lunes. 17.06.2024
El tiempo
Salud

El hospital de Riotinto languidece: cada vez deriva más pacientes al saturado Juan Ramón Jiménez

“Se les llena la boca hablando de la España vaciada cuando son ellos quienes nos echan a base de asfixiarnos sin servicios”, asegura Carmen Sánchez, vecina de Aracena que tiene que acudir a Huelva y recorrer más de 160 kilómetros para recibir su tratamiento.
Manuela Caro y Bella Verano, ayer en el Infanta Elena.
Manuela Caro y Bella Verano, ayer en el Infanta Elena.
El hospital de Riotinto languidece: cada vez deriva más pacientes al saturado Juan Ramón Jiménez

El hospital de Riotinto se agota. La Junta mantiene su intención de desmantelar algunos de los recursos con los que cuenta el centro sanitario que actualmente presta servicio a toda la Sierra y el Andévalo.

Usuarios del hospital comarcal de Riotinto, imagen de archivo
Usuarios del hospital comarcal de Riotinto, imagen de archivo

Mientras la presión hospitalaria no para de crecer, continúan las derivaciones de especialidades con destino al Juan Ramón Jiménez, que se ha convertido en una especie de desguace de unidades sanitarias sin un proyecto de inversiones lo suficientemente resistente como para dar salida a dicha centralización. Todo se arregla poniendo muros de pladur.

El presidente de la plataforma Onubenses Unidos por una Sanidad Pública de Calidad (ONUSAP), Diego Mora, asegura a este respecto que se están construyendo “despachados de pladur” entre las columnas de los pasillos del Juan Ramón Jiménez. 

Mora advierte además que "cada día hay una especialidad menos que se deriva al Juan Ramón Jiménez sin que esto signifique una mejora de las plantillas"

Falta de personal y sobrecarga de trabajo 

No solo la masificación del hospital de la capital resulta un problema. Los sindicatos vienen denunciando desde hace meses la preocupante falta de personal en Riotinto.

La UCI del centro sanitario lleva más de un año contando con un solo Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAE) algo inaudito y especialmente grave para la ciudadanía que tiene que ser atendida. 

“Se les llena la boca hablando de la España vaciada cuando son ellos quienes nos echan a base de asfixiarnos sin servicios”, asegura Carmen Sánchez, vecina de Aracena que tiene que acudir a Huelva para recibir su tratamiento. “Es uña enfermedad crónica y tengo que seguir revisiones periódicas. Hace años podía hacerlas desde el hospital de Riotinto pero desde que pusieron las consultas en Huelva tengo que recorrer casi 160 kilómetros, entre ida y vuelta para una terapia de 20 minutos. No me extraña que la gente se vaya a vivir a las grandes capitales. Aquí nos están dejando sin manera de vivir”

El personal sanitario no tiene respuesta para esta situación cada vez más evidente. "Nos están dejando morir" asegura un médico internista que prefiere mantenerse en el anonimato ante posibles represalias.

El sanitario asegura que la falta de personal junto con las bajas normales que suceden cada año les obliga a doblar turnos cada vez con más frecuencia. "Es algo que se sabe y no se hace nada por evitar. Cada vez las plantillas son más ajustadas a todos los niveles y eso nos lleva a prestar un servicio de peor calidad a los pacientes. Estamos hablando de tomar una decisión de la que depende la vida de una persona después de catorce horas de trabajo. Es una bomba de relojería". 

Mientras esto sucede, la delegada de Salud de la Junta, Manuela Caro, dice ahora que el Juan Ramón Jiménez fue un hospital que nació ya pequeño. 

La delegada, durante su visita de ayer al Infanta Elena.
La delegada, durante su visita de ayer al Infanta Elena.

La delegada del Gobierno, Bella Verano, y la delegada Caro, para capear la polémica surgida a raíz del recorte anunciado en el Materno Infantil de Huelva, han avanzado que el informe sobre las necesidades de la provincia en materia sanitaria (mejoras en el Hospital Juan Ramón Jiménez y el proyecto del Materno Infantil)  se ha finalizado y se encuentra "en maquetación" para remitirlo a la Consejería.

La delegada ha anunciado que este informe revisará las necesidades futuras en materia de sanidad en Huelva, por lo que va más allá del Materno, ligando su suerte a más inversiones sin marcar ni tiempos ni presupuestos.

Por su parte, la consejera de Salud y Consumo, Catalina García, empujada por las críticas a la situación que se vive en el área de Oncología del Juan Ramón Jiménez, señala en sede parlamentaria que de este centro "nadie se va sin su tratamiento oncológico".

Recuerda que el protocolo de actuación es por "acto único" aunque reconoce que este verano  "hubo un problema con dos o tres bajas en una jornada concreta", tal y como también explicó en las respuesta a las hojas de quejas y reclamaciones.