martes. 18.06.2024
El tiempo

Los asentamientos agrícolas se quedan fuera de las campañas de vacunación

La aparición de un cadáver en un asentamiento chabolista de Lucena ha activado todas las alertas. Varios miles de personas residen en los 20 asentamientos de la provincia.
Los asentamientos agrícolas se quedan fuera de las campañas de vacunación

La aparición de un cadáver en un asentamiento agrícola chabolista de Lucena ha activado todas las alertas. Ni la Guardia Civil, ni la Subdelegación del Gobierno, ni la Junta de Andalucía han ofrecido datos sobre las causas de la muerte de una persona que murió en el campo, sin que nadie se enterara de su defunción. Y su óbito se produjo en una zona donde la pandemia ha acabado afectando a algunos de sus residentes.

No se sabe, obviamente, si Asís, nombre por el que se le conocía, murió la semana pasada a causa de infección por coronavirus.

Hasta hace poco, las fuentes hospitalarias consultadas por diariodehuelva.es aseguran que hasta el 45% de los nuevos ingresos eran inmigrantes, temporeros o procedentes de asentamientos.

Ahora la situación ha mejorado bastante en este sector de la población onubense.

En Huelva hay unos 20 campamentos de migrantes distribuidos por las zonas agrícolas, desde Lepe hasta Almonte, pasando por Lucena, Moguer y Palos. Unas 4.000 personas en temporada alta de la recolección de frutos rojos residen en ellos, en condiciones infrahumanas. No tienen acceso a servicios de basura, agua potable ni a lo más esencial.

Y lo peor de todo es que, por ahora, se han quedado al margen de los procesos de vacunación puestos en marcha por las administraciones.

Si le preguntas al Gobierno Central quién se hará cargo de la vacunación de estas personas miran hacia la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía. Como sacudiéndose esta tarea humanitaria. Por su parte, PSOE y Adelante urgen a la Junta a actuar en asentamientos de inmigrantes ante el Covid-19. Los representantes de ambos grupos han destacado que el Gobierno de España, a través del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, está actuando con más de 44 millones de euros adjudicados a la comunidad andaluza para intervenir en situaciones de emergencia social y también con el establecimiento de un protocolo específico en asentamientos segregados y barrios altamente vulnerables.

Y la Consejería de Salud, hoy por hoy, tiene otras prioridades: se está en proceso de vacunación a personas usuarias de la sanidad pública y privada aunque está previsto que este colectivo entre en el plan de inmunización dirigido al conjunto de la población, independientemente de su condición.

El cadáver de Asís que ha hecho saltar las alarmas

El cadáver de Asís, el inmigrante que apareció muerto en el asentamiento de Lucena, se encontró cuando el olor y los insectos ‘avisaron’. Lo dio a conocer el delegado de Igualdad de la Junta, Manuel A. Conde. Si no, es más que probable que no se hubiese sabido nada.

Como de los resultados de la autopsia, de los cuales tampoco informan. Ni siquiera a los municipios, donde se genera una información basada, a veces, en bulos, rumores y comentarios que está provocando más de un problema vecinal.

Diversos colectivos advierten de lo que puede acabar pasando si no se inmuniza a la población inmigrante que reside en los asentamientos: se puede generar un reservorio de virus y favorecer su mutación. Algo que sería muy perjudicial para todos en la lucha contra la pandemia.

Mientras, los ministros de Agricultura, Pesca y Alimentación, y Sanidad, Luis Planas y Carolina Darias, respectivamente, mantuvieron la semana pasada una reunión de trabajo con los consejeros de las comunidades autónomas para revisar y actualizar las medidas a adoptar en relación al coronavirus en campañas agrícolas 2021, recogidas en la guía elaborada hace unos meses.

Pero nada se dijo de implementar la campaña de vacunación a personas que residen en asentamientos.

No es fácil su localización e identificación, por lo que probablemente deban hacerlo a través de las ONG que trabajan en el territorio.

Ministerio y comunidades quieren avanzar de manera compartida en la planificación de las campañas agrícolas para minimizar la aparición de brotes.

En líneas generales se sabe que desde que comenzó el seguimiento de brotes, en junio de 2020, hasta el 25 de abril de 2021, se han comunicado 5.843 y 48.219 casos asociados al ámbito laboral, de los que 725 brotes con 15.004 casos se han vinculado a trabajadores del sector agrícola. Es decir, que el 12,4% de los brotes del ámbito laboral y el 31% de los casos se han producido en el sector agrario. No se ha provincializado esta información.