domingo. 02.10.2022
El tiempo

Los centros escolares siguen inadaptados para afrontar las olas de calor

Los sindicatos prevén que los nuevos límites de temperatura afecten a la comunidad educativa en medio de un otoño que, según las previsiones, será más cálido y seco que el del año pasado.
Los centros escolares siguen inadaptados para afrontar las olas de calor

La polémica acerca del Decreto de Ahorro y Gestión Energético, impulsada por el Gobierno central, continúa dos semanas después de su publicación en el BOE. El pequeño comercio se mantiene desde el pasado 1 de agosto en pie de guerra por una normativa que consideran "una imposición carente de consenso" y cuya aplicación es "inviable" sin un plan real que incluya medidas de apoyo económico.

El Consejo de Ministros, a propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Democrático (MITECO), aprobó esta normativa cuya entrada en vigor obliga a la adopción de medidas para reducir los gastos de energía a todos los recintos públicos refrigerados y calefactados, entre los que se incluyen bares, restaurantes y hoteles, entre otros. Todos ellos se han visto obligados a reducir desde entonces el uso del aire acondicionado, así como apagar las luces de sus escaparates a partir de las diez de la noche, entre otras cuestiones.

Estas medidas también son extensibles a las escuelas públicas que inician su actividad en apenas diez días con la vuelta del personal docente y que se verán obligadas a adaptar la temperatura del aire acondicionado al nuevo reglamento. La nueva norma impedirá subir el termostato del aire acondicionado de colegios y guarderías más allá de los 27º grados y los 19º para la calefacción en el caso de los meses de invierno.

La comunidad educativa, indignada

La cuestión, que bien podría pasar desapercibida en otras provincias, puede convertirse en un problema de salud para la comunidad educativa en Huelva dadas las altas temperaturas que se vienen soportando los últimos meses de septiembre y octubre. Si tomamos como referencia el otoño pasado, los efectos del cambio climático provocaron en Huelva dos importantes episodios de temperaturas por encima de lo habitual para la época. El más destacable, a partir del 6 de octubre, un episodio de canícula hizo que los termómetros superasen los 32º en algunos puntos de la provincia. Días previos, se habían producido lluvias torrenciales en las localidades de Cartaya, Lepe y Aljaraque.

Los docentes que comienzan la preparación al curso el próximo 1 de septiembre ya han comenzado a movilizarse para exigir a las autoridades medidas reales que palien las más que previsibles situaciones que pueden vivir tanto ellos como el alumnado durante los próximos meses. Luis Anes, profesor con más de veinte años de experiencia en las escuela onubense, reclama mejoras para evitar un otoño cuyas temperaturas impidan seguir un desarrollo normal de las clases para el alumnado: "Las temperaturas en las aulas van, a lo largo del año, desde los 12º en invierno a los 42º en verano, yo mismo lo he ido haciendo estas mediciones por lo que necesitamos cuanto antes y de forma prioritaria un plan de bioclimatización en las aulas que ya está en marcha en otras zonas de Andalucía".

Fuentes sindicales aseguran que continuarán exigiendo esta y otras medidas con el objetivo de equiparar la escuela pública y la privada. "No sirve de nada contar con buenas instalaciones o mejoras tecnológicas continuas si las aulas no están adaptadas al clima en el que vivimos y sobre todo a las previsiones que nos llegan", aseguran. "Es inhumano en algunos casos la situación en la que tienen que estudiar nuestros hijos e hijas, algo absolutamente incompatible con una actividad estudiantil correcta".

 

 


 

Los centros escolares siguen inadaptados para afrontar las olas de calor