fase de exposición pública, las herramientas necesarias para una gestión adaptada a las necesidades de nuestros montes para afrontar las consecuencias de la emergencia climática, como la recuperación de un enfoque de protección, conservación y naturalización.

Hoy, 17 de junio se celebra internacionalmente el Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía, la Plataforma por el Monte Andaluz recuerda que las sequías se encuentran entre las mayores amenazas para el bienestar de las próximas generaciones, y han aumentado un 29% en número y duración en los últimos 22 años.

Ningún país es inmune a este problema y Andalucía es una región con un alto riesgo de afección. Por ello, proponemos actualizar el seguimiento de pérdida de suelos por erosión en todas las provincias andaluzas y muy especialmente en las más afectadas, y comenzar a tomarnos muy en serio la acción temprana, estableciendo mecanismos adecuados proteger los suelos y evitar consecuencias desastrosas.

Los montes andaluces llevan varios años esperando una gestión adecuada para defenderlos de los incendios forestales, la pérdida de biodiversidad, la escasa naturalización de sus ecosistemas y el abandono de las zonas rurales y los usos tradicionales, que son los principales factores que provocan la erosión, la desertificación y la sequía.

Asistimos al incendio forestal de Sierra Bermeja en Málaga, recorriendo un área de unas 3.500 hectáreas que no afectó el terrible incendio del año pasado que quemó casi 10.000 en este valioso espacio natural. También está ardiendo de nuevo Almonaster la Real en Huelva donde un incendio forestal arrasó 12.000 hectáreas en 2020 y, también en Huelva, hay actualmente otro incendio en Rosal de la Frontera.

Esperamos que, ante la evidencia de que necesitamos aplicar criterios de mejores cuidados y mayor prevención, se deje a un lado el argumento desesperado de los incendios de sexta generación.

La llamada “masa de combustible”, es decir, la vegetación debía haber sido gestionada cada invierno para evitar su virulencia mediante una correcta planificación e inversiones. Necesitamos poner los pies en tierra, en los hechos, que no son ni más ni menos que el descuido sistemático de nuestros montes andaluces frente a los efectos directos del fenómeno que vivimos de cambio climático, al que cada día contribuimos con pasos de gigante intentando mitigarlo con pequeños aleteos de mosquito.

Es indispensable fomentar la sociedad de los cuidados en el mundo rural facilitando la comunión entre la vida y el trabajo en el campo. Aportando una plantilla amplia y estable de cuidado del monte a lo largo de todo el año, especialmente de Agentes de Medio Ambiente y personal del INFOCA, éstos últimos, en invierno, para realizar trabajos de limpieza, mantenimiento y renaturalización y en verano más enfocados a la extinción de incendios.

Por ello, la Plataforma por el Monte Andaluz apoya a los trabajadores y trabajadoras del INFOCA que se encuentran en acto de protesta ante el Palacio de San Telmo en Sevilla, sede del Gobierno andaluz, reclamando que se acabe con la precariedad del cuerpo: su falta de material, escasez de plantilla y su temporalidad laboral.

El Plan Forestal Andaluz deberá tener vocación de conservación y fomento de los valores intrínsecos de nuestros montes andaluces y sus ecosistemas naturales, fomentando los usos ganaderos y forestales tradicionales para la protección del suelo y de los recursos de agua. La gestión forestal se debe alejar de su exclusiva explotación como yacimiento de recursos económicos, e incentivar los oficios rurales tradicionales respetuosos con la conservación de la biodiversidad y la difusión de los valores de un turismo rural responsable y sostenible. No en vano, el 30% de la superficie andaluza está incluida en la Red Natura 2000, por lo que son prioritarios sus objetivos de conservación. Por ello, desde la Plataforma por el Monte Andaluz, instamos a la Administración andaluza que la adecuación del Plan cuente, por una parte con una amplia participación ciudadana, como ocurriera en el aún vigente Plan aprobado en 1989, y, por otra, con la protección del paisaje, el agua, el suelo, la fauna y la flora del monte mediterráneo andaluz como protector y garante del mundo rural.

La Plataforma por el Monte Andaluz inició su actividad pública a finales de 2020 y está conformada por cerca de 30 colectivos de todos los ámbitos que impulsan la reactivación de una nueva política forestal rural en Andalucía adaptada a la realidad rural de nuestro territorio en el contexto de la emergencia climática, basada en la fusión de la gobernanza con los criterios científicos y en la resiliencia y valores intrínsecos del monte mediterráneo autóctono andaluz.

Urge adecuar el Plan Forestal Andaluz a la emergencia climática