1. Home
  2. Cuenca Minera
  3. Atalaya Mining no se considera responsable de los daños en el Alto de la Mesa, que pide su reubicación
Atalaya Mining no se considera responsable de los daños en el Alto de la Mesa, que pide su reubicación

Atalaya Mining no se considera responsable de los daños en el Alto de la Mesa, que pide su reubicación

0

Minas de Riotinto está teniendo un fin de año ajetreado. La expansión por los cuatro costados del municipio del negocio minero de Atalaya Mining está provocando no solo un vistoso cambio físico del paisaje sino que ya empuja y agobia a determinados barrios de la localidad minera y a la carretera A-461 que atraviesa la zona y conecta la vía de La Plata (A-66) con la Nacional-435 a través de la Cuenca Minera.

 

 

Una vez afrontados por la empresa minera los graves problemas de contaminación en La Dehesa por polvo en suspensión ha llegado el turno a los vecinos del Alto de la Mesa. Esta zona de Minas de Riotinto en la que aun residen hasta medio millar de personas se ha organizado en una Plataforma Vecinal para reclamar a Atalaya que afronte los daños que a su juicio está causando a las casas de la barriada.

 

 

El colectivo vecinal asegura, y así se lo ha hecho saber al Ayuntamiento y a la empresa, que en numerosas casas están apareciendo grietas en muros, techos y paredes y achaca esta proliferación de daños visibles al aumento de las voladuras y su intensidad explosiva para acceder a la vetas de cobre y polimetálicos.

 

 

De hecho cada dos por tres existen cortes de carretera para evitar daños colaterales a los usuarios de la vía.

La Plataforma se ha reunido recientemente con el Ayuntamiento de Minas de Riotinto y con la alcaldesa, Rocío Díaz Cano, para trasladarle su inquietud y solicitar la intermediación de la autoridad municipal en el panorama de reclamación de daños que se presenta por delante.

Los vecinos han ido documentando desde el pasado mes de junio una serie de desperfectos y daños que en algunos casos no solo afectan a casas del Alto de la Mesa sino que también llegan hasta Bellavista.

 

 

 

La Plataforma Ciudadana recientemente constituida ha solicitado formalmente un nuevo emplazamiento y vivienda alternativa para los vecinos del área más afectada del Alto de la Mesa porque “estos sufren la contaminación al encontrarse en primera línea de explotación”. Y al mismo tiempo reivindican una negociación con la entidad minera para que responda ante los daños materiales causados a las casas. La consideran responsable civil de los hechos que denuncian y que afectan a sus propiedades.

El colectivo, a través de sus portavoces, Daniel Bendala y Manuel Rojas, ha explicado en una reunión con la Alcaldía riotinteña la secuencia de hechos y señalan que las reclamaciones tienen base jurídica porque los afectados “disponen de escrituras públicas” cursadas ante notario.

La Plataforma ha enviado escritos a la empresa aunque no ha recibido contestación directa ni emplazamiento para un encuentro hasta ahora, cuando ha saltado el ‘conflicto’ y es vox pópuli.

Atalaya Mining: Los desperfectos serían por causas ajenas a la actividad minera

De todas formas, la compañía minera estima de momento que los desperfectos serían por causas ajenas a su funcionamiento y se escuda en las autorizaciones pertinentes del Proyecto Río Tinto (PRT) cursadas y aprobadas, en forma de Autorización Ambiental Unificada (AAU), por las autoridades de la Junta de Andalucía desde 2014, que incluía los planes de expansión y autorizaciones de voladura y uso de explosivos.

En un comunicado enviado a diariodehuelva.es, Atalaya recuerda que “las voladuras cuentan con los permisos necesarios otorgados por la autoridad minera y cumplen con los parámetros técnicos establecidos en la legislación y normas de calidad vigentes, diseñados para que la actividad minera sea compatible con su entorno”. Además, la firma minera que opera en la comarca de Riotinto asevera rotundamente que “el cumplimiento de estos parámetros de seguridad está comprobado mediante el control sismográfico regular; hasta ahora, los aparatos de medición están confirmando que, técnicamente, las voladuras del Proyecto Riotinto no son responsables de ningún desperfecto en las viviendas del entorno“, contradiciendo así la versión de la Plataforma.

Desde Atalaya se apunta que “la empresa cuenta con un Sistema de Gestión Integrado de Seguridad, Medioambiente y Calidad mediante el que recoge, estudia y responde a cualquier incidencia que se plantee. Mediante este procedimiento, la empresa ha respondido a alguna reclamación puntual de vecinos del Alto de la Mesa, aportando la documentación técnica necesaria. La empresa no tiene conocimiento de nuevas quejas o reclamaciones, más allá de lo publicado en redes sociales por parte del Sr. Daniel Bendala”. Y mantiene, ante las acusaciones de desinterés de los portavoces de la Plataforma del Alto de la Mesa, que “la empresa quiere informar de que días antes de la publicación ya se había emplazado a una reunión con el Sr. Daniel Bendala, con vistas a aclarar su capacidad de representación de algunos vecinos, así como recoger información concreta sobre cualquier reclamación que quiera presentar”.

Atalaya Mining dice que “se siente orgullosa de la excelente relación que mantiene con su entorno, incluyendo los vecinos del Alto de la Mesa, muchos de los cuales han expresado en estos días su buena convivencia con la actividad minera y su apego por la que es posiblemente la barriada minera histórica más importante de la provincia”.

Atalaya es una empresa responsable que apuesta por una operación minera excelente en lo ambiental, en cumplimiento estricto de la legislación vigente, así como de todas las resoluciones y permisos emitidos por las administraciones competentes en su actividad. En este sentido, desea manifestar su malestar ante estas informaciones vertidas en redes sociales con conocimiento de su falsedad o con temerario desprecio hacia la verdad. Asimismo, en favor de la protección de su imagen pública, Atalaya accionará cuantos mecanismos legales estén a su disposición conforme a lo establecido en la normativa aplicable”, avisa la compañía minera.

Reunión Consistorio y vecinos del Alto de la Mesa

En la reunión mantenida con los vecinos desde el Consistorio de Riotinto se trasladó el mensaje que que la Compañía había hecho llegar a los afectados su disposición a dialogar con ellos, pero no como colectivo sino caso por caso y casa por casa.

La propiedad y estructura legal de la zona es compleja porque desde hace más de un siglo la empresa minera, Cía de Riotinto (siglo XIX), Río Tinto Minera (siglo XX), SAL, y hoy Atalaya Mining (Riotinto) tienen los derechos de explotación del subsuelo. Además, en su día, según consta en algunas escrituras, la empresa titular entonces se auto-exoneraba de toda responsabilidad sobre las viviendas, una cláusula que aunque apunta a su total conocimiento de la situación que podría generar su actividad sería hoy nula de pleno derecho, apuntó Bendala en la reunión.

El Ayuntamiento ofrece terrenos si son necesarios y asesoría

El asunto ha caído como un jarro de agua fría en el Ayuntamiento minero, que mantiene una buena relación con la firma internacional.

La alcaldesa, Rocío Díaz Cano (PSOE), aseguró en la reunión con los vecinos del Alto que Atalaya Riotinto Minera quiere responder de forma personal ante los vecinos, con su documentación por delante y justificantes de los daños.

 

 

Cano ha abogado en todo momento por el diálogo con la empresa y ha dado un paso adelante, si llega el caso: ofrecer terrenos municipales urbanizables para reubicar las viviendas teniendo en cuenta propiedades previas de la Comisión Liquidadora y de Atalaya Mining a día de hoy. También ha ofrecido a los peritos y técnicos municipales para colaborar en el proceso de valoración de daños y asesorar a los vecinos que miran con preocupación el agrietado de sus casas.

Durante este encuentro que abre un nuevo momento en Riotinto ni Ayuntamiento ni vecinos han descartado medidas de presión siempre y cuando el diálogo no prospere.

De momento, se acaba de abrir un plazo para que los vecinos aporten al Ayuntamiento sus datos personales, los datos de la vivienda y los documentos pertinentes que demuestren los daños que se están denunciando.

Datos de la barriada en el INE 2020

Según los datos que constan en el INE, el Alto de la Mesa es una barriada de Minas de Riotinto con una población de 515 habitantes. El núcleo nació a finales del siglo XIX como un poblado obrero ligado a las actividades de la zona, conservando en la actualidad parte de su fisonomía original y trazado urbano.

Se encuentra ubicado justo frente al núcleo principal de Minas de Riotinto y se posiciona junto a las cortas de Cerro Colorado y Corta Atalaya, que próximamente podrían quedar unidas por los trabajos de ampliación de la explotación y el avance de los filones en explotación.