domingo. 03.03.2024
El tiempo

Un hogar urgente para el pequeño Sokker

Un hogar urgente para el pequeño Sokker

Sokker es un mestizo tan pequeño que apenas llega a los tres kilos de peso, tiene un hermoso pelo brillante de color azabache, y unos ojillos vivaces que buscan incansablemente la presencia humana, pero que ahora se apagan.

Y es que Sokker corre el riesgo de quedarse ciego si no encuentra pronto un hogar donde le administren tres veces al día las diferentes gotas que necesita para recuperar la vista y le ofrezcan la atención que, por falta de tiempo y voluntarios, no puede recibir en el refugio de animales.

Hace aproximadamente unos diez meses, unos trabajadores del campo encontraron a Sokker atado a un pallet de madera en pleno monte. Ignoramos cómo pudo haber llegado hasta allí, y no sabemos con certeza cuánto tiempo llevaba soportando esas duras condiciones: sin agua ni alimentos ni posibilidad de moverse. Cuando desataron al pequeño Sokker del pallet, observaron horrorizados que tenía la barriga y el pecho en carne viva. “Como si lo hubieran arrastrado atado a un vehículo de motor”, fueron las palabras de la veterinaria que lo atendió cuando observó sus numerosas heridas infectadas. Después de ser atendido durante un par de meses en una casa de acogida, entró en el refugio. Sin embargo, debido a su pequeño tamaño y fragilidad, no ha logrado adaptarse, y se siente continuamente amenazado por la presencia del resto de los perros, todos de mayor tamaño que él. Con diferencia, Sokker es el más chiquitín de todo el refugio.

Sokker02

Para colmo de males, hace un mes empezamos a advertir que tenía problemas de visión. El veterinario le recetó tres tipos de gotas oculares que se le deben administrar tres veces al día para impedir el avance la enfermedad. Sin embargo, por falta de recursos materiales y humanos, no siempre es posible administrárselas. Por otra parte, la presencia de tantos perros en el refugio le genera un estado constante de stress que obstaculiza por completo su recuperación.

Por esa razón, le buscamos urgentemente un hogar permanente o una casa de acogida. Sokker es consciente de que las gotas le ayudan a ver mejor, y siempre espera paciente el momento de sus curas. Es un perro independiente, muy inteligente y despierto, pero también es mimoso y le encanta acurrucarse entre los brazos de las voluntarias. Ha sufrido lo indecible y ya es hora de que su destino cambie y encuentre el hogar que tanto se merece.

AYÚDANOS A BUSCARLE UN HOGAR

Si deseas adoptar a Sokker u ofrecerle una acogida temporal puedes escribirnos a:
[email protected]

Para saber más sobre la Protectora de Animales y Plantas de Ayamonte (APAPA):
https://es-es.facebook.com/asociacionapapa
www.protectoradeayamonte.org

Comentarios