viernes. 14.06.2024
El tiempo
Salud

Salud confirma el primer caso del Virus del Nilo en una anciana residente en Arroyomolinos, fuera del área de riesgo

La anciana tiene 84 años y está hospitalizada. Este es el primer caso en personas que se notifica en esta temporada 2023, así como el primer caso humano confirmado en la provincia de Huelva. Hasta ahora la enfermedad afectaba principalmente a caballos.
Mapa de riesgo del 2022
Mapa de riesgo del 2022
Salud confirma el primer caso del Virus del Nilo en una anciana residente en Arroyomolinos, fuera del área de riesgo

La Consejería de Salud y Consumo ha notificado hoy al Ministerio de Sanidad la confirmación de un caso de Fiebre del Nilo Occidental en una mujer de 84 años residente en el municipio de Arroyomolinos de León, la cual evoluciona favorablemente, aunque se mantiene hospitalizada.

Este es el primer caso humano que se notifica en esta temporada 2023, así como el primer caso humano confirmado en la provincia de Huelva, fruto de la vigilancia epidemiológica por la Consejería de Salud y Consumo establecida dentro del Programa de Vigilancia y Control de Fiebre del Nilo Occidental de Andalucía.

Las actuaciones de vigilancia y control entomológico (mosquitos) se iniciaron a principios de esta semana en la citada localidad, debido a la sospecha clínica tras la encuesta epidemiológica realizada, y que incluye la movilidad en los 15 días anteriores.

Ya se ha realizado la localización de posibles focos larvarios, aplicado tratamiento larvicida, e identificados posibles orígenes y refugio de adultos mediante trampas instaladas en el propio municipio.

Basada en esta confirmación y de acuerdo con el Programa Andaluz, este municipio pasa a nivel de riesgo 5, y en consecuencia se realizará un Plan de choque específico en el mismo, para lo cual se cuenta con el servicio de control de mosquitos de la Diputación Provincial de Huelva. Ya han sido informadas las autoridades de la provincia, así como del propio municipio.

Desde la Consejería de Salud y Consumo se insiste en la necesidad que la población mantenga las medidas preventivas para evitar picaduras de mosquitos en las horas de mayor actividad de las especies transmisoras de esta enfermedad (horas de cercanas al amanecer y posteriores al atardecer), tanto individuales – uso de repelentes registrados de uso tópico y ropa clara y que cubra la mayor parte de la piel-, como domesticas – uso de mosquiteras, evitación de aguas estancadas o repelentes ambientales- sobre todo para la población vulnerable con inmunidad comprometida, y así reducir de forma relevante las probabilidades de transmisión.

Casos de Huelva desde 2013

Desde 2013, el virus del Nilo se ha paseado por muchos pueblos de la provincia. Ya ese año se detectó en caballos de los municipios de La Palma del Condado, Nerva, El Campillo, Isla Cristina, Cartaya y Valverde. En 2014 afectó a equinos de Puebla de Guzmán y Paymogo y en 2015 en Moguer.

Fue en 2016 cuando la fiebre del Nilo dio un salto considerable en la provincia de Huelva. Calañas, Rociana, Almonte (por triplicado), Cartaya, Alosno, en dos ocasiones, Paterna del Campo, San Bartolomé, El Almendro, Puebla, Bollullos, Aljarque e Isla Cristina reportaron casos de esta enfermedad que ahora añade preocupación a las autoridades sanitarias andaluzas, a los veterinarios y a los servicios de detección y vigilancia epidemiológica.

Aunque la enfermedad se silenció en 2017 volvió a brotar tímidamente en 2018 con casos en Almonte y Calañas y se reactivó en 2019 en Almonte, con otros dos casos de caballos afectados, y Lepe. Hasta el último de Gibraleón en caballos. Y, lo más preocupante, hasta el brote de los municipios sevillanos de Puebla y Coria del Río no se habían dado señales de alarma sanitaria.

Aunque en mitad del brote de 2016 que tanto afectó a la provincia de Huelva, la fiebre del Nilo dio el salto a los humanos. En septiembre de aquel año Salud confirmó el primer caso de una persona afectada por la fiebre del Nilo. Una turista francesa que había estado de vacaciones entre las provincias de Sevilla y Huelva fue diagnosticada.

De los 80 municipios que tiene la provincia de Huelva, el virus que provoca la fiebre del Nilo ha sido detectado ya en 28. Y no todos pertenecen al área geográfica más proclive a la presencia de mosquito.

Al margen de Almonte, que es con diferencia el territorio más afectado, ha sido datado en pueblos tan alejados de tierras marismeñas como El Campillo, Nerva, Alosno, Valverde del Camino, Calañas, Puebla de Guzmán o Paymogo y Santa Bárbara de Casa en 2021. Hasta penetró en la Sierra de Aracena, muy al norte, aunque las altas temperaturas convierten ya a este territorio en terreno propicio para acoger poblaciones de mosquitos.

Enfermedad grave y de declaración obligatoria

La Fiebre del Nilo Occidental (FNO) es una enfermedad emergente en Europa y su declaración es obligatoria y urgente. Su presentación es estacional, de mayo a noviembre en nuestro medio. El agente causal es el Virus del Nilo Occidental (VNO), cuyos linajes 1 y 2 son los que hasta ahora hay evidencias que afectan a las personas. Este virus se transmite a través de la picadura de determinadas especies de mosquitos.

Los mosquitos se encuentran presentes de forma natural en nuestro entorno. Las hembras son hematófagas (se alimentan de sangre), por lo que los convierte en vectores funcionales y potenciales de transmisión de multitud de enfermedades para las personas, además de la FNO, como son Usutu, Malaria, Dengue, Fiebre Amarilla, Chikungunya, Zika, Fiebre del Valle del Rift.

La distribución y abundancia de muchas especies de mosquitos son consecuencias de las condiciones ambientales y, por lo tanto, se ven afectadas por el cambio climático, con factores como la temperatura o la precipitación.

La Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica ha actualizado, tras el análisis de los datos de vigilancia del año 2021, el mapa de riesgo para minimizar el impacto de infecciones por la enfermedad de FNO en humanos en Andalucía. Para ello, se zonifica el territorio andaluz en áreas de riesgo; la vigilancia del VNO en los ámbitos: ambiental, animal (aves y equinos), entomológica y epidemiológica humana; y el control del VNO a través de la vigilancia y control de los vectores en función del nivel de riesgo de cada municipio.

Al ser una enfermedad emergente de tipo estacional, se plantea que, con los resultados de la implantación de la vigilancia, de forma anual se evalúe la circulación del Virus del Nilo Occidental y, en función de los resultados, se establezca la clasificación anual del nivel de riesgo  a nivel municipal de tal forma que, a principios de cada temporada, cada municipio conozca su nivel de partida en cada año y, en base a su nivel, se implanten por cada Administración con competencias las acciones que dicho Programa plantea.

Una vez publicada la actualización en la web de la Consejería de Salud y Familias, se ha procedido a remitir a los municipios afectados, desde cada una de las Delegaciones Territoriales de Salud y Familias, el nivel de riesgo de partida para la temporada 2022, de forma que, una vez conocido el nivel de riesgo por cada municipio, éste proceda a actualizar, realizar y/o ejecutar las actuaciones previstas en el mencionado programa en función del nivel de riesgo de partida.

El Virus del Nilo en Andalucía

En Andalucía existe una gran variedad de especies de mosquitos que viven en humedales, tanto naturales como artificiales, distribuidos por toda la geografía, compartiendo hábitats con aves que pueden tener virus autóctonos o importados de los países que visitan durante su migración.

Los humedales, arrozales y marismas contribuyen como posibles focos o refugios de vectores.

Comentarios