lunes. 15.04.2024
El tiempo

¡Este no es mi Recre Trust que me lo han cambiado!

El impactante discurso de Manuel Mojarro, nuevo presidente de los trusistas, en la última JGA del Recreativo Huelva, confirma el giro crítico de esta asociación de aficionados. "Si el modelo de gestión no cambia, no nos tendrán al lado, nos tendrán en frente", avisa.
¡Este no es mi Recre Trust que me lo han cambiado!

No es difícil imaginar a alguno de los responsables políticos del Recreativo de Huelva pronunciar la frase que encabeza esta noticia, con una mezcla de asombro e indignación. Y no es para menos. Acostumbrados a que el Trust siguiera prácticamente al dedillo la política del Ayuntamiento para el Recre -aunque eso incluyera tragarse sapos como Eurosamop y Krypteia-, en el Consistorio no deben dar crédito al renacer del espíritu crítico de esta asociación de aficionados.

Aunque en su primera etapa el Trust jugó un papel clave en la salida de Pablo Comas de las oficinas del Nuevo Colombino, luego languideció hasta el extremo de parecer una prolongación de los políticos. Una complicidad que le hizo perder buena parte del apoyo popular que se granjeó en la guerra contra el 'enemigo público número uno del recreativismo'. Ahora, la elección de una nueva junta directiva, ha devuelto a los trusistas al camino de la crítica.

Los dardos del Recre Trust

Sólo que ahora, los dardos del Trust no se dirigen a la mala gestión deportiva y pésima gestión socioeconómica de Gildoy España SL. La nueva diana es la pésima gestión deportiva y mala gestión socioeconómica del Ayuntamiento. Y buena prueba de ello es el impactante discurso de Manuel Mojarro, el nuevo presidente de los trusistas, en la última Junta General de Accionistas.

Mojarro sostuvo que "desde la conversión (del club) en SAD", "los políticos y los gestores designados por ellos, nos han secuestrado el Recreativo de Huelva", y acusó al actual Consistorio de haber convertido al Decano en "un juguete en manos de políticos para satisfacer sus propios intereses". "Nunca olvidaremos que sus cinco años de gestión han supuesto la etapa más opaca y calamitosa en los 131 años de historia" del equipo.

La responsabilidad última

Es más, el mandatario del Trust considera que la "responsabilidad última" de la debacle es "de la Propiedad (Ayuntamiento), nos da igual si por exceso de intervencionismo o por defecto de control". "En cinco años sólo han pagado a base de embargos" y "han aumentado la deuda en vez de reducirla". Por todo ello, avisa que "si el modelo de gestión no cambia, lo sentimos, pero no nos tendrán al lado, nos tendrán en frente".