domingo. 19.05.2024
El tiempo

Mujeres por Doñana: “el cultivo ecológico puede ser rentable en el Espacio Natural"

Las voluntarias ecologistas demuestran que es posible cultivar ecológicamente en Doñana de manera rentable y sostenible.  En paralelo, desarrollan una ampliada labor en el cuidado y mantenimiento del Espacio Natural. 
Mujeres por Doñana 12
Mujeres por Doñana 12
Mujeres por Doñana: “el cultivo ecológico puede ser rentable en el Espacio Natural"

     Mujeres por Doñana son un grupo de voluntarias ecologistas movidas única y exclusivamente por su determinación de trabajar en favor en la preservación de la Reserva de la Biosfera. Su trabajo incansable al desaliento ha comenzado a dar sus frutos con un gran número de iniciativas de gran calado medioambiental que han encontrado un amplio respaldo mediático.

     Hace escasos días arrancó una de sus campañas estrellas, la prevención de incendios en Doñana junto con la ONG el Burrito Feliz. Con su equipo de asnos ‘bomberos’ se encargan  de eliminar el pasto seco que domina el Espacio Natural tras un verano pobre en precipitaciones y con temperaturas de récord que han multiplicado el riesgo de incendios. El trabajo de los nobles animales es acabar con el combustible vegetal y mantener la salud de los cortafuegos que son fundamentales para mitigar la expansión y dimensión que pueden alcanzar el fuego.

Los burritos contribuyen al desbroce del pasto y mantener en óptimo estado los cortafuegos
Los burritos contribuyen al desbroce del pasto y mantener en óptimo estado los cortafuegos

     Con este fin el grupo de voluntarias acotan una zona con vallas y en el interior de ese perímetro dejan que los burros realicen su trabajo desbrozando el terreno. Ellas son las encargadas de llevar el agua a los nobles animales y garantizar su cuidado. 

     Mujeres por Doñana está formado por 12 voluntarias residentes en Huelva, Almonte y Sevilla; unidas todas ellas por su amor por la naturaleza. Cristina Mariño, coordinadora del grupo, explica que conforman un grupo apolítico e incluso desecha la posibilidad de estar presentes  en instituciones como el Consejo de Participación de Doñana, sanedrín donde se definen la voz del Parque Nacional. 

De su labor se han hecho eco los principales medios nacionales
De su labor se han hecho eco los principales medios nacionales

 

    En este sentido, Mariño insiste que no quieren perder su independencia y ver coartada su voz para denunciar lo que a su juicio es uno de los grandes males del espacio: el uso indiscriminado de glifosato”, un herbicida no selectivo que arrasa con la mayoría de las plantas o malas hierbas.  

     Estas voluntarias predican con el ejemplo. Un empresario les ha cedido una finca experimental de cinco hectáreas de viñedo que cultivan de manera ecológica. Sus medidas para el control de plagas ellos utilizan medios naturales como los burros y gansos que desbrozan el terreno. En la finca han demostrado que es rentable este modelo productivo. Sólo en la pasada vendimia han recogido 22.000 kilos de uva. Además, gracias a este modelo productivo se garantiza que en la finca exista una riqueza de avifauna sin parangón como chotacabras, currucas capirotadas y coujadas; así como codornices y tórtolas. 

El can es capaz de detectar los puercoespines que no han podido escapar del fuego
El can es capaz de detectar los erizos que no han podido escapar del fuego

     A pesar de todo, la ecologista considera que el gran mal que aqueja a Doñana es la “extracción indiscriminada de agua, no sólo de los pozos enclavados en esas fincas catalogadas de ilegales sino la de las balsas con las que cuentan las explotaciones agrícolas anteriores al 2004 y amparadas por el POTAD (Plan de Ordenación Territorial del Ámbito de Doñana), que captan el agua subterránea ante la falta de infraestructura hídricas que le surtan de agua superficial. Una práctica que va en detrimento de la salud de las grandes lagunas que están sufriendo la sequía. 

WhatsApp Image 2022-10-17 at 6.08.47 PM
Una voluntaria posa en una enternecedora imagen con los animales de la entidad

     Mujeres por Doñana también colaboran de manera estrecha con otros colectivos. Es el caso de los galgos rescatado en los campos del Espacio Natural que ha rescatado y que estaban comidos de garrapatas. Los canes fueron llevados al Santuario Animal “Wendy Clements” de Chucena para finalmente una vez se desparasitaron se trasladaron a la Asociación “Punta Animal” que les buscó acomodo en su recinto y trabajan en una futura adopción en el que los animales tengan una segunda oportunidad en una familia que les de amor y no los abandone a su suerte cuando no sean aptos para la caza. 

La campaña de recogida de basura es esencial para mantener limpio el entorno y prevenir incendios
La campaña de recogida de basura es esencial para mantener limpio el entorno y prevenir incendios

     Sus trabajos han encontrado una gran repercusión mediática en medios como Mediaset, que se hicieron eco de otro de sus originales proyectos: el trabajo con Willow, un perro capaz de detectar los erizos que quedaron atrapado en los fuegos que azotaron los montes de Hinojos

     Estos mamíferos insectívoros son extremadamente lentos. El fuego siempre avanza a mucha mayor velocidad de la que pueden hacerlo por sus propios medios, siendo, por tanto, una de las especies de la fauna que más se ven castigados por los incendios. 

Los asnos son "uno más" de los voluntarios
Los asnos son "uno más" de los voluntarios

     Los que sobrevivieron al desastre natural lo hicieron resguardados en su madriguera, si bien en un escenario calcinado son carne de cañón por la falta de agua y alimento. Hablamos de animales en peligro de extinción. En este escenario Willow se convierte en su héroe. El  perro, adoptado de ocho años tiene como peculiaridad un afinado olfato que le permite detectar el rastro de estos mamíferos a 50 metros de distancia. Desde la asociación le instruyeron para que no les haga daño pues su instinto innato es morderlo. 

Cristina Mariño, a la derecha, supervisa el trabajo en una de las vigilancias nocturnas
Cristina Mariño, a la derecha, supervisa el trabajo en una de las vigilancias nocturnas

Comentarios