lunes. 04.07.2022
El tiempo

Un vertido de materia fecal obliga a inhabilitar una zona de baño en Cortelazor

Tienen previsto denunciar los hechos ante el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche y ante la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir
Un vertido de materia fecal obliga a inhabilitar una zona de baño en Cortelazor

Un vertido de material orgánico procedente de los excrementos y orines de cerdo (comunmente conocido como purines) ha llegado hasta el Arroyo del Guijarro y ha afectado a uno de los principales afluentes del río Rivera de Huelva. Este vertido, potencialmente peligroso por la gran cantidad de bacterias que arrastra el material en descomposición, ha terminado por llegar a una zona habilitada para el baño en esta época, la presa del Dundún, por lo que se ha dejado abierta la salida de agua para que pueda correr e imposibilitar que cualquier vecino pueda darse un chapuzón en esta área recreativa, que incluso cuenta con merenderos para que los excursionistas y vecinos puedan disfrutar del lugar.

Un grupo de ecologistas y senderistas que pasaba por el lugar ha llamado este pasado viernes al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) para denunciar los hechos y hasta allí se han personado los agentes para iniciar un informe sobre lo ocurrido.

Los senderistas y ecologistas de este grupo también tienen previsto denunciar los hechos ante el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche y ante  la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir para que tomen las medidas oportunas y sobretodo para que corten el vertido que a día de hoy se sigue produciendo y que sospechan procede de una finca de cerdos cercana.

Presa del Dundún la pasada semana

Presa del Dundún en la actualidad

Los denunciantes, con los que ha podido conversar Diario de Huelva, aseguran que la presa del Dundún estaba la pasada semana en buen estado por lo que sospechan que la han dejado abierta conscientemente por el vertido, que, sin embargo, no han denunciado a las autoridades competentes.

Según los denunciantes "El Ayuntamiento de Cortelazor era consciente del vertido de purines" pero a día de hoy "no existe denuncia por este caso ni en el Seprona, ni en la delegación de Medio Ambiente, ni en el Parque Natural Sierra de Aracena".

Según los denunciantes que han señalado los hechos al Seprona "el arroyo del Guijarro está contaminado entero y ha llegado también al arroyo del Dundún y a su presa". Los denunciantes también aseguran que a lo largo del arroyo hay "animales muertos" especialmente batracios y peces.

Un vertido de materia fecal obliga a inhabilitar una zona de baño en Cortelazor