jueves. 22.02.2024
El tiempo

El Ciudad de Huelva es el 'Ray' del espectáculo

El americano más carismático e idolatrado de la historia del baloncesto onubense recibe el cariño del Andrés Estrada gracias al homenaje realizado por el club capitalino. El acto contó también con Luis Ricca, presidente de El Monte en aquella inolvidable campaña 1995-1996.
El Ciudad de Huelva es el 'Ray' del espectáculo

La contundente victoria del Ciudad de Huelva sobre el filial del CB Cáceres tuvo un prolegómeno igual de brillante: el homenaje a Ray Smith. Enlazando con los 'viejos buenos tiempos' del baloncesto onubense, el club que preside Ismael Rodríguez tuvo el acierto de rendir un merecido tributo al norteamericano más carismático e idolatrado por los aficionados locales al deporte de la canasta. Al auténtico 'Ray' del espectáculo.

El acto, conducido por el periodista Manolo Salazar, contó también con la presencia de Luis Ricca, quien fuera presidente de El Monte-Huelva en la temporada 1995/96, la única campaña en la que Smith jugó como local en la capital onubense. El ídolo del Andrés Estrada estuvo acompañado de una de sus hijas, así como por Ismael Rodríguez y Antonio Gómez, ex jugador profesional del anterior Ciudad de Huelva y director deportivo del actual Ciudad de Huelva.

Una campaña inolvidable

Aunque Smith sólo jugó una temporada en la capital onubense, dejó una huella imborrable en la ciudad. Fue el líder de El Monte-Huelva que en la temporada 1995/96 alcanzó la Fase de Ascenso a la ACB desde la Liga EBA, por aquel entonces la segunda división del ‘basket’ español. Y aunque no se dio el salto de categoría, aquel curso fue mágico gracias a Ray.

El estadounidense no sólo promediaría 29 puntos por partido –con un tope máximo de 43 puntos al Marbella-, si no que por su espectacular forma de jugar y su peculiar manera de ser conectó con los onubenses como pocos extranjeros lo han hecho. Tan fue así que pese a llevar apenas unos meses en Huelva, sería elegido para representar a Baltasar en la Cabalgata de Reyes de 1996.

Pareja de leyenda

Ray Anthony Smith nació en Carolina del SurEEUU, el 18 de febrero de 1962. Pasó su único año universitario estudiando -poco- y jugando al baloncesto -mucho- en la Armstrong State University. Seleccionado en la octava ronda del draft por los Seattle Supersonics, entendió que con sus dos metros escasos no iba a triunfar en la NBA, así que emigró a Europa.

Comenzó jugando en Irlanda. Allí conoció a Mike Smith, con quien formaría una pareja de leyenda en el Mayoral MaristasDebutó en España anotando 47 puntos y capturando 15 rebotes, y se convirtió en la clave del ascenso de los malagueños a la ACB. Disputó 193 partidos en la máxima categoría, promediando 22 puntos y 8 rebotes. Y fue el máximo anotador de la ACB 1989/90.

El más carismático e idolatrado

Su llegada a El Monte resultó un culebrón. Salió por la puerta de atrás del Tenerife (tras destrozar el piso del club y enfrentarse al presidente según denunciaron desde el equipo canario) y en Huelva sería tan conocido por su espectacular baloncesto como por su vida social y nocturna. Sobrado para la EBA, tenía vía libre para cuidarse a su manera o faltar a los entrenamientos.

O para vaciar una botella de agua sobre su entrenador –entonces Sergio Valdeolmillos– para celebrar una victoria. Quizás no fuese el mejor jugador que ha pasado por nuestros pabellonespero sí fue el más carismático e idolatrado. El día de su debut, apenas 500 espectadores se dieron cita en el Estrada. En su último partido en Huelva, fueron 4.000 personas las que le vieron jugar.