lunes. 15.08.2022
El tiempo

El cariño de un pueblo por su médico

Cañaveral de León rendirá homenaje a su médico jubilado
El cariño de un pueblo por su médico

A pesar de los múltiples problemas que tiene planteados, la sanidad pública mantiene elementos que la hacen insustituible y un referente en la vida de las personas. El cariño de los pueblos a sus profesionales sanitarios es una costumbre afortunadamente habitual en el mundo rural andaluz, como señal de respeto y de agradecimiento por los servicios vitales que se les ha prestado.

La última experiencia en este sentido se da en Cañaveral de León, que va a rendir homenaje a su médico, Juan Francisco Soto Díaz, que se ha jubilado el pasado 20 de abril. El acto está previsto para el próximo día 21 de mayo, a partir de las 19.00 horas, en la Plaza de España.

Los gestos de aprecio al doctor no han dejado de sucederse desde el pasado mes de abril, en que un grupo de vecinos se dio cita junto al centro de salud para despedirle en su último día de trabajo. La emoción se desbordó en ese momento en que dejaba el que había sido su lugar de encuentro con las y los vecinos durante tanto tiempo. Pero aún habrá más, y se ha preparado un completo programa de actividades en el que, aunque se guardan sensibles sorpresas, ya se sabe que participarán otras localidades, como Corteconcepción, donde residía el médico, o Hinojales, donde también pasaba consulta con frecuencia.

Toda la comunidad cañetera se va a volcar con el acto, e incluso algunos ya han donado alguna cantidad económica para hacer frente a los gastos. No es para menos, ya que Soto lleva desde el 2 de julio de 2001 atendiendo a las y los cañeteros en un asunto tan importante como su salud.

Entre las colaboradoras de excepción, hay que destacar a Carolina Soto Ginés, hija de Juan Francisco y fotógrafa, que está realizando un interesante trabajo de cara al homenaje, incluida la imagen que ilustra el cartel anunciador.

Entre la ciudadanía, las palabras hacia su médico son de tristeza por su marcha y de agradecimiento por su labor durante más de dos décadas. Palabras como humildad, dedicación, bondad y profesionalidad son las más repetidas, como muestra de una trayectoria marcada por la cercanía y el buen hacer.

El perfil oficial del Ayuntamiento de Cañaveral de León en redes sociales lo ha definido como “un profesional tremendamente comprometido, y una persona con grandes valores. Nunca ha mirado el reloj, y siempre ha mostrado una enorme implicación con los pacientes. Les hacía un seguimiento fuera de su horario laboral, siendo frecuente que por las tardes, fines de semana y festivos los visitara o llamara para ver cómo estaban, aun cuando no se tratara de casos graves, consciente de que su llamada o visita les daba tranquilidad. Siempre ha tenido palabras bonitas con todos, siendo muy cercano, cariñoso, atento y humilde”.

Por ello, tras el acto de despedida se abrirá una nueva etapa en la que Juan Francisco  Soto Díaz seguirá vinculado a Cañaveral de  León, ahora como amigo y casi paisano para una población que le está agradecida por veinte años de atención sanitaria.

El cariño de un pueblo por su médico