domingo. 29.01.2023
El tiempo

Crece el clamor para cerrar la actividad escolar... y Educación avisa: "el miedo no es excusa"

Marea Verde, Asociaciones de Madres y Padres (AMPAS) y varios consistorios piden la suspensión de las clases presenciales ante la virulencia de la tercera ola de coronavirus en Huelva. Pero Educación avisa: el miedo no es excusa para faltar a clase y se puede activar el protocolo contra el absentismo.
Crece el clamor para cerrar la actividad escolar... y Educación avisa: "el miedo no es excusa"

Crecen las peticiones del cierre de la actividad escolar ante la intensidad de contagio de la tercera ola de Covid-19. Ayer era UGT quien lo pedía formalmente a la Junta de Andalucía, al igual que desde muchos pueblos las AMPAS también lo están solicitando y encontrando el respaldo de determinados consistorios. Hay miedo, nerviosismo entre la población y angustia materna y paterna.

Hoy, desde Marea Verde Huelva, en vista de cómo se están produciendo los contagios en las distintas localidades de nuestra provincia, se han propuesto promover entre los distintos claustros y AMPAs de los centros educativos públicos un documento en el que "queremos denunciar la situación de abandono de los centros educativos públicos también en esta tercera y virulenta ola ante el negacionismo del Ministerio de Educación y la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía".

Pero entre los planes de la Consejería no está suspender las clases y mantiene que los centros escolares son espacios seguros. De hecho, el consejero, Javier Imbroda, asegura que el miedo que puedan sentir algunas familias, aunque comprensible, no puede suponer una justificación para dejar de mandar a los hijos al colegio.

En relación con los ayuntamientos que han solicitado el cierre de los centros educativos en municipios con gran incidencia del virus, Imbroda se limitó a apelar a su responsabilidad y recordó que la Administración está obligada a poner en marcha los protocolos de absentismo cuando una familia deja de enviar a sus hijos a clase.

Denuncias desde Marea Verde

Por su parte, Marea Verde, en un comunicado, señala que "llevamos meses denunciando la situación en los centros educativos públicos. Compañeros y compañeras docentes así como las familias nos pusimos al frente de la situación desde la primera ola y asumimos con nuestro esfuerzo y escasos medios la responsabilidad de mantener viva la enseñanza por encima de todo, advirtiendo de que iban a ocurrir situaciones muy graves si no se ponía solución a tiempo".

Según Marea Verde, "en lo que va de curso escolar 20/21, el proceder de nuestra administración sigue siendo de negligencia absoluta: seguimos con aulas masificadas; no han ampliado la plantilla docente; no se han habilitado nuevos espacios; siguen delegando en la autonomía de los centros; se siguen aplicando protocolos Covid arbitrarios que desconciertan no sólo a toda la comunidad educativa, sino también a los enfermeros y enfermeras de los centros de salud que desbordados asisten perplejos a modificaciones ilógicas que sólo responden a otros intereses".

Por otra parte en las últimas semanas, en plena ola de frío, "hemos estado en las aulas con temperaturas infrahumanas porque hay que mantener ventanas abiertas para evitar la concentración de aerosoles y hemos tenido que escuchar como solución por parte de nuestro consejero la brillante idea de abrirlas diez minutos cada hora".

A todo esto hay que añadir, dice el comunicado, como en plena tercera ola como la que estamos viviendo, mucho más peligrosa y cruel que las dos anteriores, llega la última modificación de protocolos Covid a los centros educativos de Huelva Costa, Condado y Campiña en la que “se solicitará prueba confirmatoria solo a los contactos estrechos del caso en los que no se pueda garantizar el uso de mascarilla” y “a los profesores, personal docente y trabajadores de los centros educativos , se les instaurará periodos de aislamiento de 14 días, sin necesidad de ninguna prueba para proceder al alta epidemiológica”. El maltrato al que estamos sometidos ya no tiene nombre, es la conclusión a la que llega Marea Verde.

"Hemos sido defensores de la presencialidad 100% pero ante las tasas de incidencia de contagio y la presión hospitalaria de Huelva que está al borde de su capacidad, el cierre de 16 colegios y 576 aulas afectadas en Andalucía en la última semana, y hasta el día de ayer 4 centros en Isla Cristina, 1 en Ayamonte, 2 en Lepe y 1 en Zalamea, centros públicos de la provincia de Huelva y las condiciones en las que se desarrolla nuestro día a día, exigimos el cierre inmediato de todos los centros educativos públicos. Ahora toca defender la vida".

Afirmación corroborada hoy por los datos de la Consejería: la delegada de Educación de la Junta en Huelva, Estela Villalba, ha confirmado este martes que ya son ocho los centros educativos sin docencia presencial en la provincia onubense ya que a los cinco ya decretados entre Isla Cristina y Ayamonte ahora se suman el IES El Sur y el IES La Arboleda de Lepe y el IES Nuevo Milenio de Zalamea la Real. De este modo, en todos estos centros, tanto colegios como institutos, no habrá docencia presencial, que sí online, durante unos diez días como medida preventiva.

Precisamente, ayer mismo el comité del Plan de Emergencia Municipal de Lepe mantuvo un encuentro para analizar la situación de la localidad, después de que el Servicio Andaluz de Salud actualizara los datos relativos a la pandemia en Lepe, que arrojan una incidencia acumulada de 1.509,2 casos por 100.000 habitantes (con 414 casos positivos en los últimos 14 días, de los que 261 se han registrado la última semana).

Las cifras de contagio, que se mantienen en estándares similares en buena parte de la comarca costera, y que han obligado al cierre perimetral del municipio, así como de la actividad no esencial y la hostelería, son las más altas registradas en la localidad desde el inicio de la pandemia.

El ejemplo de Lepe

La situación ha provocado el cierre hasta el próximo 3 de febrero de los dos institutos de enseñanza secundaria de Lepe, que pasarán a la modalidad de docencia telemática; así como el comité del Plan de Emergencia Municipal ha respaldado la solicitud de algunas AMPAs y equipos directivos de centros escolares leperos, pidiendo igualmente a las autoridades sanitarias y educativas el cierre de las aulas y la enseñanza presencial, hasta que desciendan los niveles de contagio.

En Isla Cristina, Villalba o Ayamonte también ha habido movimientos en este sentido.

Es otra muestra de la grave situación que se vive en los centros escolares. Una petición que se extiende poco a poco por muchas localidades de Huelva, sometidas no solo al cierre perimetral sino a restricciones de actividades no esenciales, como comercio y hostelería.

Las ampas piden adecuar los centros para conciliar educación y seguridad sanitaria

La Confederación Española de Asociaciones de Madres y Padres del Alumnado por la Educación Pública (CODAPA) ha pedido a la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) la mejora de las instalaciones educativas y los servicios socioeducativos, especialmente ante la virulencia de la tercera ola de la pandemia.

De igual manera, ha reclamado a la FAMP su apoyo para impulsar el desarrollo de un plan de sostenibilidad en los centros educativos que avance en su eficiencia energética y garantice el confort de la comunidad educativa en las instalaciones.

La CODAPA ha insistido también en la cesión de instalaciones municipales que permitan hacer desdobles, dar clases de educación física y aquellas actividades que mejoren el bienestar del alumnado ya sean dentro horario escolar o como actividades extraescolares de centros educativos o AMPA.

En cuanto a la ventilación de las aulas, han resaltado que esas medidas de ventilación y la climatología desfavorable dificultan mantener una temperatura adecuada, por lo que han reclamado soluciones para mantener las condiciones de protección frente a los contagios que ayuden a paliar el frío actual y el previsible calor del verano.

En cuanto a las actividades extraescolares, FAMP y CODAPA han reconocido que muchos centros educativos han dejado de ofertar actividades extraescolares para cumplir los protocolos Covid en sus instalaciones. Sin embargo, defender la escuela pública implica dotarla de servicios complementarios que garanticen la conciliación de las familias. Por tanto, desde el ámbito local se puede facilitar la conciliación de las familias y la práctica de actividades que ayuden a combatir el sedentarismo y la limitación de la socialización provocada por las medidas para evitar contagios. Actividades extraescolares y deportivas se pueden desarrollar con planes de empleo local.

En este análisis del inicio del curso tras las vacaciones navideñas, la CODAPA ha abogado por fortalecer el diálogo entre la administración, especialmente de Educación y Salud, y la comunidad educativa. En su defensa de un modelo educativo presencial pero con garantías, la Confederación ha pedido potenciar el papel del Consejo Escolar Local, la herramienta para dar voz a toda la comunidad educativa.

Estos consejos sirven como herramienta para analizar la situación pormenorizada de cada centro y de cada municipio y facilitan que las medidas que se tengan que tomar para conciliar la educación y la seguridad sanitaria respondan a cada caso concreto.

En esta reunión también se ha tratado el estado de las escuelas rurales y se ha resaltado su papel educativo para evitar el despoblamiento de muchas zonas. “Estas escuelas se han de proteger y dotar de los recursos necesarios para la vertebración territorial de la educación en el medio rural, teniendo en cuenta las peculiaridades de este entorno educativo y la necesidad de favorecer la permanencia del alumnado en el sistema educativo. Frenar la despoblación con medidas de discriminación positiva que garanticen el ejercicio del derecho a la conciliación familiar con servicios y actividades complementarias gratuitas”, han destacado Villalobos y Vázquez.

Crece el clamor para cerrar la actividad escolar... y Educación avisa: "el miedo no es excusa"