lunes. 08.08.2022
El tiempo

Un gazapo turístico en la Aracena de principios del siglo XX

La foto de Galaroza aparece en un portfolio fotográfico dedicado a Aracena.

 

Imagen incluida en el portfolio fotográfico de Andalucía
Imagen incluida en el portfolio fotográfico de Andalucía
Un gazapo turístico en la Aracena de principios del siglo XX

La divulgación de las excelencias de un lugar a través de los medios de comunicación es una práctica que cuenta con una larga trayectoria. Tanto en prensa como mediante otros canales, hemos conocido rincones alejados gracias a la pluma y las imágenes de autores reconocidos. 

Los viajeros románticos y la fotografía contribuyeron a intensificar esta literatura de viajes que posteriormente dio origen a lo que podría calificarse como periodismo turístico, en los que se ponían de manifiesto tesoros patrimoniales o naturales. 

Una de las iniciativas más completas en este ámbito en época contemporánea fue la del Portfolio Fotográfico que se inició en 1900 con cuadernillos que contenían fotografías y descripciones de las provincias españolas

Una de estas publicaciones se dedicó a Aracena y su partido judicial, y, además de imágenes y datos de la zona, contiene un gazapo que pasó inadvertido en su momento y que resulta curioso

Comienza el cuaderno, siguiendo el esquema de la colección, con una portada colorida, continuando con una introducción descriptiva con mapa de la comarca, 16 láminas fotográficas en blanco y negro y, finalmente, un índice geográfico sobre poblaciones. La información se extiende a datos de la comarca, principalmente geográficos y económicos, la población de cada localidad y una breve reseña sobre la capital del partido judicial. 

En el caso de Aracena, las láminas muestran la fachada de la iglesia, su interior, sus puertas de la Epístola y la Concepción y la torre del castillo, una vista general, el antiguo ayuntamiento, que coincide paradójicamente con el actual, la plaza del paseo, el hospital y la casa-asilo, la estatua yacente del prior Pedro Vázquez, el escudo del palacio del Obispo Moya, el Casino Centro Obrero, el monumento a Julián Romero de la Osa, postigos mudéjares que se conservaban en la parroquia de la Asunción y la fachada de la iglesia de Santa Catalina

No hay ninguna lámina que no aluda a la localidad de Aracena, al menos conscientemente, ya que en medio de las páginas se coló un error histórico considerable. Concretamente, se ofrece una imagen titulada “Aracena. Fuente del Carmen”, que no es otra que una fiel traslación de una zona del pueblo de Galaroza. Se trata del Pueblo Abajo, exactamente la zona conocida posteriormente como ‘Venecia’, donde venían a desaguar las fuentes y manantiales de la parte alta de la localidad. 

El pie de foto acredita esta circunstancia, aunque la convierte en un activo de la población, al decir que “tan abundante es este manantial que a la salida de la población forma un verdadero arroyo. 

La realidad es que el lugar resultaba insalubre y “desagüe de infinidad de retretes de casas particulares, lavadero de algunas desaprensivas madres y abrevaderos de toda clase de ganados“, según una memoria del Ayuntamiento de Galaroza de 1931 a 1935 redactada por el secretario municipal, Francisco Criado. En aquella etapa de principios de los años Treinta del siglo pasado fue saneado y convertido en una emblemática plaza en 1932, llevando hoy el nombre de Luis Navarro, el alcalde que impulsó esta regeneración higiénica y recreativa. 

La estampa recoge las aguas que inundaban una pequeña parcela rodeada de casas y de un molino, junto a la silueta de la Iglesia Parroquial de la Purísima Concepción y a cachoneros de la época que incluso se asoman a la ventana en una suerte de pose para el fotógrafo. 

El Porfolio Fotográfico de España se editaba en Barcelona, por parte de Alberto Martín Vicente, y duró hasta 1915, completando más de un centenar de fascículos con información y fotos de un gran valor documental, al reflejar el patrimonio, el arte, el paisaje y la cultura de los territorios del Estado a principios del siglo XX. Martín confió la dirección del proyecto a Ceferino Rocafort, eminente geógrafo, arqueólogo e historiador, que había participado en proyectos cartográficos de ámbito estatal, nacido en 1872 y fallecido en 1917. 

La idea fue todo un éxito y se añadieron nuevos números a la tirada original de 50 fascículos, superando las provincias y llegando a determinados partidos judiciales, entre los que se incluyó el de Aracena en el que se contiene el gazapo histórico detectado y cuya fotografía pertenece en realidad a Galaroza. De entre ellos, los que más protagonismo tuvieron fueron los dedicados a Andalucía, publicándose casi un centenar de fascículos dentro del ‘Portfolio fotográfico de Andalucía’. 

Un gazapo turístico en la Aracena de principios del siglo XX
Comentarios