lunes. 17.06.2024
El tiempo

Curiosity, el rover con tecnología probada en Riotinto, lleva ya 11 años descifrando los secretos de Marte

Curiosity, el rover marciano equipado con una estación meteorológica (REMS) probada en las áridas y ácidas planicies y zonas rocosas de la Cuenca Minera, lleva ya once años enviando información relevante sobre Marte a la NASA.
El rover Curiosity Mars de la NASA capturó esta vista de 360 ​​grados que muestra un cráter de impacto en un lugar apodado "Jau".
El rover Curiosity Mars de la NASA capturó esta vista de 360 ​​grados que muestra un cráter de impacto en un lugar apodado "Jau".
Curiosity, el rover con tecnología probada en Riotinto, lleva ya 11 años descifrando los secretos de Marte

Curiosity celebra su 11.º aniversario en Marte con una desafiante "caminata" por las montañas de la región de Jau, que enfrenta desafíos triples: una pendiente pronunciada, arena resbaladiza y rocas del tamaño de una rueda. La montaña está llena de cráteres de meteoritos y otros objetivos fascinantes y valiosos para el estudio científico.

Pruebas de campo en Riotinto
Pruebas de campo en Riotinto

Parte de los equipamientos de este rover marciano fueron probados en la Cuenca Minera de Huelva durante años hasta conseguir su verdadera autonomía para afrontar el desafío de sobrevivir al trabajo de campo en la hostil superficie marciana.

https://youtu.be/xtDpWGF16po

Javier Gómez-Elvira fue el investigador del Centro de Astrobiología de Madrid (CAB) y jefe del equipo de unas 40 personas que construyó este robot del tiempo español llamado REMS. Una estación meteorológica clave para conocer lo que se cuece en Marte.

El dispositivo mide cada hora y durante cinco minutos la velocidad y dirección del viento, la humedad y la temperatura del aire y el suelo, la presión y la radiación, tan alta que achicharraría a cualquier criatura terrestre.

El equipo incluye cámaras de alta definición, rayo láser capaz de analizar rocas a distancia e instrumentos que observaran el polvo marciano en busca de componentes orgánicos que puedan evidenciar la presencia de vida.

Su última hazaña, según la NASA

Este pasado 5 de agosto, el rover Curiosity de la NASA cumplía 11 años en Marte haciendo lo que mejor sabe hacer: estudiar la superficie del planeta rojo. 

El intrépido bot investigó recientemente un lugar apodado "Jau" que está marcado con docenas de cráteres de impacto. Los científicos rara vez han visto de cerca tantos cráteres marcianos en un solo lugar. Se estima que el más grande es al menos tan largo como una cancha de baloncesto, aunque la mayoría son mucho más pequeños.

Jau es una parada técnica en el viaje del rover hacia las faldas del monte Sharp, una montaña de 5 kilómetros (3 millas) de altura que estuvo cubierta de lagos, ríos y arroyos hace miles de millones de años. Cada capa de la montaña se formó en una era diferente del clima antiguo de Marte, y cuanto más alto sube Curiosity, más aprenden los científicos sobre cómo cambió el paisaje con el tiempo.

El proyecto para construir REMS comenzó en 2004: la NASA y el Gobierno de España firmaron el acuerdo para desarrollarlo. El CAB ya había colaborado con la NASA en misiones como el proyecto MARTE, que allá por 2005 realizó la perforación más profunda en busca de vida que se había hecho en Ríotinto, uno de los rincones de la tierra análogos al planeta rojo. Los resultados fueron tan positivos que la NASA confió a España la construcción y el manejo de un instrumento completo dentro de su rover y puso a Gómez-Elvira como uno de los 11 investigadores principales del proyecto.

Comentarios