lunes. 20.05.2024
El tiempo

Desmadre en La aldea de El Rocío por el incremento de los botellones y fiestas particulares

La Policía Local achaca a la falta de efectivos la imposibilidad de controlar los desfases en los tres núcleos de población: Almonte, El Rocío y Matalascañas.
Desmadre en La aldea de El Rocío por el incremento de los botellones y fiestas particulares

Las fiestas y los botellones en El Rocío cabalgan sin control después de que la Policía Local reconozca la falta de efectivos para desactivar los desmadres que se producen en los tres núcleos de población que tienen que controlar: Almonte, El Rocío y Matalascañas. En concreto, en ocasiones, sólo dos patrullas están disponibles para cubrir zonas urbanas separadas por 33 kilómetros de distancia y en las que los 24.000 habitantes de su censo se multiplican por diez con la llegada del verano.

 La necesidad de resarcirse tras un periódico de confinamiento y restricciones ha provocado que se desboque  el número de fiestas privadas. El Rocío no está siendo ajeno a esta realidad en todo el territorio español. Ya en este arranque del fin de semana se han vivido tensiones entre sus residentes con intereses que, en ocasiones, parecen tan antagónicos como descansar y divertirse. 

    Entre tanto, la falta de efectivos policiales ha generado un desmadre y los vecinos aseguran estar hartos de esta situación.

     Vecinos consultados por este periódico indicaron que cuando sufren ruidos indeseables y los agentes hacían acto de presencia surtía un efecto disuasorio, se bajaba el volumen de la música y las reuniones en las casas parecían tomar conciencia de que había que “respetar el descanso de los vecinos”. Ahora llamas de manera insistente y no hay forma de que nadie acuda. 

En las redes sociales algunos vecinos denuncian que han llamado “a los municipales”, porque en la casa colindante no dejan de estar de fiesta “desde el 1 de agosto las 24 horas” con “botellón en toda la calle” y “no todo es el mundo está de vacaciones. 

     La Policía Local de Almonte es consciente de esta situación y en el perfil no oficial del cuerpo han achacado el desenfreno social a la falta de “efectivos”, fruto de estar “cansados física y psicológicamente”. En este sentido, indicaron que, tradicionalmente en los tres núcleos de población (Almonte, El Rocío y Matalascañas), prestaban servicio 7 u 8 patrullas, mientras que ahora hay 2 o 3 en muchas ocasiones. En este sentido, apuntaron que "contábamos con más de 20 convenios de colaboración para poder dar esa cobertura y a día de hoy solo  con cuatro".

     Desde el sindicato SPPME-A de Almonte, “invitamos a las asociaciones de vecinos que quieran saber de la situación actual del colectivo de esta Policía, que se reúnan con nosotros, estamos a vuestra disposición para trasladarles el día a día de estos incansables trabajadores, que dan el todo y más por mantener la pacífica convivencia ciudadana  y el orden en nuestro municipio”.