jueves. 29.02.2024
El tiempo

CCOO y UGT condenan los ataques neofascistas contra la sede del sindicato italiano CGIL

La sede sindical de CCOO en Huelva ha enviado un comunicado en el que condena enérgicamente los ataques sufridos el pasado sábado contra la sede del CGIL en Roma por parte de un grupo neofascista que protestaba contra la implantación del pasaporte covid.
CCOO y UGT condenan los ataques neofascistas contra la sede del sindicato italiano CGIL

La sede sindical de CCOO en Huelva ha enviado un comunicado en el que condena enérgicamente los ataques sufridos el pasado sábado contra la sede del CGIL en Roma por parte de un grupo neofascista que protestaba contra la implantación del pasaporte covid.

"Desde CCOO queremos expresar nuestra repulsa a estos ataques porque es una agresión a la democracia y a los valores que defendemos los sindicatos" ha enfatizado la secretaria general de CCOO Huelva, Julia Perea. Por ello, "los compañeros y compañeras de Huelva queremos mostrar nuestra solidaridad con la CGIL frente al ataque fascista que ha sufrido y compartimos  la exigencia, como ha expresado su secretario general,  de que se disuelvan las organizaciones que reclaman el fascismo, como Forza Nuova, convocante de la manifestación e instigadora del asalto a la sede sindical".

El sindicato ha asegurado que "en Italia, la acción de la CGIL ha sido fundamental para garantizar el derecho a la salud de las personas trabajadoras. Por ello, a partir de hoy, 15 de octubre, es obligatorio presentar el 'Green Pass' (pasaporte verde) para acceder al lugar de trabajo. En caso de no aportar la documentación requerida, la persona trabajadora no podrá incorporarse a su puesto perdiendo el salario correspondiente, pero no podrá ser objeto de despido por esa causa".

Por todo ello, es necesario, ha aseverado Perea, "exigir a las fuerzas políticas democráticas que hay que luchar contra la ultraderecha que fomentan violencia, odio, desestabilidad democrática y de convivencia ciudadana".

Y es que como reitera el sindicato en el manifiesto que se leerá mañana "estos ataques recuerdan peligrosamente a los ataques del fascismo italiano y la violencia que ejercieron contra los sindicatos y las Cámaras del Trabajo entre 1920 y 1922 y que supusieron agresiones, torturas y la muerte de sindicalistas. Cien años después resurge el fascismo en Italia, esta vez bajo la bandera del negacionismo a las vacunas y el rechazo a la obligatoriedad del Green Pass, o certificado covid de vacunación o resultado negativo de PCR".

"Queremos que nuestros compañeros y compañeras italianos sientan que le mostramos nuestro apoyo y exigiremos se exigirá no más fascismos y reafirmar la centralidad del trabajo, al tiempo, dar un mensaje de aviso del resurgimiento de movimientos de ultraderecha que quieren atentar contra la democracia y los derechos de los trabajadores y trabajadoras", ha subrayado la secretaria general de CCOO Huelva.

UGT se une a la condena

Bajo el lema #Maipiufascismi #NoMásFascismo, la Unión General de Trabajadoras y Trabajadores se une a la condena del asalto la sede confederal del sindicato italiano CGIL en Roma. UGT asegura que "los mensajes de odio que se lanzaron contra nuestro sindicato hermano en Italia y contra su secretario general, Maurizio Landini, nos retrotraen a épocas violentas cuando el fascismo italiano ejerció la violencia contra los sindicatos y las Cámaras del Trabajo hace exactamente cien años".

"Por desgracia, y tras un siglo de lucha por los valores democráticos, los sindicatos de clase en Europa vemos resurgir estos comportamientos ideológicos totalitarios en todo el continente, estigmatizando a migrantes, mujeres, personas LGTBI o la negociación colectiva, negando el cambio climático y, en definitiva, cuestionando la paz y la democracia".

Con esta concentración desde UGT Huelva queremos mostrar nuestra solidaridad con la CGIL y con la clase obrera italiana, apoyando la manifestación sindical unitaria antifascista de Roma de mañana. Es necesario que todas las organizaciones e instituciones comprometidas con la democracia levanten su voz ante lo ocurrido en Italia y se posicionen firmemente frente al odio y la violencia de los movimientos de ultraderecha. Los gobiernos deben también estar a la altura de la grave amenaza que supone el avance de la ultraderecha en todo el mundo y tienen que condenar sin medias tintas también a los gobiernos ultraderechistas que existen en la actualidad en Europa, América Latina y otras partes del mundo.