jueves. 13.06.2024
El tiempo

El Recre Trust vuelve a ser un dolor de cabeza para Comas

El Tribunal Supremo admite el recurso de casación que el la asociación de aficionados interpuso contra la resolución del TSJA que redujo la condena del ex-propietario del Recreativo de Huelva. El empresario madrileño se arriesga de nuevo a ir a la cárcel.
El Recre Trust vuelve a ser un dolor de cabeza para Comas

La racha triunfal de Pablo Comas en los Juzgados ha sufrido un revés con la admisión a trámite por parte del Tribunal Supremo del recurso de casación que el Recreativo Supporters Trust interpuso contra la resolución del Tribunal Supremo de Justicia de Andalucía, que reducía la condena impuesta por un Juez de Huelva al ex-propietario y ex-presidente del Recreativo por su gestión en los despachos del Nuevo Colombino.

En una nota oficial, la asociación de aficionados valora que su recurso "ha pasado el difícil filtro de admisiones del Tribunal Supremo"  y anuncia que "el procedimiento lo verán cinco jueces y resolverán sobre la condena de Comas. La deliberación, votación y fallo está prevista en un par de semanas", añade el comunicado.

La primera batalla

El Trust ganó la primera batalla en los juzgados cuando la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Huelva condenaba al empresario a tres años de cárcel e indemnizar al Ayuntamiento con 646.516,21 euros, por la comisión de un delito de administración desleal y otro de falseamiento en cuentas sociales durante su etapa al frente del Decano.

Pero el contraataque legal del dueño de Gildoy España SL llevó a la Sala Civil del TSJA a estimar parcialmente el recurso de apelación interpuesto por los abogados madrileños, absolviendo a Comas del delito de administración desleal y dejando además sin efecto la indemnización en concepto de responsabilidad civil derivada de dicho delito.

Falseamiento de cuentas

El TSJA sí condenó al empresario al pago de una sexta parte de las costas causadas en la primera instancia, incluidas las de la acusación particular, pero excluidas las del actor civil, y confirmó el resto de pronunciamientos, por lo que mantuvo la condena de un año y tres meses por el delito de falseamiento de cuentas.