miércoles. 24.04.2024
El tiempo

Los vecinos de Matalascañas viven atemorizados ante la oleada de robos en invierno

Lamentan que Matalascañas esté abandonada de la mano de Dios. "Todos los vecinos sufren robos y nadie hace nada"
Los vecinos de Matalascañas viven atemorizados ante la oleada de robos en invierno

Manuel Pérez, vecino de Matalascañas, denuncia la terrible situación que viven muchos vecinos del término costero cada invierno ante la oleada de robos.

"Ya están empezando los robos en Matalascañas, como todos los años en estas fechas. Esta vez le ha tocado a nuestro chalet y las autoridades responsables de velar por la seguridad de los ciudadanos no se ve que hagan nada eficaz", lamenta el vecino residente del Sector M (Malvasía).

Manolo asegura que, lejos de poner fin a esta situación, la autoridad competente se limita a dar respuestas como "Si cogemos a estos ladrones vendrán otros, o si los echamos de un sector se irán a otro", critica.

En esta ocasión, los ladrones forzaron la puerta del chalet de Manolo, entraron y se llevaron cuanto pudieron. El resultado: un cortacésped, un espejo,  dos televisiones, un joyero, una guitarra, un cuadro de grandes dimensiones en madera con azulejos pintados a mano y dos macetones de barro.

"Los que habitamos este singular y precioso lugar estamos ya hartos y preocupados por esta situación", cuenta preocupado el almonteño.

Y es que no se trata de la primera vez que sufren estos robos. "En cinco años han entrado dos veces y lo han intentado en más ocasiones. La anterior ocasión también robaron dos televisiones, un ordenador, un DVD, un cuadro y tres macetas, entre otros enseres, además de destrozar el interior. Todos los años me roban macetas, las piñas de los pinos, sillas... y nadie hace nada", explica desesperado.

En esta ocasión, otro vecino también ha estado a punto de ser robado. "Intentaron entrar y destrozaron la puerta de entrada, pero otro vecino pasó junto a su casa con sus perros y los ladrones huyeron", dice Manolo.

En esta zona donde hay unas 5 viviendas, en todas se han llevado a cabo robos en los últimos años. 

"Matalascañas está abandonada a la mano de Dios. Esto es un problema muy serio al que no se le está prestando atención".

Manolo cree que en esta ocasión, el responsable del robo en su chalet es un joven fino, de unos 20 años y moreno de piel. Además, dice que tras los robos, los ladrones llevan lo sustraído al Polígono de Almonte, donde lo almacenan en una de las naves.

"¿La Policía no puede saber ese dato? ¿Dónde está la vigilancia?", reclama.

Ante esta situación, los vecinos del término costero piden que se refuerce la situación con más vigilancia y efectivos disponibles. "El cuartel de la Policía Local está cerrado siempre. Esto es un pueblo abandonado y no se puede consentir. Vivimos con miedo", añade.