viernes. 24.05.2024
El tiempo

Solo un gran incendio de 2020 se ha esclarecido: Cuando las llamas viajan en tren

La mayoría de los incendios quedan impunes. No se conocen autorías, ni causas o cómo se produjeron las llamas. De los grandes incendios de 2020 en Huelva solo se ha esclarecido el de Cumbres Mayores. Un tren de mercancías aparece detrás de la tierra quemada.
Humareda junto a las vías del tren, cerca de la estación de Cumbres Mayores.
Humareda junto a las vías del tren, cerca de la estación de Cumbres Mayores.
Solo un gran incendio de 2020 se ha esclarecido: Cuando las llamas viajan en tren

En 2020 se han quemado 15.883 hectáreas en la provincia de Huelva, de las cuales 14.956 se corresponden con el incendio de Almonaster la Real, el peor siniestro de la década en Huelva por superficie y el peor de la temporada de alto riesgo en toda Andalucía.

Aún no se han aclarado las causas que provocaron este enorme desastre medioambiental que comenzó junto al pantano de Cueva de la Mora, junto a la Mina de Aguas Teñidas, y llegó hasta las inmediaciones de La Zarza.

No ha sido el único fuego que angustió a los vecinos en este año que termina. Porque otro incendio, esta vez declarado en el paraje Casablanca, de Cumbres Mayores cuando acababa julio, también puso en peligro la integridad de la localidad cumbreña y sus vecinos, llegando a las mismas puertas del pueblo y obligando a evacuar decenas de fincas, explotaciones ganaderas e incluso sacar a toda prisa a grupos de excursionistas alojados en la zona de Las Cabañas. Arrasó casi 300 hectáreas en total.

Los investigadores de las causas y pormenores de ambos incendios aún no han dado a conocer los informes definitivos. Pero del incendio de Cumbres Mayores hay mucho adelantado.

Ese incendio tiene mucho que ver con el paso de un tren de mercancías que circulaba en dirección a Huelva desde Extremadura.

Ya se sabe, según fuentes de la investigación consultadas por diariodehuelva.es, que en tierras limítrofes extremeñas provocó dos conatos de incendio forestal. Al llegar a la provincia de Huelva, en el término municipal de Cumbres Mayores, causó el mismo efecto iniciándose otro fuego al paso del convoy ferroviario.

La Brigada de Investigación de Incendios Forestales, formada por Agentes de Medio Ambiente localizaron los puntos de propagación la misma tarde del incendio.

El fuego presentó desde un principio varios focos, uno en dirección a la vecina localidad de Higuera la Real (Extremadura) y Fregenal de la Sierra también en Extremadura. Y otro en dirección a las Cabañas de Cumbres, donde en los días del fuego se habían inaugurado campamentos infantiles por lo que la zona de recreo cumbreña fue evacuada para evitar problemas.

Lo único que está por dilucidar en este caso es si se trató de una conducta negligente o causa accidental.

En los últimos años se han producido una serie de incendios forestales que hasta ahora han quedado impunes, sin culpables.

Andévalo, Cuenca Minera y Sierra: el 'Triángulo de las Bermudas' de las llamas en Huelva

Zonas del Andévalo, la Cuenca Minera y la Sierra se han convertido en un verdadero punto negro en materia de incendios forestales, en una especie de triángulo de las Bermudas de las llamas, que se lo tragan todo sin que se sepa de dónde salieron y cómo se provocaron. Arruinando vidas y provocando enormes pérdidas económicas y medioambientales en pueblos a los que solo les queda el campo, el bosque como fuente de riqueza para frenar la despoblación. Porque la mayoría de los incendios se están sufriendo en áreas geográficas de la provincia de Huelva donde el 57% de los municipios rurales han perdido población y actualmente el 33% de estos pueblos tiene menos de 1.000 habitantes.

El mayor de todos ocurrió en 2004, en Riotinto, superó las 30.000 hectáreas afectadas, de los términos de 13 municipios de las provincias de Huelva y Sevilla, con dos personas fallecidas.

Todos los años hay pequeños incendios, pero en 2017 ocurrió de nuevo otro gran incendio, esta vez en La Granada de Riotinto y el monte público Jarrama, donde se quemaron 4.000 hectáreas de dehesas centenarias y afectando a una importante cabaña ganadera y explotaciones agropecuarias.

También han sido muy significativos los incendios en Minas de Riotinto y El Campillo, en 2017, donde ardieron 800 hectáreas de pinar; en verano de 2018 se quemaron 1.700 hectáreas de los pinares de Nerva y en verano de 2019 otras 240 hectáreas de dehesas se calcinaron en El Madroño (pueblo de la misma Cuenca minera y ya provincia de Sevilla) dejando sin medio de vida al menos a una familia dedicada al pastoreo de cabras en esos montes.

Hasta ahora, todos estos incendios han sido iniciados por personas, bien de forma imprudente, accidental o intencionada, denunció en su día Ecologistas en Acción.

Para esta organización conservacionista no es una cuestión menor que en ninguno de ellos han trascendido resultados de la necesaria investigación para establecer las causas de los mismos. No se sabe si ha habido delito o imprudencia, no se conocen juicios ni sanciones.

La sociedad tiene una sensación de total impunidad por la cual quemar el monte sale gratis para los autores de los incendios forestales.

Y de paso obliga a la Administración andaluza a gastar ingentes cantidades de dinero, primero en un despliegue técnico y logístico para apagar las llamas y luego la utilización de millones de euros para la restauración de las zonas quemadas.

En el caso reciente del gran incendio de Almonaster, el Infoca estableció un despliegue técnico sin precedentes. Más de 2.000 efectivos del propio Plan Infoca y otros tantos integrantes de UME, bomberos de Huelva y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de Estado trabajaron incansablemente para controlar las llamas. Trabajaron en turnos cada día 400 bomberos forestales, un pelotón militar y una treintena de medios aéreos.

Y luego, las actuaciones de urgencia y emergencia puestas en marcha por la Junta que se encuentran en marcha con una inversión de 1,4 millones en seis meses para impedir que las lluvias provoquen una erosión mayor en la zona que, ahora mismo, apenas cuenta con vegetación ni arboleda.

El coste de los incendios es brutal para las arcas públicas. La delegada del Gobierno, Bella Verano, ha recordado que la Junta también tiene previsto destinar 6,1 millones de euros al proyecto de restauración del incendio de Las Peñuelas (Doñana), el otro gran incendio de la década en Huelva con 11.700 hectáreas quemadas.