viernes. 14.06.2024
El tiempo

Rafael Romero: "Los fosfoyesos no se moverán de Huelva. Hay que cumplir la sentencia"

Rafael E. Romero, gerente de la Asociación de Industrias Químicas, Básicas y Energéticas (AIQBE) se muestra confiado en la fuerza de la industria en tiempos de pandemia. Y asegura que "los fosfoyesos seguirán en Huelva" porque hay que cumplir una sentencia. Y compara con el 'trumpismo' a los que lanzan mensajes falsos a la población.
Rafael E. Romero marca la desembocadura del Tinto y el Odiel.
Rafael E. Romero marca la desembocadura del Tinto y el Odiel.
Rafael Romero: "Los fosfoyesos no se moverán de Huelva. Hay que cumplir la sentencia"

Rafael Eugenio Romero García, loreño de nacimiento, es nuestro invitado de hoy a esta serie de entrevistas en tiempo de pandemia. Ingeniero Técnico Industrial e Ingeniero Químico por la UHU, entre otros estudios, lleva más de 45 años estudiando la química ya que hizo Formación Profesional, y 37 años trabajando en distintas industrias. Es autor de artículos y escritos técnicos, algunos de ellos premiados, y de dos novelas, una de ciencia ficción (El Fin) y otra  histórica, Ayanz. La increíble vida del Leonardo español. También es miembro de la Asociación Española de Comunicación Científica. Actualmente es el gerente de la Asociación de Industrias Químicas, Básicas y Energéticas de Huelva (AIQBE).

Al ponerme en contacto con él, para entrevistarle y que los lectores de diariodehuelva.es puedan conocer su opinión de varios aspectos de actualidad, accede con la amabilidad que le caracteriza. Pero antes de empezar comentamos la proximidad geográfica que tenemos de nuestras respectivas tierras natales, que están a menos de 30 kilómetros: Lora del Río y Constantina. Después de ello, entramos en faena.

¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo?

Lo primero es volver la vista, el corazón y el pensamiento hacia los millones de personas en todo el mundo que han sufrido, están sufriendo, y sufrirán las consecuencias sanitarias y económicas, y que desgraciadamente durarán varios años. Lo segundo es que necesitamos aprender porque, sin duda alguna, esta situación de pandemia se repetirá en algún momento del futuro. Solo recordar que lo que vivimos ahora es una repetición de lo que ya ha ocurrido otras veces en el pasado.

¿Qué hiciste en tu día a día, durante el confinamiento, dónde y con quién lo pasaste?

La pandemia puso en evidencia la importancia del sector industrial y ante la fuerte demanda de productos para fabricación de medicamentos, productos higiénicos, material sanitario y de comunicaciones, etc. fue necesario coordinar todos los esfuerzos entre empresas y administraciones a todos los niveles para poder cubrir las urgentes necesidades. Así que AIQBE se convirtió en una herramienta clave en dicha acción, y la verdad es que estamos muy orgullosos de todo lo que se hizo -y se sigue haciendo- aunque, por razones obvias, no se publiciten dichas acciones. Estuve confinado en casa con mi familia, siguiendo en todo momento las indicaciones de las autoridades sanitarias.

¿Cómo crees que cambiará la vida después de la pandemia y sobre todo el mundo de la industria química en Huelva?

La vida cambiará mucho sin duda, aunque no me atrevo a hacer predicciones más allá de que las mascarillas las veremos mucho, mucho tiempo, mejoraremos en higiene general -y eso disminuirá la incidencia de ciertas enfermedades- y nos gustarán un poco menos las aglomeraciones. No perdamos de vista que la humanidad nunca ha vivido tan bien como hoy día, y que aunque siguen muriendo personas de hambre -algo imperdonable- mueren más personas por enfermedades derivadas de la sobrealimentación, hay más muertes por suicidio que por actos violentos o guerras, y mueren más personas de vejez y sus consecuencias que de pandemias y otras enfermedades infecciosas, sarampión, difteria, Covid19, SIDA, gripe aviar o porcina, SARS, etc.

Por otra parte, las industrias químicas en Huelva, como todos los sectores económicos, sufrirán cambios sin duda alguna, aunque en el caso de la industria la pandemia ha servido para mostrar la importancia de las mismas y que son esenciales para superar las grandes crisis a las que se enfrenta la Humanidad periódicamente.

Pensemos incluso en la última ola de frío, si no hubieran estado ahí los ciclos combinados de gas y las plantas de biomasa, en España no hubiéramos tenido energía suficiente para afrontarla, así de simple, y lo mismo con la industria química, si queremos tener vacunas, combustibles, metales, medicamentos, desinfectantes, alimentos, agua potable, comunicaciones y todo lo necesario para el día a día, la industria química debe seguir funcionando. Evidentemente como se hace en Huelva y el resto de Europa, empleando las mejores tecnologías disponibles, y eso es muy importante recordarlo porque hay quien olvida ese punto clave. Huelva es Europa y en toda la industria que funciona aquí se aplican las mejores tecnologías disponibles, del mismo modo que aquí se aplican y cumplen las mismas leyes que en el resto de Europa, algo que también es importante no olvidar.

¿Qué te ha parecido el comportamiento de los políticos en general?

Si miramos el comportamiento pasado que sea para aprender de los aciertos y de los errores, porque a mí lo que me interesa es que apliquen esas enseñanzas en el largo camino que nos queda todavía para vencer esta pandemia y poder mitigar las profundas y dolorosas heridas y cicatrices que sin duda van a quedar en la sociedad a todos los niveles.

Qué proyectos tienes para el futuro.

De momento cumplir los objetivos que me marqué cuando decidí aceptar el ofrecimiento de AIQBE, y como dice alguien muy conocido, luchar partido a partido.

¿Qué has echado de menos en estos diez meses que llevamos pandémico?

El contacto humano cercano y poder viajar para reunirme con familiares y amigos.

¿Qué necesita Huelva y provincia para despegar de una vez?

Por un lado, que se invierta en ella, como mínimo con la misma intensidad que en los otros territorios de España. Por otro que definamos de una vez qué “queremos ser de mayor”. Y finalmente que los que vivimos en ella la queramos más y mejor porque los que peor hablan de ella -los únicos que realmente hablan mal- son de aquí. Tenemos que convertirnos en los mejores embajadores de Huelva, sin necesidad de chovinismo porque la realidad ya es suficientemente potente.

¿Qué futuro le ves a las industrias químicas y qué representan para nuestra provincia?

Un gran futuro... siempre y cuando no se les pongan zancadillas injustas e innecesarias. La industria química mundial crecerá un 30% en los próximos años por las necesidades que tendrá la población mundial que seguirá creciendo y llegará a los 10.000 millones de habitantes en pocas décadas. Y sería interesante que parte de ese crecimiento se diera en nuestro territorio.

Y para la provincia de Huelva, teniendo en cuenta que en 2019 el 15% del Valor Añadido Bruto provincial y más de 10.000 puestos de trabajo procedían de estas industrias, hasta que se recuperen los sectores más castigados con la pandemia (turismo y servicios principalmente) su importancia será todavía mayor ya que aporta salarios por encima de la media que se gastan aquí y contratos mayoritariamente indefinidos. Es importante recordar que la industria no es parte del problema como algunos falsos profetas nos quieren vender, las industrias son parte de la solución. Nuestra provincia necesita del impulso en todos los sectores económicos que sea posible. Aquí nadie sobra, todos somos necesarios y ninguno es suficiente para resolver los problemas de paro y desigualdades sociales de nuestra provincia.

¿Qué le dirías a los que opinan que el Polo Industrial debería desaparecer de Huelva?

Pues lo de siempre, aportarles información veraz y real sobre todos los aspectos que tienen relación con el tema para que se formen una opinión informada y responsable, asumiendo que quienes han cogido ese mensaje como un mantra religioso es complicado hacerles cambiar de opinión. Porque de religión es tan difícil cambiar como de equipo de fútbol. Y los que opinan así porque han recibido información inexacta -a veces plagada de bulos- es posible que vean la barbaridad que supondría eso para Huelva como hemos visto antes, y para el medio ambiente en general, porque lo que no se fabrique aquí se hará en otro sitio. Y no es necesario explicar que se hará en otros sitios con mucho más daño para el planeta. Te pongo un ejemplo, en Huelva ya no se fabrica ácido fosfórico pero seguimos consumiéndolo cada vez más (en las baterías de los coches eléctricos e híbridos, en los metales de nuestra informática, vehículos y construcciones, en nuestra agricultura y ganadería, medicamentos, etc.), así que ahora se fabrica más en otros sitios que no es necesario detallar… Y recuerdo que en Huelva sólo se fabricaba el 1% del ácido fosfórico mundial, que todavía hay quien piensa que en Huelva era el único lugar del mundo donde se fabricaba ácido fosfórico.

¿Se quitarán alguna vez los fosfoyesos?

Hay una sentencia firme que hay que cumplir, y esa sentencia firme e inapelable está plasmada y concretada en un proyecto aprobado por la Audiencia Nacional y en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) positiva del Ministerio competente. Ese proyecto obliga a no mover los fosfoyesos del lugar (donde están, en las marismas de Huelva). Otra cosa es que tengamos personas, partidos políticos, asociaciones o agrupaciones que promuevan el incumplimiento de las sentencias firmes y de las obligaciones legales, mandando falsos mensajes a la población a la que deben explicar que hay una exigencia legal de no moverlos. Y hace poco hemos visto en USA quiénes promueven esos mensajes difundiendo bulos y cuáles son sus resultados. Allí no querían reconocer un resultado electoral y aquí, al grito de “fosfoyesos fuera”, no reconocen la obligación de cumplir la legislación y las sentencias de los tribunales de justicia. En definitiva es la misma actitud y espíritu. Por eso es necesario introducir sensatez, sentido común y seriedad a este asunto, algo que los medios de comunicación estáis haciendo y seguiréis haciendo sin duda alguna.

¿Qué es lo que más te ha molestado de esta situación que estamos viviendo?

En industria empleamos mucho una herramienta que se llama “lecciones aprendidas” para mejorar y repetir los aciertos y enmendar los errores, y me temo que esa herramienta no está muy incrustada en otros sectores decisivos para el desarrollo de la sociedad en todos sus ámbitos. Así que repetimos errores una y otra vez, en todos los ámbitos y por parte de todos. Aunque como soy positivo, en vez de molestarme prefiero seguir mirando en qué puedo yo colaborar para mejorar las cosas, en qué me equivoco para no repetir los mismos errores y tener siempre presente el trabajar con las 3H (humildad, honestidad y humor).

¿Qué te parece el papel que están jugando los medios de comunicación ante esta pandemia?

Los medios de comunicación, como parte de la sociedad que son, están, como el resto de la sociedad, mostrando lo mejor y lo peor. También han demostrado claramente el poder que tienen y por tanto la importancia de que enseñemos a nuestros jóvenes -y no tan jóvenes- a discernir entre información veraz y bulos, así como entrenarnos en el pensamiento crítico que se ha mostrado muy escaso en general.

¿Y las redes sociales?

Las redes sociales se han incorporado plenamente a los medios de comunicación, así que podemos dar por contestada la pregunta.

¿Cuáles son tus mejores y peores momentos profesionales?

Los mejores cada día de estos ya más de 37 años de dedicación a la industria, y los peores sin duda cuando el CEO de FMC Foret nos dijo que desaparecía la empresa, y además me tocó parar el equipo clave que significaba el fin de muchas cosas, entre ellas casi mil empleos en Huelva y provincia, y varios miles en el resto de España y Europa.  Porque aquello significó la desaparición de FMC Foret a nivel mundial. Una tragedia que muchos onubenses todavía están sufriendo más de diez años después.

¿Qué le pides al 2021?

Quizás cambiar algunos paradigmas, por cambiar lo que todos piden y atendiendo a lo que algunos sabios ya nos dijeron. Por ejemplo y parafraseando...: quizás debamos invertir y trabajar más en educación y pensamiento crítico porque es posible que en vez de dejar un mejor planeta a nuestros hijos -cosa que debemos hacer y haremos sin duda-, al planeta le interese más que le dejemos unos mejores hijos y nietos. Y te aseguro José Luis, que en este 2021 y en todos los años que le queden a la Humanidad por delante, la industria será clave, esencial e imprescindible.

Rafa, ha sido todo un placer echar este ratito de charla contigo, que me ha resultado más que interesante. Un abrazo grande y muchas gracias por tu amabilidad