miércoles. 17.08.2022
El tiempo
Salud y Medio Ambiente

El despido de una trabajadora agita las protestas antivertedero en Nerva

Colectivos sociales, antivertedero, ecologistas y vecinos, con el alcalde de Nerva al frente, se concentraron ayer en la localidad minera para protestar por el despido fulminante de la trabajadora de la planta Zulema Fariña.
Concentración vecinal en Nerva.
Concentración vecinal en Nerva.
El despido de una trabajadora agita las protestas antivertedero en Nerva

Unas 150 personas, representantes de colectivos locales, ecologistas, sociales y movimiento antivertedero, además del alcalde de Nerva, José Antonio Ayala, participaron ayer tarde en una concentración de rechazo del fulminante despido de la trabajadora de la planta de residuos Zulema Fariña. Despido que se achaca a la condición antivertedero de su familia.

Los colectivos que conforman la Comisión Por el Cierre del Vertedero Ya, decidieron convocar de urgencia esta protesta cívica ante lo que consideran "represalias" y "continuas provocaciones y el boicot a parte del comercio local por parte de los dirigentes del vertedero, que ha tenido su último episodio, en la humillación sufrida por Zulema Fariña Pedro y su familia".

Protesta en Nerva en apoyo de Zulema Fariña.
Protesta en Nerva en apoyo de Zulema Fariña.

La protesta se desarrolló junto a la fuente del Triángulo, en el Paseo, como muestra de apoyo a Zulema Fariña y su familia y en repulsa del vertedero de Nerva y de los métodos utilizados por los dirigentes de la empresa gestora.

Respecto al despido, la trabajadora ha lanzado un comunicado en el que explica los pormenores de su caso tras conocer el relato de la empresa DSM.

Así Zulema Fariña resalta que "efectivamente fui contratada por la empresa SIES; así lo explico desde el primer momento en la carta que traslado a medios de comunicación y redes sociales. Es más, ahora sé que con ustedes no hubiese trabajado nunca. Tanto aborrecían mi presencia en sus instalaciones que trasladaron a SIES una orden directa e indiscutible a través de Carmen “quítala por ser anti vertedero”.
 
"En alusión a las afirmaciones que indican que no tenía completada la formación, cabo al que consideran que deben agarrarse, después de esta descomunal metedura de pata, tengo que informar que el pasado día 28 recibí los enlaces para realizarlos", subraya.
 
Y añade que se trataba de cuatro cursos de tres horas de duración cada uno, que debían realizarse a través de la plataforma Quirón prevención, informándoseme que disponía de una semana para llevarlos a cabo. A consecuencia, en dos días, acabé dos de ellos, “Seguridad y Salud en actividades de limpieza” y “Almacenamiento y manipulación de productos químicos” y teniendo tres días, hasta el lunes 4, para finalizar los otros dos, “Prevención del riesgo eléctrico” y “Manipulación manual de cargas”. Asimismo, "desde el mismo viernes por la tarde en el que SIES me comunica el despido por formar parte de una familia anti vertedero, se anula mi enlace a dicha plataforma".
 
"Por último, me gustaría incidir en que toda la documentación relativa a las justificaciones que recibo sobre la causa del despido, las conversaciones, los mensajes, así como la información referida a los cursos, será puesta a disposición judicial", concluye la trabajadora nervense.

Antes de esta comunicación, la empresa gestora del vertedero (DSM) había lanzado una nota con sus argumentos:
 

En referencia a la noticia aparecida en diversos medios de comunicación sobre el supuesto despido de una trabajadora, Diseño de Soluciones Medioambientales (DSM) quiere hacer las siguientes precisiones:

  • Dicha trabajadora, Zulema Fariña, es empleada de la empresa SIES, un centro especial de empleo dedicado a la inserción laboral de personas con discapacidad, de modo que no forma parte de la plantilla de DSM. Además, DSM no participa en el proceso de selección de las personas que llegan a través de SIES.
  • Una vez analizada la propuesta de contratación, el departamento de Seguridad de DSM ha comprobado que la trabajadora no ha completado la formación específica en esta materia, por lo que no dispone de los requisitos mínimos exigidos por la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.
  • La incorporación de la trabajadora se paraliza, por tanto, teniendo en cuenta exclusivamente criterios técnicos, profesionales y de seguridad, ya que ha sido imposible verificar el cumplimiento de los requisitos legales vigentes en materia de prevención de riesgos laborales.

El despido de una trabajadora agita las protestas antivertedero en Nerva
Comentarios