domingo. 14.07.2024
El tiempo
Sucesos

Huelva, una ciudad inundable y una provincia con 33 puntos en riesgo por riadas

El tren de borrascas que afecta a Huelva este otoño después de años de dura sequía y que ha causado graves daños en la capital onubense y extensas áreas de la costa y el área metropolitana nos recuerda que Huelva es una ciudad inundable. Aunque la última vez que sufriera una inundación importante fuera en 2017.
Huelva, una ciudad inundable y una provincia con 33 puntos en riesgo por riadas

Las lluvias torrenciales, los temporales, las borrascas, los ciclones extra-tropicales y la formación de depresiones aisladas en niveles altos (DANA) o gota fría son cada vez más habituales. La devastación causada por la última borrasca en Huelva, de nombre Bernard, con un millar de árboles tumbados, calles anegadas, barrancos desbordados y casas bajo el agua nos recuerdan que la capital onubense es una zona inundable. De hecho lo ha sido siempre pero con la sequía parece que se nos había olvidado. Dos borrascas más, Aline y Celine han servido para reafirmar los riesgos que corre la capital  y muchas zonas de la provincia.

En Huelva, la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía tiene catalogadas más de 33 áreas en riesgo de inundación. Es decir, con un alto potencial de sufrir daños tanto por la crecida de caudales como por la acción del mar.

La zona más sensible es la desembocadura del Guadiana entre Isla Cristina y Ayamonte. Aquí, desde hace treinta años, ha habido fuertes conflictos entre los desarrollos turísticos y las zonas inundables. Finalmente, el sector turístico e inmobiliario ha impuesto su modelo de desarrollo y se ha ido ocupando gran parte de la ribera del Guadiana y zonas bajas de La Higuerita. Toda está zona es un área de alto riesgo.

En la demarcación hidrográfica del Tinto-Odiel y Piedras se han catalogado tres áreas en la desembocadura de los ríos y otra en zona costera propiamente dicha. Se identifican hasta 34 zonas de alto riesgo, 29 hidrológicas y cinco costeras, según los datos de Medio Ambiente.

Alcanzan una longitud cercana a los 200 kilómetros y las zonas de alto riesgo se localizan en Huelva capital, Aljaraque, Gibraleón, Trigueros-San Juan del Puerto, Moguer, Palos, Punta Umbría, Cartaya y Lepe. Y Ayamonte e Isla Cristina, principalmente.

Sobre esta base, la Administración andaluza ha ido implementando estudios para prevenir inundaciones y afrontarlas. El problema es que gran parte de estas zonas catalogadas como inundables han sido urbanizadas y los ayuntamientos no han frenado el crecimiento de urbanizaciones, lo que agrava los riesgos y peligrosidad a los periodos de crecida de caudal en ríos o subidas de la marea en el Atlántico.

Las zonas catalogadas como inundables cuentan con un régimen jurídico propio.

En el caso de la Ley Urbanística de Andalucía se subraya que “pertenecen al suelo no urbanizable los terrenos que el PGOU adscriba a esta clase de suelo por…  presentar riesgos ciertos de … inundaciones u otros riesgos naturales”.

Y la Ley del Suelo y Rehabilitación Urbana remarca, por su parte, que “está en situación de suelo rural...., los que deban quedar sujetos a tal protección conforme a la ordenación territorial y urbanística por los valores en ellos concurrentes,..., así como aquellos con riesgos naturales o tecnológicos, incluidos los de inundación o de otros accidentes graves, y cuantos otros prevea la legislación de ordenación territorial o urbanística”. Además, el Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA) concretaba que “la condición de inundable deberá tener reflejo en la clasificación del suelo, normativa y programación del planeamiento urbanístico y territorial, considerando como suelo no urbanizable de especial protección el dominio público natural hidráulico y las zonas de riesgo de inundación en periodo de retorno de 500 años, delimitadas por el órgano competente en la cartografía temática de referencia en su momento”.

Tras evaluar la situación, la normativa autonómica estableció “la necesidad de identificar las zonas con mayor riesgo de inundación, denominadas como Áreas de Riesgo Potencial Significativo de Inundación (ARPSI), de realizar los Mapas de Peligrosidad y Riesgo de Inundación, y los Planes de Gestión de Riesgo de Inundación”.

Muchas zonas de la provincia de Huelva han visto en los últimos años cómo las aguas del mar penetran hasta el casco urbano. Ha pasado en Huelva capital hace apenas tres años y en Punta Umbría, Ayamonte e Isla Cristina. Son ya, a falta de declararlas oficialmente, zonas de alta probabilidad de inundación o de inundación frecuente, que se fija en un periodo de retorno de 50 años.

Un pescadero bromea con la inundación de 2017 en la capital
Un pescadero bromea con la inundación de 2017 en la capital

La última gran inundación en Huelva capital fue en abril de 2017. Vino de la mano de la borrasca Ophelia. Ya veremos cuánto tiempo pasa en volver a suceder un fenómeno.

Comentarios