miércoles. 05.10.2022
El tiempo

Regalan naranjas para denunciar el drama del campo: los precios

Juan Gallardo, un empresario agrícola de Gibraleón regala naranjas a sus clientes y viandantes como medida de protesta por los precios a los que le pagan la fruta.
Uno de los trabajadores de frutas Gallardo regalando naranjas a los viandantes
Uno de los trabajadores de frutas Gallardo regalando naranjas a los viandantes
Regalan naranjas para denunciar el drama del campo: los precios

     Juan Gallardo, propietario de la empresa Agricola Santos y de la Tienda Parralo de Gibraleón, donde comercializaban parte de los productos que cultivan, ha comenzado a regalar naranjas como protesta por los precios miserables a los que se le abona la fruta.

     Apostado en el Polígono Industrial La Colmenilla, el empresario agrícola ha estado regalando naranjas (medida que mantendrá mañana jueves) a todos los clientes y vecinos que se han acercado hasta el lugar.

     El empresarios denuncia que la última propuesta que le hizo llegar un intermediario fue "indignante":  20.000 kilos de naranjas por 500 euros.  Una ‘oferta’ que, a su juicio trataba de aprovecharse de que ha tenido que dejar de recolectar 25.000 kilos de esta fruta, al no llegar a cubrir ni los costes de recolección que superan los 8 céntimos el kilo. 

     Gallardo lamenta que este año el precio de la naranja ha oscilado entre los 15 y los 16 céntimos de euro, algo que compromete la viabilidad de los agricultores y les aboca a la ruina.

     Para el joven, la sideral distancia que existe entre los precios que la fruta cotiza en origen y el que abona el consumidor final radica en la “cantidad de intermediarios” que intervienen en la cadena que une sendos eslabones. Por otra parte, la “competencia desleal de otros países” que no cumplen con los mismos compromisos en los usos fitosanitarios ni en materia laboral, redundan en un desplome de los precios en origen que no se traduce en los que les llega al agricultores. En este escenario, denuncia que los intermediarios intentan aprovecharse de la urgencia de vender una fruta especialmente perecedera.  

Regalan naranjas para denunciar el drama del campo: los precios
Comentarios