jueves. 13.06.2024
El tiempo

El examen final arruina el curso al Enrique Benítez

De Campeón de la Liga Regular a ser eliminado en el primer cruce por el ascenso. Analizamos globalmente la temporada del equipo de albero y negro y también a los protagonistas uno por uno.
El examen final arruina el curso al Enrique Benítez

¿Puede fracasar un equipo que ha firmado la mejor temporada de su historia?. El mero hecho de que podamos formular la pregunta, refleja mejor que nada la sensación agridulce que deja la campaña del Enrique Benítez, campeón de la fase regular para luego caer eliminado a las puertas de la Fase de Ascenso a la LEB Plata, el objetivo deportivo de la temporada.

Ciertamente, si nos atenemos al árbol de los resultados puede decirse que el examen final ha arruinado un curso notable del equipo de albero y negro. Al fin y al cabo, se han ganado 18 de los 22 partidos disputados. En este análisis primario, la derrota con La Zubia sería producto simplemente de una mala tarde, el borrón del buen escribano que se decía antes.

El bosque de los rivales

Sin embargo, si miramos el bosque de los rivales vemos que los marcadores no han sido tan brillantes. De hecho, el balance con los equipos de similar potencial al del combinado onubense, es bastante más discreto. Cinco victorias y tres derrotas arroja el saldo de los duelo con Cimbis, Sagrado Corazón, Ciudad de Huelva y La Zubia.

Cabe resaltar que la plantilla del Enrique Benítez no es tan potente como antaño. Jugadores como Pablo Martínez, Juan Toledo o BJ Gladden no tienen equivalentes en el actual plantel. Pero también es verdad que el nivel de la Liga EBA ha bajado respecto a campañas precedentes y que el ascenso es mucho más barato hoy.

Factores incontrolables

¿Qué ha fallado entonces? Más allá factores incontrolables, como la incidencia del coronavirus o la inoportunísima lesión de Ristori -qué diferente habría sido la eliminatoria con la Zubia con Fede en la cancha-, toca mirar al banquillo. No por la figura de Gabriel Carrasco. Sí por su apuesta tan radical para esta temporada.

El técnico ha mantenido las señas de identidad de su baloncesto: defensa intensa, control del rebote y un elevado nivel físico. Pero en ataque ha innovado, quizás demasiado, privilegiando la rapidez sobre la organización, el contraataque sobre el juego elaborado, las posesiones cortas sobre los sistemas.

Del espectáculo al atasco

Cuando el plan funcionó, fue un espectáculo. Cuando no lo hizo, generalmente ante los adversarios con más recursos, el equipo se atascó en el juego cinco contra cinco y terminó estrellándose en su falta de acierto en el tiro exterior. Y es una lástima que el proyecto deportivo no haya mantenido el paso, pues a nivel de club, el Enrique Benítez ha superado con nota este año tan difícil.

-EL UNO X UNO DE LA PLANTILLA DEL ENRIQUE BENÍTEZ

  • CRISTIAN SEGUI (22 minutos, 10 puntos, 3 rebotes y 3 asistencias de media en 21 partidos): Tiene un cambio de ritmo y un primer paso brutales, pero le cuesta en estático. Su tiro exterior sólo es eficaz si tiene tiempo y espacio (19% en triples). Fue de más a menos y termina con menos puntos y asistencias que el año pasado. Bien.
  • ALE GARCÍA (14 minutos, 3 puntos, 1 rebote y 1 asistencia de media en 13 partidos): Podía haber ayudado más al equipo desde el rol de base reserva, pero no fue el mismo desde que se lesionó la rodilla. Ha bajado su aportación anotadora respecto al curso pasado. De los pocos tiradores fiables (43% en triples). Suspenso.
  • ADRIÁN CAMINO (20 minutos, 8 puntos, 2 triples 3 rebotes y 1 asistencia de media en 10 partidos): Fichado con la temporada muy avanzada, aportó lo que más necesitaba el equipo, tiro exterior. Ha sido el mejor lanzador de triples del Enrique Benítez (45% de acierto). Bien.
  • ÁLVARO GARCÍA-QUILEZ (29 minutos, 14 puntos, 3 rebotes y 2 asistencias de media en 21 partidos): El estilo de juego favorecía sus condiciones y lo ha explotado al máximo. Imparable en penetración y atinado en sus decisiones. Flojo en el tiro exterior (26% en triples). Es muy joven y tiene un amplio margen de mejora. Su mejor temporada. Notable.
  • ALBERTO TORRES (22 minutos, 8 puntos, 3 rebotes y 1 asistencia de media en 22 partidos): Por altura (1,98 metros en el puesto de escolta) y condiciones podía haber aportado más. Mal en la selección de sus lanzamientos (30% tiros de campo). He hecho grandes partidos y otros para olvidar. Suficiente.
  • MIGUE GARCÍA (11 minutos, 2 puntos, 2 rebotes y 1 asistencia de media en 20 partidos): El mejor defensor del equipo, pero en ataque no ha sido su temporada. Negado en el triple (0-12). La  campaña pasada estuvo mejor (6 puntos, 3 rebotes y 1 asistencia de promedio) en una competición de mayor dificultad. Dio la cara en la recta final. Suficiente.
  • MANU ORTEGA (5 minutos, 1 punto de media en 11 partidos): Pese a su acierto en el tiro (5/11 triples), ha sido el último hombre en la rotación. Poco protagonismo. Sin calificar.
  • MICKAEL KOIBE (29 minutos, 18 puntos, 2 triples, 5 rebotes y 1 asistencia de media en 20 partidos): No ha sido el tirador que se fichó (31% en triples), pero sí un jugador más completo e inteligente de lo que se esperaba, capaz de sumar en posiciones cercanas al aro por físico y movimientos. Notable.
  • FEDE RISTORI (26 minutos, 15 puntos, 8 rebotes y 3 asistencias de media en 18 partidos): Hace de todo y todo lo hace bien. Y ha mejorado sus números este año. Seguramente sin su lesión, el Enrique Benítez estaría en Valencia. Por ponerle algún pero, los tiros libres (62%). El mejor con diferencia. Sobresaliente.
  • FERROS (6 minutos, 1 punto y 2 rebotes de media en 15 partidos): Vino para completar la rotación y dar descanso a los hombres importantes, y se ha ajustado a ese rol. Sin calificar.
  • JAREK SCHLETZE (20 minutos, 9 puntos, 8 rebotes y 1 tapón de media en 17 partidos): Un pívot norteamericano de 2,13 metros debe marcar diferencias en la Liga EBA y no lo ha hecho. Con otro estilo de juego más posicional habría tenido más opciones de destacar. Desaprovechado. Lastrado por el coronavirus en el momento clave de la temporada. Suspenso.
  • SAID LAGHRIDAT (16 minutos, 4 puntos y 5 rebotes de media en 15 partidos): Otro jugador que no fue el mismo después de sufrir una lesión. Intrascendente en los partidos más importante. Menos puntos y menos rebotes que en la campaña precedente con Utrera. Suspenso.
  • JOSÉ CARLOS RAMOS (21 minutos, 6 puntos, 5 rebotes y 1 asistencia de media en 21 partidos): De los pocos que ofrecía soluciones al atasco del equipo en el cinco contra cinco, gracias a su juego abierto y su mayor movilidad respecto a los pívots contrarios. Se creció en la recta final. Flojo atrás y horrible en el tiro libre (46%). Bien.
  • MATAR THIOUB (10 minutos y 1 punto de media en 2 partidos): Llegó a prueba desde el júnior del FC Barcelona y no convenció al cuerpo técnico. Aportación testimonial. Sin calificar.
  • GABRIEL CARRASCO (18 victorias y 4 derrotas. Campeón de la regular y eliminado en el primer cruce): Innovó demasiado. Hizo una apuesta táctica a todo o nada. Era enfermería o puerta grande. Y al final salió mal. Construyó un baloncesto feroz en defensa y al contragolpe, pero débil en ataque estático y en el tiro exterior. Deja la sensación de que el Enrique Benítez habría llegado más lejos con otro entrenador o con el mismo entrenador pero con otro estilo de juego más convencional. Suspenso.