domingo. 14.04.2024
El tiempo

¿Conoce a algún familiar del deportado antifascista Fidel Ramos Valera?

La Junta busca a familiares de Fidel Ramos Valera (La Naya -Riotinto- 1919) deportado al campo de concentración de Neuengamme, para devolverle sus objetos personales casi 80 años después de la liberación de aquel lugar de esclavitud y exterminio.
Prisioneros en campos nazis.
Prisioneros en campos nazis.
¿Conoce a algún familiar del deportado antifascista Fidel Ramos Valera?

El Comisionado para la Concordia de la Junta de Andalucía ha remitido una carta a las entidades y asociaciones memorialistas solicitando su colaboración para localizar a familiares de cinco andaluces que fueron deportados a campos nazis para hacerles entrega de una serie de objetos personales (relojes, cartas, plumas, etc..).

Los deportados, y asesinados en algunos casos, en los campos nazis de los que se busca información y residencia de familiares y allegados son Fidel Ramos Valera (Riotinto); Vicente Díaz (Sevilla); Manuel García (Almería); Francisco Nieto (Cádiz) y Severiano Ruiz (Granada).

El caso del riotinteño Fidel Ramos es significativo. Según los datos que en su día aportó el investigador Jesús Ramírez Copeiro, nació en la aldea de La Naya el 23 de marzo de 1919 y era hijo de un cargador de hornos de la fundición minera. Tras residir un tiempo en Alájar emigraron a Francia.

Allí Fidel Ramos contactó y se enroló con la Resistencia antifascista francesa y en marzo de 1944 fue apresado por los alemanes en Rennes. Fue enviado a la prisión de Compiegne, junto a París, donde coincidió, entre otros paisanos con el corteganés Antonio Amigo Sánchez.

Tras su paso por ese establecimiento carcelario fue deportado al campo de concentración de Neuengamme, cerca de Hamburgo, donde le asignaron el número de ingreso 31.659. Consta su liberación el 2 de mayo de 1945, tras lo que se pierde su rastro en España.

La Asociación Amical de Dachau mantiene vivo el recuerdo de los deportados a los campos de exterminio nazis.

Y recuerda que “relojes, alianzas, pendientes, estilográficas, fotos, carnets,... de todas sus pertenencias fueron despojados por los SS a los cientos de miles de europeos deportados a los campos de concentración alemanes”.

Muchos objetos se perdieron para siempre, otros fueron recuperados por los supervivientes o los compañeros de los fallecidos tras la liberación.

El resto, unos 3.000, se preservan hasta hoy en el Arolsen Archive, el mayor archivo del mundo sobre las víctimas del nazismo.

En 2016, el Arolsen Archive puso en marcha la campaña #Stolenmemory que le ha permitido, con ayuda de voluntarios en todo el mundo, localizar a centenares de familias de los deportados y entregarles los objetos robados por los nazis, explica la Asociación.

Como parte de esta campaña, el Arolsen Archive presentó en 2018 en la sede de la UNESCO en París una exposición con fotografías de los objetos. Desde entonces, se ha mostrado en Venecia, Cracovia y recientemente en Barcelona.

El Arolsen Archive, el Museu del Exili y el CECOS, con el apoyo del Memorial Democrático y la colaboración de los Amicales de Mauthausen, Dachau, Neuengamme, Ravensbruck, Triangle Blau (Figueres), y Recuerdo y Dignidad (Soria) presentaron recientemente en La Jonquera #Stolenmemory centrada en los deportados españoles.

Fueron 10.000 los exiliados de la guerra civil que acabaron en campos alemanes: Mauthausen (7.500), Buchenwald (600), Dachau (600), Neuengamme (500), Sachsenhausen (200), Ravensbrück (200), Flossenbürg (150) y otros. Junto a sus compañeros de infortunio, fueron utilizados como mano de obra esclava en canteras, fábricas o construcción de infraestructuras. El sobreesfuerzo, la falta de alimentación, el frío, los malos tratos y las enfermedades segaron la vida de la mitad de ellos. Los supervivientes sufrieron secuelas hasta el fin de sus días.

Cuando en 1942 la Cruz Roja pidió a Himmler que autorizara el envío de los efectos personales de los españoles fallecidos a sus familias, el ministro se negó por tratarse, dijo, de “pequeñas cosas sin valor”.

#Stolenmemory hace posible que, 75 años después del fin de la Segunda Guerra mundial decenas de familias de deportados españoles recuperen esas “pequeñas cosas” que, tanto para ellos como para la memoria democrática europea, poseen un valor incalculable.

Una parte de la exposición de estos objetos está dedicada a deportados cuyas familias han recuperado los objetos, y otra a deportados cuyas familias no han sido aun localizadas. Se exhiben además objetos originales de los deportados españoles traídos desde Arolsen o bien prestados por familiares.

Arolsen Archive custodia aún objetos de 30 españoles deportados a campos de concentración nazis. La búsqueda de sus familiares continúa.

El Museu de l’ exili en La Jonquera (Girona) mantiene abierta la exposición de objetos de deportados españoles a los campos del nazismo desde el pasado mes de septiembre hasta el 14 de febrero de 2021.

Una treintena de onubenses conocidos pasaron por los campos de exterminio nazis.  De ellos, 13 fallecieron (12 en Mauthusen considerado un auténtico infierno y una maquina del exterminio nazi) otros 15 fueron liberados en algún momento y dos consiguieron escapar.

La Magistrada-Juez encargada del Registro Civil Central hizo público en 2019 en el BOE un edicto que recoge el listado más completo de los españoles fallecidos en los campos de concentración de Mauthausen y Gusen, un total de 4.427 víctimas.

Entre todos estos nombres, 11 pertenecen a ciudadanos de la provincia de Huelva.

Alfredo López Gómez, de Nerva, fallecido el 17/11/1941

Amador Maldonado García, de El Campillo (16/10/1942)

Antonio González Díaz, de Almonaster la Real ((24/9/1941)

Antonio Redondo Arenas, de Tharsis (14/01/1942)

Eulogio Martín Martín, de Cortegana (11/7/1942)

Francisco Fernández Villavieja, de Nerva (10/12/1942)

Francisco López Bermúdez, de Aracena (30/12/1942)

José Vázquez Sánchez, de Cortegana (7/11/1942)

Nicomedes González Pablo, de Nerva (22/8/1941)

Pedro López Martín, de Nerva (22/7/1941)

Román Navarro Valera, de Nerva (11/1/1942)