martes. 07.02.2023
El tiempo

Senderistas y cazadores chocan por el uso de los espacios naturales

La veda está abierta y la polémica servida. Cada año por estas mismas fechas centenares de vías públicas en el monte quedan, por seguridad, cortadas al tránsito de miles de senderistas y deportistas que ven restringida su afición debido a la práctica de la caza.
Senderistas y cazadores chocan por el uso de los espacios naturales

La veda está abierta y la polémica servida. Cada año por estas mismas fechas centenares de vías públicas en el monte quedan, por seguridad, cortadas al tránsito de miles de senderistas y deportistas que ven restringida su afición debido a la práctica de la caza. 

En Huelva se estima que unas 40.000 personas tienen licencia para ejercer esta actividad cinegética a lo largo de 800 cotos repartido por los 79 municipios que integran la provincia. Sin embargo, además de fincas privadas destinadas a tal menester, los cazadores ‘ocupan’ los monte públicos mientras que la zona de seguridad se amplia a los aledaños que suelen frecuentar viandantes, ciclistas y amantes de la naturaleza que desean disfrutar de estos espacios públicos.

Corte de camino por Montería

En Valverde del Camino fuentes del Ayuntamiento indican que en el municipio no existe polémica alguna. Periódicamente la concejalía de Medio Ambiente informa en redes sociales de las fechas de las monterías que tendrán lugar en los bosques del término municipal, así como los caminos que permanecerán cortados al tráfico durante el desarrollo de la actividad de los cazadores. 

En Niebla también descartan polémica alguna e insisten en la convivencia pacifica y el uso compartido de los montes públicos, “siempre informando” fehacientemente de las zonas en las que se desarrollan las monterías.

 

El Ayuntamiento informa del monte público afectado por la caza

Pero senderistas, montañistas y ciclistas no se muestran tan conciliadores y en redes sociales se quejan de verse privados de la naturaleza por el uso “en exclusiva” que hacen de estos espacios los cazadores, restringiendo caminos y zonas de tránsito para no “interponerse en los objetivos” de sus escopetas.

Los cazadores, comprensibles

Los cazadores se muestran comprensible con los perjuicios puntuales que causan a estos ciudadanos, si bien lejos de polemizar insisten que no difieren de los que sufren ellos cuando en los municipios se celebra alguna carrera popular, una prueba ciclista o algún evento deportivo o religioso en el que se cortan calles y zonas públicas para el disfrute o desarrollo de un colectivo determinado. 

Ecologistas en Acción en su informe sobre “Impactos de la Caza en el medio rural y natural en España” al que ha tenido acceso Diario de Huelva, denuncia que “la caza dificulta, y en muchos casos impide, el desarrollo de otras actividades lúdicas o económicas que se desarrollan en el territorio”; tales como en el senderismo, el turismo rural, el ecoturismo, la observación de aves o la recogida de setas, entre otras. 

En efecto, empresas de multiaventura en la Sierra de Huelva se ven afectadas por estas restricciones. José Romero, director de Sierra eXtreme de Aracena sufre en sus carnes estas limitaciones e incluso a veces los grupos de “escalada” tienen que buscar otras alternativas porque “los cazadores tienen prioridad”.

En el caso del senderismo, “podemos contar con otras vías y alternativas si bien en otros deportes de aventura como el descenso de barrancos, escalada o tirolinas sí que ven limitadas sus posibilidades de negocio cuando hay monterías. 

La caza obliga a posponer otras actividades durante el desarrollo de las monterías

Por el contrario, los cazadores consideran que ningún otro “negocio” que se desarrolle en el medio rural podrá sustituir el potencial económico que mueve la actividad cinegética que en el Andalucía se estima en unos 3.500 millones de euros y generan más de 50.000 jornales en el medio rural. 

Los cazadores insisten en que ellos no ejercen únicamente una actividad de caza, sino que cuidan del monte e incluso de la seguridad de los senderistas.

Como ejemplo, citan que hacer un par de años la Sociedad de Cazadores de Valverde del Camino, junto con otros clubes monteros como Los Galvaos y Los Independientes se afanaron en tapar 11 pozos antiguos para garantizar la seguridad de los animales y todo aquel que circula por estas zonas. Es sólo una muestra más del compromiso con la naturaleza que, en ocasiones, pasa desapercibida para la sociedad, sentencian.

Senderistas y cazadores chocan por el uso de los espacios naturales