viernes. 14.06.2024
El tiempo

El virus de la fiebre del Nilo reaparece en Huelva

La Junta de Andalucía ha confirmado el primer brote del virus de la fiebre del Nilo en Huelva de 2021. Ha sido en una explotación centinela de Gibraleón. De momento no hay personas afectadas, solo caballos.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
El virus de la fiebre del Nilo reaparece en Huelva

La Junta de Andalucía ha confirmado el primer brote del virus de la fiebre del Nilo en Huelva de 2021. Ha sido en una explotación centinela del Área Metropolitana de la capital  (Gibraleón) y el caso  ha sido detectado en caballos. De momento, no hay constancia de que el virus haya afectado a personas en Huelva aunque Salud tiene activados los correspondientes protocolos sanitarios tras la confirmación de infecciones en Coria y Villamanrique, donde hay un fallecimiento y dos personas afectadas.

La reactivación de casos de personas afectadas por el virus de la fiebre del Nilo está llevando a muchos ayuntamientos, sobre todo de las zonas de Huelva incluidas en áreas mareales y marismas, a interesarse por los planes para combatir su proliferación.

De momento, los casos detectados se han confirmado en Coria del Río, donde ya ha fallecido una mujer de 73 años, y Villamanrique de la Condesa, localidad sevillana cercana a Almonte.

Cabe recordar que el pasado año el brote provocado por el mosquito del género Cúlex se cobró la vida de siete personas (ninguna en Huelva) y se registraron 76 casos en total que afectaron a personas. Sin embargo hubo brotes en toda la provincia de Huelva, hasta Encinasola, pero solo afectaron a caballos.

Aunque en Huelva ha sido detectado ya un foco de virus del Nilo. Fue el pasado 18 de agosto en un caballo correspondiente con una explotación de Gibraleón. No se ha reportado afección a personas hasta la fecha.

El pasado año la secuencia de casos provocados por el virus de la Fiebre del Nilo comenzó precisamente en Gibraleón el 10 de agosto, una semana antes que este 2021. Y siguió el goteo de casos en San Bartolomé, Moguer, Almonte, Rociana, Santa Ana la Real, Huelva capital, Aljaraque, El Campillo, La Palma, Villalba y Cartaya. Cerró la lista de casos un brote en Encinasola en el mes de octubre, entrado ya el otoño. Cómo se ve el mosquito ha indo colonizando ya la provincia de norte (Encinasola) a sur (Huelva capital), pasando a Extremadura.

Huelva se encuentra situada, desde Almonte, San Juan del Puerto, pasando por la capital, toda el área Metropolitana hasta llegar a Isla Cristina y Ayamonte, en una zona de alto riesgo por la alta incidencia de mosquitos.

De ahí que la Diputación de Huelva y su Servicio de Control de Plagas hayan realizado un llamamiento a la calma ante la reaparición del virus del Nilo. Pide serenidad sobre esta enfermedad y aseguran que en la provincia de Huelva se encuentra controlada, siendo tratada por personal experto en la materia.

El mensaje abunda en que "los tratamientos biocidas están siendo efectivos y en la mayoría de casos las plagas de mosquitos han sido por vertidos accidentales o aguas residuales". Sin ir más lejos el detectado hace una semana en la zona de Matalascañas.

Según los datos recabados por el Servicio de Control de Plagas de la Diputación de Huelva, "las poblaciones de mosquitos que pueden trasladar la enfermedad están muy contenidas y una de ellas en concreto tiene valores del 88% menos que el año pasado en la misma fecha En ambos casos se encuentran por debajo del umbral de tratamiento".

Así, la Diputación asegura que "hemos realizado tratamientos en las zonas con mayor incremento, con insecticidas suplementarios, enmarcado en el Proyecto de Control 2021" y añade que "en el caso de los municipios de la provincia de Huelva incluidos en el Plan Territorial, la incidencia por los caballos en el ciclo de transmisión del virus es inexistente: NO hay transmisión medida por mosquitos entre caballos y personas". Y anuncia a sus propietarios que "tienen disponibles vacunas".

Por todo ello, desde la Diputación se insiste: "Es importante mantener la calma sobre este tema ya que el virus del Nilo está controlado y tratado en nuestra provincia".

Detectado el virus en 25 municipios de Huelva

Desde 2013 el virus del Nilo se ha paseado por muchos pueblos de la provincia. Ese año se detectó en caballos de los municipios de La Palma del Condado, Nerva, El Campillo, Isla Cristina, Cartaya y Valverde. En 2014 afectó a equinos de Puebla de Guzmán y Paymogo y en 2015 en Moguer.

Fue en 2016 cuando la fiebre del Nilo dio un salto considerable en la provincia de Huelva. Calañas, Rociana, Almonte (por triplicado), Cartaya, Alosno, en dos ocasiones, Paterna del Campo, San Bartolomé, El Almendro, Puebla, Bollullos, Aljarque e Isla Cristina reportaron casos de esta enfermedad que ahora añade preocupación a las autoridades sanitarias andaluzas, a los veterinarios y a los servicios de detección.

Aunque la enfermedad se silenció en 2017 volvió a brotar tímidamente en 2018 con casos en Almonte y Calañas y se reactivó en 2019 en Almonte, con otros dos casos de caballos afectados, y Lepe. Hasta el reciente de Gibraleón en caballos. Y, lo más preocupante, hasta el brote de los municipios sevillanos de Puebla y Coria del Río del pasado 2020 no se habían dado señales de alarma sanitaria tan rigurosas.

2016: el virus del Nilo da el salto a los humanos

Aunque en mitad del brote de 2016 que tanto afectó a la provincia de Huelva, la fiebre del Nilo dio el salto a los humanos. En septiembre de aquel año Salud confirmó el primer caso de una persona afectada por la fiebre del Nilo. Una turista francesa que había estado de vacaciones entre las provincias de Sevilla y Huelva fue diagnosticada.

De los 80 municipios que tiene la provincia de Huelva, el virus que provoca la fiebre del Nilo ha sido detectado ya en 25. Y no todos pertenecen al área geográfica más proclive a la presencia de mosquito.

Al margen de Almonte, que es con diferencia el territorio más afectado, ha sido datado en pueblos tan alejados de tierras marismeñas como El Campillo, Nerva, Alosno, Valverde del Camino, Calañas, Puebla de Guzmán o Paymogo. Y ya ha llegado a la Sierra de Aracena, (Encinasola) muy al norte, aunque las altas temperaturas convierten a este territorio en terreno propicio para acoger poblaciones de mosquitos.

Ahí es precisamente donde funcionan las explotaciones centinela, alejadas de los terrenos marismeños.