miércoles. 24.07.2024
El tiempo
Actualidad

Hombre contra caballo: la maratón más inusual

Este maratón se celebra todos los años en Gales.
Hombre contra caballo: la maratón más inusual

Cuando pensamos en maratones, lo que se nos viene a la cabeza siempre es la imagen de largas distancias y hombres y mujeres luchando por llegar hasta la línea de meta, en un desafío tanto físico como mental. Sin embargo, no todas las maratones tienen que ser entre hombres y mujeres… a veces, también se suman caballos. La Maratón Hombre contra Caballo es precisamente esa competencia, un desafío donde dos especies muestran su resistencia y habilidades en terrenos muy complicados para cualquiera de los dos, es un ejemplo de cómo el ser humano se enfrenta a la naturaleza.

El origen de una idea peculiar

Los comienzos de esta carrera se dan en una discusión en un bar en 1979, en una de esas tantas preguntas de imposible respuesta que se dan entre amigos: ¿quién ganaría una carrera en un terreno difícil, un hombre o un caballo? Pero en vez de quedarse en solo palabras de dos señores, se plantearon que era el momento de encontrar una respuesta científica al asunto, por lo que en 1980, la Man vs. Horse Marathon celebró su primera edición… ¡y fue todo un éxito! Entre los grandes reclamos, estaba el premio a un posible ganador humano: había 1000£ de premio para el ganador, aunque estas se acumularían año tras año hasta que alguna persona batiese al caballo.

Pero como decimos, si la comparamos con las carreras de caballos que encontramos en Betfair, esta no es una carrera normal. Lo primero de todo, es que aunque se llame “maratón”, no se llega a la distancia reglamentaria de una maratón. El recorrido se limita a 35 kilómetros, que precisamente no son de los más sencillos del mundo: caballos y seres humanos tienen que superar colinas, terrenos fangosos y senderos forestales, en una lucha por ser el más rápido.

Hombres contra la naturaleza

Aunque podría parecer que un caballo tiene una ventaja innata sobre un corredor humano, el terreno y las condiciones hacen que esta carrera sea más equilibrada de lo que parece en las apuestas online. Los caballos, a pesar de su velocidad y fuerza, pueden encontrar desafiantes los terrenos empinados o fangosos, mientras que un humano puede maniobrar con más facilidad. Además, las condiciones climáticas pueden favorecer o desfavorecer a cada competidor. Un día caluroso podría hacer que los caballos se calienten más rápido, mientras que un día húmedo podría hacer que los corredores se cansen más.

Aun así, es evidente que la ventaja está más en el animal cuadrúpedo sobre el bípedo, y así lo demuestran los resultados: tan solo en cuatro ocasiones ha conseguido un ser humano el triunfo en la carrera. La prueba de 2004 se la llevó Huw Lobb en un día muy caluroso, llevándose 25.000£ por el triunfo. Desde entonces, solo en dos ocasiones un ser humano ha podido superar a los caballos, la última de ellas en 2022, cuando Rick Lightfoot, un experto corredor de largas distancias, se llevó el gato (o el caballo) al agua.

Comentarios