lunes. 17.06.2024
El tiempo
Minería

Atalaya Mining y CSIC monitorean la mina para prevenir deformaciones del terreno

Atalaya Mining y CSIC ponen en marcha el proyecto STONE en Riotinto. El objetivo es mejorar el control de la estabilidad de todos los terrenos e infraestructuras operativos de la mina. Establece un seguimiento de las potenciales deformaciones del terreno que puedan ocurrir en el entorno minero.
Trabajos en la mina de Riotinto
Trabajos en la mina de Riotinto
Atalaya Mining y CSIC monitorean la mina para prevenir deformaciones del terreno

Atalaya Mining y CSIC ponen en marcha el proyecto STONE en la explotación minera. Se trata de un innovador proyecto para implantar un sistema de monitoreo en la mina de Riotinto que integra dos técnicas pioneras a nivel internacional, según ha informado la compañía en su Boletín.

https://twitter.com/i/status/1630951759987240961

Este proyecto aporta garantías de seguridad en una zona que alberga las presas de residuos mineros más importantes de Europa. Y de paso da cumplimiento a uno de los condicionantes técnicos impuestos a la mina para su puesta en funcionamiento y ampliación operativa.

Balsas de residuos mineros de Riotinto
Balsas de residuos mineros de Riotinto

El equipo de Atalaya y un grupo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), trabajan así en el desarrollo de este nuevo proyecto de innovación.  Básicamente, se trata de instalar en la mina de Riotinto un sistema de monitoreo geotécnico, en el cual se integran dos técnicas de control y que se convertiría en el más avanzado a nivel internacional.

El objetivo es mejorar el control de la estabilidad de todos los terrenos e infraestructuras operativos de la mina, redundando así en una operación más segura.

Concretamente, el nuevo sistema aplicará de forma simultánea las técnicas de interferometría radar de satélite y de ruido sísmico ambiental, buscando obtener resultados en tiempo casi real. “Si conseguimos los resultados esperados, estas técnicas pioneras podrían ser un punto de inflexión en las prácticas de monitorización actuales, no solo en el sector minero, sino en cualquier gran infraestructura de ingeniería o en riesgos naturales y antrópicos”, indica Montserrat Torné, investigadora del CSIC en el Instituto de Geociencias de Barcelona.

Gracias a la colaboración entre ambas entidades, se está más cerca del objetivo, que es establecer un seguimiento de las potenciales deformaciones del terreno que puedan ocurrir en el entorno de la mina. “Aunque utilicen fuentes de energía distinta (luz y sonido), ambas son técnicas interferométricas. Es decir, comparan señales de un intervalo de tiempo de una determinada zona para detectar cambios en el subsuelo o las superficies ligadas a este”, explica Torné.

Hacia una minería inteligente

Este proyecto nos acerca a la minería del futuro, una minería inteligente (4.0) que implica el uso de las tecnologías de vanguardia de manera integrada, para conseguir una gestión eficiente del proceso productivo, ahorrar energía y proteger a las personas y al medio ambiente, dice la compañía que opera en Riotinto y tiene en estudio varios proyectos más en la zona y otros municipios vecinos.

“Aplicar las mejores técnicas disponibles en los diferentes ámbitos de actuación en una mina ha sido y es el ADN de Atalaya. El proyecto STONE está enmarcado en otro proyecto más general, que hemos bautizado como MINERVA, y que va a aportar los máximos estándares de seguridad en todas las instalaciones de la compañía, con especial hincapié en los depósitos de estériles”, destaca Susana Rodríguez, responsable del área de Geotecnia y Topografía en la mina de Riotinto.

Comentarios