lunes. 08.08.2022
El tiempo

Rubén Gálvez pide perdón pero niega que amenazara al auxiliar

"Espero y deseo que el árbitro también tenga algún tipo de sanción", señala el portero titular del Recreativo, que se expone a una sanción de 4 a 12 partidos.
Rubén Gálvez pide perdón pero niega que amenazara al auxiliar

No ha sido una noche fácil para Rubén Gálvez. Ni lo serán las próximas semanas, pues salvo giro inesperado de los acontecimientos, el cancerbero titular del Recreativo verá los próximos encuentros de su equipo desde la grada por su expulsión y los incidentes que protagonizó en el túnel de vestuarios de Santo Domingo, durante el aciago partido contra El Ejido.

El meta de Aracena es consciente de haber cometido un grave error y por eso ha utilizado las redes sociales para "pedir disculpas a mis compañeros y a toda la afición recreativista, sobre todo a los que se desplazaron a El Ejido", y prometer que algo así "no volverá a pasar". Es más, el portero onubense asume que "tendré que cumplir mi sanción", si bien, "espero y deseo que el árbitro también tenga algún tipo de sanción".

Porque Rubén Gálvez niega la justicia de las dos tarjetas que conllevaron su expulsión. "La primera amarilla viene tras el primer gol, que debió ser anulado por falta, y aunque enfadado, me contengo y lo único que hago es darle una patada al balón. Y la segunda amarilla es por decirle al auxiliar en el túnel de vestuarios: linier ya van 45 minutos. Esto lo puede corroborar una persona de nuestro cuerpo técnico".

Sin embargo, en el acta arbitral, Montoro Garrido detalla que la primera amonestación se produjo porque el guardameta se dirigió al colegiado "a voz en grito" diciendo "¡Qué coño estás pitando!". Y fue amonestado por segunda vez, por "dirigirse al árbitro asistente número uno en la entrada a vestuarios a voz en grito en los siguientes términos: ¡Línea empieza a estar atento que el partido lleva cuarenta y cinco minutos y no te has enterado!".

Respecto al incidente en el túnel de vestuarios, el jugador recreativista reconoce que "una vez expulsado, sí me voy al linier", pero "en ningún momento con el puño en alto y en ningún momento me tienen que separar las fuerzas del orden, me separan mis compañeros". Una versión de los hechos que contrasta con la ofrecida por el acta arbitral y que podría costarle a Rubén Gálvez de cuatro a doce partidos de sanción.

Rubén Gálvez pide perdón pero niega que amenazara al auxiliar