viernes. 14.06.2024
El tiempo

Preguntas sobre la seguridad en la mina de Río Tinto

Antonio Ramos El autor cuestiona la seguridad de la explotación minera de Río Tinto y advierte de los riesgos medioambientales y accidentes que se pueden provocar en la mina.
Preguntas sobre la seguridad en la mina de Río Tinto

Antonio Ramos

El pasado día  9 de marzo recibí un amenazante burofax de la empresa Atalaya Mining como consecuencia de las declaraciones realizadas a medios de comunicación, en legítimo uso de la libertad de expresión denunciando una de las muchas irregularidades cometidas por dicha empresa, en el tiempo que, con diferentes nombres, viene actuando en la Mina de Río Tinto desde 2007.

Ecologistas en Acción queda sorprendida de que, desde la fecha antes indicada, Atalaya Mining acumula dos expedientes sancionadores por vertidos a cauce público de más de dos millones de metros cúbicos desde las presas de residuos, una paralización cautelar de la actividad productiva por incumplimiento del plan de labores, un procedimiento penal por contaminación atmosférica. Recurrieron en un Contencioso Administrativo una sanción impuesta por la Delegación Territorial de Economía por obras sin autorización y perdieron el recurso; y tienen establecido por Ecologistas en Acción otro contencioso administrativo por flagrantes incumplimientos de la AAU ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía

Sorprende que una empresa con tan amplio historial de infracciones, se dedique a denunciar a los miembros de una organización ecologista, que solo cumplen con su función social, luchando contra las empresas depredadoras del medio ambiente y que cuenta como su principal accionista a Trafigura empresa minera  de amplio historial negativo contra el medio ambiente.

Trafigura es el máximo accionista, aunque no mayoritario, y a más de lo anteriormente mencionado, se adjunta  el  enlace de un artículo aparecido el 21 de Septiembre  Huelva Costa Luz denominado ¿Por qué Trafigura?   https://www.huelvacostaluz.com/por-que-trafigura/ Podrán ver que Trafigura es un gran depredador del Medio Ambiente, sin importarle las vidas de las personas y la contaminación en su más amplio concepto.

El arranque de la mina  de Río Tinto fue aprobado a pesar de que Atalaya aportó, fuera de plazo, una supuesta garantía financiera social, exigida por la Junta como condición previa; decimos supuesta porque en lugar de las garantías financieras al uso, introdujo, fuera de plazo, un seguro de caución, otorgado por una empresa rumana, que no por serlo es inaceptable, sino por su mínimo capital social. Seguro de caución cuyo contenido real desconocemos, a pesar de nuestras reiteradas peticiones. Esta misma figura del seguro de caución fue utilizada para cubrir las garantías de restauración que la Junta de Andalucía permitió que cubrieran solo el 15% del presupuesto del Proyecto de Restauración, cuando en este caso concreto, si se cerrara la mina, el coste de restauración sería el total presupuestado al tratarse de una antigua mina.

Evidentemente, tampoco hemos podido acceder a la póliza de este seguro, para conocer la realidad de los riesgos cubiertos, ni al supuesto seguro de responsabilidad civil, que por importe de 180 millones de euros les exigió la Delegación Territorial desde enero de 2013. Nada de eso conocemos, a pesar de su trascendencia en la garantía del medio ambiente, pues es muy probable que en realidad todo sea papel mojado, incumpliendo todas las normativas vigentes y la Junta lo permita en aras de los puestos de trabajo.

El objeto de la denuncia de nuestro compañero Antonio Ramos es el vaciado de la corta de Cerro Colorado. Por sentencia firme de la Audiencia de Huelva, está probado el vertido ilegal de ácidos débiles, procedentes de la fundición de Huelva, durante los años 1999 y 2000 a la Corta de Cerro Colorado, que había cesado en su explotación en el año 1998. Asimismo, desde el cese de actividad en 1998 hasta su reinicio en 2014, la corta carece de desagüe a cauce público, si no es por el antiguo túnel 11 en la  pared este de la corta. La corta, sin explotación minera, se fue colmatando de agua de lluvia, cubriendo los ácidos débiles depositados en el fondo, hasta alcanzar el túnel por donde salía el ferrocarril minero.

El nivel del hueco se alcanzaba durante los inviernos y la corta desaguaba al Tinto por ese túnel y en periodos de estiaje el nivel se situaba, de nuevo, por debajo del hueco cesando el vertido. Desde 1998 hasta el vaciado en 2017, Cerro Colorado ha vertido a cauce público todos los años durante los inviernos, ante la total indiferencia de las autoridades ambientales y mineras, y a pesar de nuestras reiteradas denuncias.

Autorizado el reinicio de la actividad y siendo necesario desaguar la corta de Cerro Colorado para iniciar su explotación, en los planes de arranque y en la AAU se acepta el desagüe de dicha Corta con tres condiciones:

  • No se puede verter a cauce público ni una gota.
  • El agua contaminada en Cerro Colorado deberá ser tratada en la planta de tratamiento de efluentes incluida en el proyecto y que habría de estar operativa, como condición preoperacional, para garantizar que no habrá vertido a cauce público, que no cumpla con las especificaciones de vertido aceptadas por las autoridades competentes.
  • Los residuos de ácidos débiles depositados en el fondo de Cerro Colorado serán extraídos de acuerdo con las mejores técnicas disponibles garantizando su tratamiento.

Pues ante estas tres condiciones debemos decir que:

  • No nos consta que los ácidos débiles hayan sido tratados de ninguna manera diferente al resto de las aguas almacenadas en la Corta, no constando ninguna certificación de gestión por entidad autorizada como sería obligado.
  • Las aguas contaminadas y los ácidos débiles no han sido tratados en ninguna planta de tratamiento de agua, tal y como estaba aprobado e incluido en los proyectos que habían permitido el arranque y exigido por la AAU, porque la planta no existe, después de más de tres años de operación y a pesar de ser una condición preoperacional, y este grave incumplimiento cuenta con el pleno consentimiento de las autoridades mineras y medioambientales a pesar de nuestras reiteradas denuncias.
  • Las aguas de Cerro también han sido evacuadas por el túnel 11 mediante bombeo e inyección de cal en el túnel, para reducir su efecto ácido sobre el rio Tinto como se puede comprobar con una simple visita a dicho túnel entrando por el río Tinto.

Atalaya Mining, que incumple sistemáticamente las condiciones impuesta por la AAU y la autorización de reinicio para el manejo de las aguas contaminadas de Cerro Colorado, se permite acusar a miembros de esta organización de faltar a la verdad, no señores, quizás no estuviera bien expresado, pero la ilegalidad de lo actuado por parte de la empresa es manifiesta y debe de sonrojar a sus gestores y a los funcionarios que lo consienten.

¿Y cómo se hace el supuesto tratamiento de las famosas aguas contaminadas?; sencillo, simple y barato, aunque contrario a las mejores técnicas disponible y a lo dispuesto en los proyectos aprobados.

En lugar de construir, como exigía la AAU y el proyecto aprobado, una planta nueva y usando la mejor técnica disponible, aunque no incluyera ósmosis inversa, que es la única técnica segura para el tratamiento de metales y sulfatos en suspensión, tal y como exigíamos en nuestras alegaciones, la empresa hace una chapuza usando instalaciones antiguas, contaminadas de cianuro y no específicas para el uso dado, para reducir los pH de las aguas contaminadas, vertiendo el efluente resultante en las presas de residuos, en contra del proyecto de las mismas, aumentando el volumen de agua en contra de su proyecto y  por lo tanto su peligrosidad. Y en esas presas acabaron los ácidos débiles extraídos de Cerro en contra de toda la normativa vigente

Y así de forma ilegal y en contra de lo previsto en la AAU y en los proyectos aprobados se han sacado de Cerro Colorado esos tres millones de metros cúbicos, unos a cauce publico con un poquito de cal, otros a las presas tras una neutralización con cal y su vertido a las presas en contra de sus proyectos y de su seguridad

La limitación de  espacio donde aparecieron las declaraciones-denuncia, limitó que la misma tuviera un más amplio contenido. Por cierto, tampoco queda muy claro como se evacua, con la mina operativa, el agua del fondo de corta durante los periodos de lluvia. ¿Se bombea a pachucas  (Pachuca es el nombre suramericano de unos agitadores de cianuro y mineral conteniendo oro) también o se bombea al túnel que está mas cerca y es más barato?, al fin y al cabo, para estos sensibles e irritables gestores, son aguas de lluvia, un poco contaminadas, pero nada del otro mundo.

Atalaya no es una empresa respetuosa con el medio ambiente, es filial de Trafigura y que, al  final, no pagarán nada, pues es una empresa chipriota, por lo que cuestionamos su legislación minera y con seguros prestados por una empresa rumana de mínimo capital.

Para nuestra desgracia, ya tenemos experiencia en desastres mineros a los que la empresa causante no ha afrontado. Primero fue Boliden, y ahora veremos a ver qué pasa con Ormonde y el vertido de la Zarza.

Atalaya no solo trató de forma irregular, y posiblemente ilegal, las aguas contaminadas de Cerro Colorado, y los ácidos débiles en ellas contenidos, sino que incumple de forma sistemática la AAU y los proyectos aprobados en el manejo de algo tan trascendental, como las Presas de residuos, que pueden causar perdidas incalculables en la cuenca del Odiel, incluyendo la pérdida de vidas humanas, ante la impasible actitud de las administraciones competentes plenamente conscientes de los riesgos, así  lo hemos denunciado en reiteradas ocasiones. Pero el  lobby minero andaluz, encabezado por Trafigura, y sus asesores y conseguidores, con  lazos familiares con importantes políticos, es más fuerte que la ley y el sentido común.  Por eso nos amenazan, pues somos la única voz en el desierto, pero no nos van a amedrentar por que, por encima de los intereses particulares de una pandilla de especuladores extranjeros, que se llevan los metales y nos dejan los desastres ambientales, está nuestra dignidad de pueblo y la defensa de nuestro medio natural.

Terminar manifestando que hay que tener poca profesionalidad para amenazar por haber denunciado  el mal empleo del agua de la corta de Cerro Colorado y no ser capaces de vigilar los explosivos de las voladuras, habiéndose sustraído una importante cantidad de explosivos .¿Cuántas veces les han robado explosivos y no se han enterado? Recordemos que el  11 M fue realizado con explosivos robados. Hoy, por un comunicado de la Guardia Civil hemos tenido conocimiento de la sustracción de explosivos en la Mina de Río Tinto.

(Foto de tres potentes voladuras en Cerro Colorado, realizadas por Antonio Ramos)