lunes. 26.02.2024
El tiempo

El Defensor del Pueblo corrobora el deterioro de la sanidad y la salud de los pacientes

La sexta ola de Covid acentuó las deficiencias del sistema sanitario y conllevó el colapso de la Atención Primaria por la “acumulación de las tareas asistenciales y la vigilancia epidemiológica”. Huelva no fue una excepción y la situación se vio agravada por el déficit de infraestructuras sanitarias.
El Defensor del Pueblo corrobora el deterioro de la sanidad y la salud de los pacientes

El Covid continúa presente en nuestras vidas diarias y la sexta ola acentuó las deficiencias del sanitario conllevó el colapso de la Atención Primaria por la “acumulación de las tareas asistenciales y la vigilancia epidemiológica”. Huelva no fue una excepción y la situación se vio agravada por el déficit de infraestructuras sanitarias.

     Esta es una de las conclusiones alcanzadas por el Defensor del Puerto que advierte que ese primer eslabón de la cadena entre el paciente y su médico evidencia “la saturación de los servicios, al igual que ocurre en el nivel de atención especializada y hospitalaria”. Factores todos ellos que han socavado la calidad de nuestro sistema sanitario y dificultando el para continuar prestando una atención ordinaria a los pacientes”. Por consiguiente, el Defensor ve imperioso que “las administraciones registren la carga real que soportan los profesionales sanitarios, médicos y enfermeras, más allá de la carga nominal que recoge el cupo de pacientes asignados”. 

     Los sindicatos médicos llevan desde el inicio de la pandemia alertando de esta situación en la Comunidad andaluza y ahora esta institución independiente muestra su “extrema preocupación por la excesiva carga asistencial” que soportan los facultativos médicos, lo que inevitablemente redunda en una merma de la calidad sanitaria, comprometiendo “hasta la seguridad de la atención que prestan a sus pacientes, además de incrementar el riesgo para su propia salud”. 

     En Huelva estos recortes se evidencia aun más por la falta de infraestructuras sanitarias como es la ausencia del hospital materno infantil y los tres Chares de la provincia que continúan sin avances o, como en el caso del correspondiente al Condado, sin ponerse ni tan siquiera la primera piedra. 

     Diego Mora, presidente de la Asociación Onubenses Unidos por una Sanidad Pública de Calidad (ONUSAP) ensalza el “diagnostico certero del defensor” que, a su juicio, refrenda las reivindicaciones que han venido desarrollando en los últimos años desde la entidad que representa.

     Para este médico, que ejerce en la UCI del Juan Ramón Jiménez, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya ponía sobre la mesa la necesidad de reforzar la atención primaria. Pero lo más grave es como en los últimos años “las listas de espera” para las enfermedades graves como el cáncer, cuyo diagnostico precoz es clave para garantizar la supervivencia del paciente, son “indecentes”. En este sentido, Mora cuestiona las cifras oficiales pues se deriva la privada a los pacientes” con patologías menos severas.

     Para corregir esta situación el responsables de ONUSAP reclama invertir más dinero de los fondos de recuperación económica europeos. “En España se invertirán 1.000 millones, mientras que, en Italia, un país con un sistema sanitario parecido al nuestro se invertirán 15.000 millones de euros, quince veces más”.

     Por otra parte, Mora ve necesario una “voluntad política decidida” para invertir en Sanidad pública y que está no quede como un “mero servicio de beneficencia”. Para ello y de cara al futuro apunta a la necesidad de que se amplíe los cupos de la Universidad de Medicina puesto que, actualmente, “es necesario sacar un 13 o un 14 en selectividad para ingresar el ellas dejando fuera a muchos estudiantes vocacionales”. En este sentido, el médico del Juan Ramón revela que “en los próximos años un 30% de los sanitarios se jubilará en los próximos años y no podrán reponerse por falta de relevo.

   Los enfermos de Cáncer, los mayores damnificados

     El Defensor del Pueblo se hace eco de diversos informes que revelan que los enfermos de cáncer han sido los mayores damnificados del debilitamiento del sistema sanitario al producirse un descenso del número de patologías detectadas que tiene como correlación al impacto del Covid-19 en nuestra Sanidad.

     En sintonía con ello reclama “recuperar lo antes posible una atención normalizada… no sólo para una detección de los posibles casos de enfermedad grave, sino también en consultas externas y pruebas diagnósticas”. 

Por otro lado, el Defensor ve perentorio una “reorganización de los recursos asistenciales y de los profesionales para la atención los pacientes Covid”. Asimismo, detalla que las citas telefónicas han limitado el contacto personal entre el paciente y el profesional con el perjuicio y dificultades que ello conlleva en el diagnóstico.