martes. 28.05.2024
El tiempo

El cerrojazo de Huelva condena al sector turístico: hoteles vacíos y ni segundas residencias

Las nuevas medidas aprobadas por el Gobierno andaluz y por el comité de expertos confirman la sentencia del sector hotelero de Huelva, que pierde otra Semana Santa. Reclaman ayudas ante un panorama de hoteles vacíos y sin visitantes de segunda residencia de fuera de la provincia.
El cerrojazo de Huelva condena al sector turístico: hoteles vacíos y ni segundas residencias

Las nuevas medidas aprobadas por el Gobierno andaluz y por el comité de expertos confirman la sentencia del sector hotelero de Huelva, que pierde otra Semana Santa. A efectos prácticos es casi como si se anula de golpe la temporada de fresas y miles de personas se quedan sin trabajo.

Antonio Gemio, de Huelva Comercio, lamenta profundamente la restricción de la movilidad, sobre todo, en una de las mejores épocas de ventas como es la Semana Santa.

Rafael Barba, secretario general del Círculo Empresarial de Turismo, cree que el cierre perimetral “no va a cambiar sustancialmente la situación de pérdidas en la que ya se encuentra el sector, pero sí se notará, sobre todo, la falta de actividad en otros sectores vinculados al alojamiento como la hostelería y el comercio. Sobre todo, por parte de clientes de segunda residencia, sobre todo”.

Y es que el Gobierno andaluz ha decidido este miércoles mantener el cierre de la movilidad entre provincias tres semanas más, con lo que se incluyen la Semana Santa, y retrasar el inicio del toque de queda a las 23,00 horas, y a las 22,30 horas el cierre de los negocios de hostelería y comerciales.

Tendrá vigencia desde el 19 de marzo, la próxima madrugada, hasta el 9 de abril. Luego ya se verá porque los expertos auguran crecimiento de contagios ya para finales de marzo. De hecho la tendencia a la baja ya ha cambiado.

 

La novedad es que se ha decidido retrasar a las 23,00 horas el inicio del toque de queda, que actualmente comenzaba a la 22,00 horas, mientras que seguirá finalizando a las 6,00 horas, mientras que también se ha decidido retrasar en una hora el cierre de los negocios hosteleros y comerciales, de manera que a partir del viernes podrán cerrar a las 22,30 horas, en lugar de las 21,30 horas, como ocurre en este momento.

La limitaciones en cuanto a reuniones de personas se mantienen: seis personas máximo en el exterior y cuatro personas en el interior de los negocios de restauración.

Las reacciones a estas medidas no se han hecho esperar.

Antonio Gemio, de Huelva Comercio, lamenta profundamente la restricción de la movilidad, sobre todo, en una de las mejores épocas de ventas como es la Semana Santa, pero asegura que “es la Junta la que tiene la última palabra y tendrán que acatar las normas”.

“Si no nos queda otro que cumplir, tendremos que aceptar las restricciones como hemos hecho a lo largo de este año y seguiremos siendo el sector más afectado en esta crisis”, explica.

Por su parte, Rafael Barba, secretario general del Círculo Empresarial de Turismo, ha explicado a diariodehuelva.es que el cierre perimetral “no va a cambiar sustancialmente la situación de pérdidas en la que ya se encuentra el sector, pero sí se notará, sobre todo, la falta de actividad en otros sectores vinculados al alojamiento como la hostelería y el comercio. Sobre todo, por parte de clientes de segunda residencia, sobre todo”.

Será, por tanto, “una Semana Santa muy alejada a la que hemos conocido siempre”, cuentan desde el sector hotelero onubense.

Hay que recordar que hace unos días la patronal hotelera informaba de la complicada situación a la que se enfrenta el sector en la provincia. “Las reservas de cara a Semana Santa se encuentran prácticamente paralizadas, lo cual augura una actividad casi nula de cara a este periodo a efectos turísticos”, recogían.

En la actualidad, el destino cuenta con casi unas 2.500 plazas de las 30.000 disponibles en la provincia, que están funcionando con grados de ocupación del 17%, y que atienden fundamental y únicamente a personas que tienen necesidad de desplazarse por motivos profesionales.

Esta situación de parálisis, no sólo viene condicionada por la limitación de movilidad entre provincias, si no también por el comportamiento de la propia demanda a través de las reservas que con cuenta gotas están entrando en los distintos establecimientos. Reservas que, a su vez al no estar condicionadas por políticas de cancelación alguna, mantienen un carácter de volatilidad que dificulta en extremo la toma de decisiones por parte del sector.

El turismo rural se enfrenta a una situación “insostenible”

Cinta Aguilar, presidenta de la Asociación de Empresas Turísticas del Parque Natural Sierra De Aracena y Picos de Aroche afirma que las nuevas medidas siguen abocando a las pérdidas del sector. “Seguiremos con una afluencia de turista muy residual, que nos llevará a una situación insostenible”.

La situación actual es muy calamitosa. El año de pandemia ha paralizado la actividad turística, lo que conlleva una situación de grandes pérdidas económicas en todas las actividades turísticas: alojamiento, turismo activo, restauración, etc, a todos los niveles. Siendo el sector turístico dinamizador de la economía de este Parque Natural el efecto negativo también se produce en otras actividades económicas”, explica.

Para salir de esto, dice Cinta, “el sector turístico va a necesitar no solo de las ayudas ya anunciadas, sino de programas específicos en materia fiscal, Seguridad Social, etc. (reducción de impuestos etc.), para que la recuperación sea mucho más dinámica y efectiva.  No en vano, es uno de los sectores más seriamente dañados.

Además esta reactivación no sólo tiene que venir de la mano de las ayudas anunciadas, sino de acciones de promoción y comercialización de nuestros destinos y optimizar los recursos económicos de las distintas administraciones implicadas para ponerlos al servicio de las empresas de manera directa”, explica.

La hostelería de Huelva, al límite

A pesar de que la Junta anuncia cierta relajación de las medidas en cuanto a la hora de cierre (a las 22.30 h.) el sector de la hostelería seguirá sin levantar cabeza, tras la pérdida de clientela de otras provincias. Una clientela que cada año por estas fechas suponía uno de los grandes revulsivos para el sector.

Tras un año de la pandemia, la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Huelva, en coordinación con todas las demás asociaciones y federaciones españolas del sector, han firmado un manifiesto contra la precariedad de ayudas recibidas por las administraciones.

“Todo el sector de la hostelería, que engloba a bares, restaurantes, ocio nocturno, discotecas y salas de fiesta y caterings y eventos, junto con las empresas de distribución, suministros y la industria auxiliar, conmemoran hoy un año del inicio de la pandemia del covid-19. Un año de abandono, un año de ruina“, han lamentado desde el sector.

Y es que la hostelería no puede aguantar más. Tal y como denuncian, según los datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), Andalucía representa el 20% de la pérdida total de empleo en el conjunto de la hostelería de España. Y a día de hoy, la única ayuda directa que la Junta de Andalucía ha dado a nuestro sector es un pago único de 1.000 euros a los autónomos. Muchos anuncios, muchos titulares, pero no recibimos nada. Nada.

“En el caso de la provincia de Huelva, el 2020 se cerró con la pérdida de más unas 2.700 empresas y un descenso en el empleo por encima del 18%, si bien en lo que llevamos de año y aunque sea prematuro avanzar cifras, muchos nos tenemos que incrementarán ese número dando al traste con el proyecto y la forma de vida de muchos empresarios y trabajadores del sector”, aseguran.

Ante este panorama, recriminan a las instituciones que lleguen tarde. Las comparecencias de los responsables de las diferentes instituciones son, dicen, rimbombantes, incluso exageradas. “Muchos adjetivos sobre la supuesta magnitud de las ayudas. Pero hasta ahora sólo son palabras. Ha pasado un año desde el inicio de esta pesadilla y aún tenemos que denunciar que no recibimos ayudas. No sólo nos asiste la razón; nos asiste la Ley”, afirman.

Alojamientos rurales de Huelva al límite

La Junta directiva de la Asociación de Alojamientos Turísticos y Establecimientos Hoteleros (Aloja Huelva), integrada en la FOE, se ha reunido telemáticamente con carácter de urgencia tras conocer las últimas medidas aprobadas por el Gobierno andaluz y ha expresado al respecto su malestar y repulsa a las mismas que "acabarán asfixiando al sector hotelero de nuestra provincia".

Según el presidente de ALOJA, Diego Pérez, “los hoteles de Huelva no podrán soportar este nuevo envite que deja en la cuneta la esperanza de remontar la Semana Santa como esperaba el sector, cuyas empresas caminan hacia una ruina imparable”.

Una situación, se advierte desde esta Asociación, que dará al traste con la recuperación del empleo que hubiera llevado aparejado la apertura de los establecimientos hoteleros que son, a juicio de esos mismos, los que se han visto más perjudicados dado que llevan meses sin poder abrir sus puertas pero con costes que no se pueden llegar a cubrir.

Se advierte desde ALOJA que la Junta de Andalucía debe ser consciente del papel que cumplen en la economía regional los hoteles, hostales, casas rurales, apartahoteles, etc.

Mientras se anuncian medidas, se manifiesta desde Aloja, estas llegan sin ayudas aparejadas que sería lo deseable para afrontar esta crisis sanitaria con tan graves consecuencias económicas. Desde ALOJA se advierte, por último, la doble vara de medir de la Junta de Andalucía que mantiene abierto, por ejemplo, estaciones de esquí, mientras prohíben paseos por la playa y/por el campo, por un cierre perimetral absoluto y absurdo.

No puede ser que dejemos entrar en Andalucía aviones cargados de pasajeros sin control y no puedas ir a visitar tu familia a la provincia de al lado.

“Nos están arruinando estas medidas, asegura Diego Pérez, al igual que sucede en la educación y en otros sectores, si hubiese algún caso en hoteles -que no los ha habido- se cierra ese establecimiento, no todo el sector”.