viernes. 14.06.2024
El tiempo
Huelva Capital

Al movimiento vecinal se le acaba la paciencia

La Plataforma de Colectivos de El Higueral se echa a la calle para protestar por el abandono que sufre el barrio. Desde el Nuevo Molino denuncian el agravamientos de la situación junto al hospital Quirón y la proliferación de roedores y suciedad. Quejas por el ruido y basura esparcida que se genera en algunos negocios de 24Horas.
CARTEL CONCENTRACION VECINAL
CARTEL CONCENTRACION VECINAL
Al movimiento vecinal se le acaba la paciencia

Al movimiento vecinal de Huelva se le acaba la paciencia. Si ayer denunciaban los residentes en la barriada de Nuevo Molino los problemas (peleas, agresiones, venta de estupefacientes) que se generan casi a diario junto al hospital Quirón y antes de ayer eran los vecinos de Pescadería por el estado de la zona usada como botellón hoy lo hacen desde la Plataforma de Colectivos de El Higueral.

A estas dos quejas se unen algunas zonas donde se ubican tiendas de 24Horas abiertas toda la madrugada, donde acuden a comprar comida y bebidas dejando los coches con la música a toda pastilla y cuando terminan dejan la calle y los portales aledaños llenos de basura y suciedad, botellas, envases, envoltorios y restos de alimentos, lo que atrae a los roedores que van proliferando poco a poco por las calles.

Ahora, la Plataforma de Colectivos El Higueral ha convocado, en base a los acuerdos tomados en la asamblea vecinal celebrada el pasado día 13 de mayo en el Centro Social “El Lazareto”, una concentración a las puertas del ayuntamiento para el próximo miércoles 29 de mayo a las 10:00 de la mañana, haciéndola coincidir con la celebración del pleno municipal.

La principal motivación de esta concentración es el hartazgo de las vecinas y vecinos del barrio ante la sensación de abandono por parte del ayuntamiento y el resto de instituciones públicas, materializándose en falta de infraestructuras, suciedad, solares abandonados que se han convertido en auténticos vertederos, ausencia de pistas deportivas -siendo el único barrio de la capital onubense que no cuenta con este tipo de instalaciones-, proliferación de barreras arquitectónicas para personas con movilidad reducida, y un largo etcétera.

Asimismo, a este enfado vecinal por las situaciones ya mencionadas se suma el clima de inseguridad y delincuencia creciente que viene sufriendo el barrio desde hace varios años, cuando comenzaron a ocuparse viviendas abandonadas con el único objetivo de convertirlas en puntos de venta y consumo de drogas, convirtiéndose el barrio en los últimos años en un lugar de referencia para la compraventa de estupefacientes.

Además, tanto el vecindario como la propia Plataforma de Colectivos cree que la reciente proliferación de casas de apuestas en el barrio no ayuda a contrarrestar esta situación de tráfico de drogas, inseguridad y delincuencia, sino que más bien viene a fomentarla, situándose incluso una de ellas a escasos metros de la puerta de un colegio.

Es por todo esto por lo que han dicho “basta” y han decidido movilizarse para exigir un barrio digno, limpio y seguro, clamar contra el abandono por parte de las instituciones y decir alto y claro que no son ciudadanas ni ciudadanos de segunda.

Comentarios