jueves. 11.08.2022
El tiempo

El Recreativo se adentra en el túnel de la crisis

El Decano se enfrenta al primer bache de la temporada tras encadenar cuatro jornadas sin ganar. Ha recibido gol en tres de los cuatro últimos partidos. Es el cuarto peor ataque de la competición.
El Recreativo se adentra en el túnel de la crisis

Las cañas se han tornado en lanzas para el Recreativo. El Decano comenzó el curso como líder tras ganar al Don Benito y al Badajoz, pero ha ido descolgándose de los primeros lugares después de encadenar cuatro jornadas sin una victoria. Los empates con el Cartagena y Murcia, y las derrotas con UCAM e Ibiza han provocado la primera crisis de la temporada.

El recreativismo se levanta hoy con su equipo a un punto del descenso y a cuatro puntos del ascenso. La ilusión de comienzos de campaña se ha tornado en pesimismo y angustia ante la perspectiva de vivir otro ejercicio al filo de la angustia. Es la montaña rusa del fútbol que lleva a las aficiones del cielo al infierno sin pasar por ninguna estación intermedia.

Sin embargo, emociones aparte, el Recre no ha sufrido ningún gran bajón en su juego, aunque sí en sus resultados. La propuesta de José María Salmerón sigue siendo la misma de cuando se ganaba. El Decano sigue siendo un equipo que prima la defensa sobre el ataque, el orden sobre el talento, el rigor sobre la imaginación. Lo único que ha cambiado es que los marcadores no están acompañando.

Entonces, ¿dónde está el problema? No lo está en el sistema defensivo. Aunque el Recreativo ha recibido gol en sus últimos tres compromisos, en el global los números de los albiazules en este apartado son muy buenos. Sólo cuatro tantos encajados en seis jornadas. Es, estadística en la mano, la cuarta mejor defensa del grupo. Y las sensaciones apoyan esos números, pues los rivales generan pocas ocasiones.

No puede decirse lo mismo de la ofensiva recreativista. El cuadro de Salmerón es el quinto peor ataque tras anotar únicamente cuatro goles en seis partidos. Y no ha hecho gol en tres de los cuatro últimos encuentros. De nuevo las sensaciones respaldan a las estadísticas, pues incluso cuando ganaba, el Decano fue un equipo con carencias a la hora de jugar con balón y generar oportunidades claras de gol.

Más allá de si los planteamientos del técnico son más o menos conservadores, el Recre adolece de creatividad en la mediapunta y de profundidad en las bandas. Salmerón se ha cansado de reclamar ese último pase que rompe defensas e invita a marcar, pero nadie lo da. Sólo Marc Caballé en Murcia ha sido capaz de fabricar un pase de gol. Y por los carriles únicamente Pablo Andrade desborda.

La acumulación de mediapuntas y delanteros por el centro está derivando en un monumental atasco, falta de ideas y poca o nula productividad ofensiva. Carencias que destacan aún más porque el Recreativo no ha sabido aprovechar hasta ahora la vía por la que llegan uno de cada tres goles en la Segunda División B: la estrategia. Ni un gol de pizarra suma el Decano a estas alturas de campaña. Un listado de errores que urge corregir.

El Recreativo se adentra en el túnel de la crisis