martes. 28.06.2022
El tiempo

El alto ritmo de contagios lleva al límite a los colegios onubenses

Los sindicatos denuncian que Educación apenas cubre las bajas entre el profesorado desde que se reanudaron las clases tras el parón navideño. Las aulas se enfrentan a la tremenda sexta ola del Covid masificadas, sin purificadores de aire y sin sustituciones docentes ágiles.
El alto ritmo de contagios lleva al límite a los colegios onubenses

La oleada de casos positivos que se han sucedido en el entorno escolar desde que se reanudaron las clases tras el parón navideño ha puesto contra las cuerdas tanto la estrategia como los protocolos de actuación de la Junta de Andalucía.

En apenas diez días, el número de positivos tanto entre el personal docente como entre el alumnado ha desbordado la capacidad de la Consejería de Educación para mantener con garantías el ritmo normal de las clases en los colegios onubenses.

El ritmo de contagios ha provocado una reducción en las plantillas docentes de entre un 30 % y un 40 %, según los últimos datos facilitados por los sindicatos. 

Esta presión educativa no sólo no se ha visto aliviada por ningún refuerzo extraordinario por parte de la Junta sino que ésta apenas ha cubierto una de cada cuatro de las bajas que se producen en el entorno escolar alegando “incapacidad técnica y problemas administrativos” para facilitar el relevo.

Los sindicatos educativos llevan meses denunciando que Educación no estaba poniendo los medios suficientes, ni humanos ni materiales, para enfrentarse a una más que previsible oleada de casos de Covid-19 en las aulas. Ahora, con la variante ómicron destapando diariamente centenares de casos entre la población infantil y el cuerpo docente, la centrales sindicales denuncian que los protocolos de actuación están primando criterios socioeconómicos frente a los virológicos.

Este mismo jueves, Salud daba datos para la preocupación: los nuevos casos de Covid se siguen cebando en los más pequeños. La franja de edades comprendida entre los 5 y los 11 años tiene una Incidencia Acumulada de 1.667,9.

La Junta por su parte se escuda en que la tramitación de los recambios va “más despacio de lo habitual” a causa del gran volumen de demanda actual que hace que los servidores “se saturen y se bloqueen”. A pesar de ello, la institución andaluza sigue asegurando que los protocolos mínimos de seguridad se siguen cumpliendo y mantienen toda su vigencia.

El fin de los grupos burbuja

El profesorado desmiente que desde Educación se estén manteniendo unos mínimos de seguridad tanto para el personal docente como para el alumnado, hasta ahora la población más vulnerable en cuanto al número de vacunas administradas.

“Tenemos asignado un grupo burbuja por docente para evitar contagios en la medida de lo posible y solo en esta semana, por la ausencia de tres compañeros he tenido que atender a tres grupos diferentes además del mío, ¿qué protocolo es el que dice la Junta que se está cumpliendo?”, se pregunta Rocío Vázquez, profesora de Educación Primaria.

“Cualquiera que se acerque a un colegio público de Huelva puede ver las pésimas condiciones en las que trabajamos. Con ratios más grandes de las permitidas, sin purificadores de aire, y ahora, además, sin relevos. Es una sensación de impotencia enorme cuando ves que cada día hay más bajas y que no te dan ninguna solución más que atender tu mismo a otras clases”, confirma Agustín, profesor de Matemáticas.

Desde CCOO aseguran que mantener este sistema en medio de una emergencia sanitaria supone "una negligencia" por parte de la Junta e insta a la Consejería a admitir como criterio válido para la sustitución la notificación de los centros así como la actualización constante de un listado de docentes en disposición de cubrir esas bajas de manera inmediata.

El alto ritmo de contagios lleva al límite a los colegios onubenses