miércoles. 08.02.2023
El tiempo
Investigación

Demostrado: El subsuelo de la Faja Pirítica está lleno de vida capaz de desarrollarse en ausencia total de oxígeno

El Río Tinto rompe una de las barreras del conocimiento al demostrar un trabajo, a punto de publicarse en la revista Enviromental Microbiology y liderado por el catedrático Ricardo Amils, que su origen es natural al margen de la influencia de la actividad minera
El catedrático Ricardo Amils, portando un testigo para Laboratorio
El catedrático Ricardo Amils, portando un testigo para Laboratorio
Demostrado: El subsuelo de la Faja Pirítica está lleno de vida capaz de desarrollarse en ausencia total de oxígeno

Un equipo de 17 investigadores liderado por el catedrático de Microbiología de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), Ricardo Amils, acaba de culminar un trabajo que verá la luz en la revista Enviromental Microbiology que demuestra el origen natural del Río Tinto al margen de la influencia de la milenaria actividad minera.

La investigación lleva por título ‘Coupled C, H, N, S and Fe biogeochemical cycles operating in the continental deep subsurface of the Iberian Pyrite Belt’ (Ciclos biogeoquímicos acoplados de C, H, N, S y Fe que operan en el subsuelo profundo continental de la Faja Pirítica Ibérica).

Perforaciones de hasta 600 metros en el corazón de la Faja Pirítica
Perforaciones de hasta 600 metros en el corazón de la Faja Pirítica

La noticia supone “saltar una de las barreras del conocimiento” actual porque el trabajo durante más de diez años identifica y demuestra la existencia de bacterias en el subsuelo de la Faja Pirítica Ibérica que pueden oxidar el hierro de forma anaerobia, en ausencia total de oxígeno. Y ese mismo metabolismo es el responsable de la existencia de una elevada concentración de hierro oxidado y ácido sulfúrico en la cuenca del Tinto.

La demostración de esta actividad subterránea acerca y explica lo que puede estar pasando en el subsuelo de Marte, un lugar tan hostil para una forma de vida que gracias a este trabajo que ahora ve la luz en Enviromental Microbiology se hace posible.

La investigación no niega que la actividad minera genere contaminación pero las pruebas y documentación que aporta dejan bien claro que el origen del Río Tinto es natural y muy anterior a las primeras actividades mineras descritas en la zona hace unos 5.000 años. Hay varios millones de años de distancia entre la actividad natural del río y los comienzos de la minería en la Cuenca.

Esta teoría que rubrica el origen natural del Río Tinto comenzó a esbozarse hace más de una década y al mismo tiempo que daba sus primeros pasos en encuentros y simposiums internacionales se relataba en el libro ‘Río Tinto, Viaje a Marte’, escrito por el propio Amils.

Portada del libro Río Tinto, Viaje a Marte, donde de esbozaba ya este trabajo
Portada del libro Río Tinto, Viaje a Marte, donde de esbozaba ya este trabajo

Los científicos sospechaban que ahí abajo pasaba algo.

El proyecto IPBSL tomó el testigo de otro trabajo anterior (MARTE) que ya avanzó la existencia de las bacterias a 160 metros bajo el suelo del Tinto. Ahora cada pieza de este puzzle darwiniano encaja y quizás también pueda remover cimientos evolutivos hasta ahora intocables.

El catedrático Ricardo Amils, en plena investigación en la cuenca
El catedrático Ricardo Amils recibe una visita en la zona de perforaciones

“Con la presentación de este trabajo van a cambiar muchas cosas y algunas que aun no atisbamos a comprender”, concluye Amils.

El profesor Amils gusta recordar que “cuando llegamos hace más de 30 años a estudiar el Tinto, los libros decían que era un río contaminado producto de la actividad minera, y se ha podido demostrar que el origen del río no tiene nada que ver con ello, es más, la actividad minera se encontró gracias al río y que su origen es un reactor subterráneo que hay en la Faja Pirítica".

Melanterita, en superficie del Río Tinto
Melanterita, en superficie del Río Tinto (Foto: Julio Segura)

La comunidad científica había pedido pruebas y mirado con lupa todo lo relativo a esta investigación que ahora se hace visible.

Había una frase que resonaba en todos los que han seguido desde hace más de 30 años esta apasionante aventura: "La química de los productos geológicos y la mineralogía del río Tinto, que son productos de la actividad biológica, se dan en Marte", "eso no demuestra que allí haya vida, pero sí abre una ventana de posibilidades a que la hay el hecho de que la actividad biológica del Tinto la produzca".

Fotos del Reportaje: Rafael Cortés con autorización de los investigadores

Operando en cámara de anacrobiosis sin oxigeno
Operando en cámara de anacrobiosis sin oxigeno en Riotinto

Demostrado: El subsuelo de la Faja Pirítica está lleno de vida capaz de desarrollarse en ausencia total de oxígeno