jueves. 20.06.2024
El tiempo

VOX denuncia la presencia de "mafias, prostitución y drogas" en los asentamientos

El grupo Parlamentario VOX en Andalucía ha exigido hoy al Gobierno andaluz que actúe con urgencia para atajar la grave problemática de los asentamientos chabolistas en la provincia de Huelva.
VOX denuncia la presencia de "mafias, prostitución y drogas" en los asentamientos

VOX ha denunciado en un debate en el Parlamento andaluz que en los asentamientos chabolistas de los pueblos freseros “hay prostitución, drogas, surgen mafias y frecuentemente se incendian voluntariamente llegando a provocar la muerte de personas como lamentablemente ocurrió la semana pasada”.

El grupo Parlamentario VOX en Andalucía ha exigido hoy al Gobierno andaluz que actúe con urgencia para atajar la grave problemática de los asentamientos chabolistas en la provincia de Huelva, un drama humanitario del que tanto el Gobierno de España y como el Gobierno de la Junta de Andalucía son cómplices, al permitir la llegada y estancia en nuestro país de inmigrantes ilegales a los que se les prohíbe trabajar.

Así lo ha señalado hoy en el Pleno del Parlamento el diputado autonómico Francisco Ocaña, quien ha recordado que las plantaciones de fresas en la provincia onubense comenzaron hace más de 50 años y actualmente el cultivo se ha extendido a otros frutos como el arándano o la mora, lo que supone más del 90% de los frutos rojos europeos, ocupando unas 12.000 hectáreas de extensión y dando trabajo a 100.000 personas.

“De ellas, el 50% son nacionales, el 30% vienen de la Unión Europea y el resto son extracomunitarios. Entre estos últimos están los 15.000 marroquíes que anualmente llegan a Huelva y que son contratados en origen. Se les proporciona alojamientos dignos con agua corriente, luz y sanitarios”, ha dejado claro el parlamentario.

No obstante, a estos campos también se acercan numerosos inmigrantes ilegales buscando trabajo. Y el Gobierno, tal y como ha apuntado Ocaña, prohíbe a los empresarios proporcionarles trabajo “bajo multa de 3.000 euros por trabajador”, quedando “abocados a construirse infraviviendas en los alrededores del campo”.

El diputado andaluz ha explicado que la acumulación de estas infraviviendas constituyen los asentamientos “tan criticados por los partidos de izquierda y prensa afín”, y a los que acuden también españoles que tampoco tienen trabajo. En estos asentamientos, en sus palabras, “hay prostitución, drogas, surgen mafias y frecuentemente se incendian voluntariamente llegando a provocar la muerte de personas como lamentablemente ocurrió la semana pasada”.

Ante esta situación, VOX ha insistido de nuevo en que los gobiernos central y autonómico son cómplices permitiendo la llegada y estancia en nuestro país de inmigrantes ilegales a los que se les prohíbe trabajar, lo que “está generando un descontrol social con resultado de muerte”.

Por ello, Ocaña ha preguntado directamente al consejero de Presidencia, Elías Bendodo, “qué va a hacer realmente con este grave problema”, pidiéndole concreción, puesto que  “la situación es límite y hay que actuar ya”. “Por favor, no abandonen a los habitantes de la provincia de Huelva”, ha solicitado.

Es la segunda vez en poco tiempo que se denuncia la presencia de mafias en los asentamientos de los pueblos freseros.

Hace unos días, el jefe de Operaciones del Consorcio Provincial contra Incendios y Salvamento de Huelva, Joaquín Marfil denunció públicamente “el trato recibido” por parte de algunas personas cuando la dotación de bomberos que dirige se disponía a sofocar el incendio del asentamiento chabolista de Palos de la Frontera del pasado domingo.

En concreto, Marfil narró en una entrevista a Canal Sur Radio que algunas personas que se encontraban en las inmediaciones les recibieron “con pedradas, patadas y palos” con la clara intención de que no pudieran realizar las labores de extinción. Marfil explicó que el asunto no es un caso aislado sino que se trata de “mafias” que operan con mucha “agresividad”. Dichas organizaciones, a criterios del bombero, “prenden fuego cada determinado tiempo y luego venden la chabola y el material para construirlas” así como “los palés, los plásticos e incluso las parcelas”.