lunes. 20.05.2024
El tiempo

Quino Maján: "Estoy muy orgulloso de haber seguido la profesión de mi bisabuelo, mi abuelo y mi padre"

Joaquín Maján Velasco, ‘Quino’ nuestro invitado de hoy a esta serie de entrevistas en tiempo de pandemia, lo cual es todo un honor, pues sin lugar a dudas es de los letrados de más prestigio de nuestra provincia.
Quino Maján: "Estoy muy orgulloso de haber seguido la profesión de mi bisabuelo, mi abuelo y mi padre"

Joaquín Maján Velasco, ‘Quino’ nuestro invitado de hoy a esta serie de entrevistas en tiempo de pandemia, lo cual es todo un honor, pues sin lugar a dudas es de los letrados de más prestigio de nuestra provincia.

Quino nace en Huelva en enero del año 1960, sus estudios de primaria los realiza en el Colegio Público San Fernando. Cursó estudios de bachillerato en el Instituto Alto Conquero. Es licenciado en Derecho y especialista en Derecho Privado, en la Universidad de Sevilla. Está dado de alta en el Ilustre Colegio de Abogados de Huelva desde hace 34 años y ejerce como abogado, dedicándose fundamentalmente a la rama del Derecho Laboral.

Quino, al que le tengo un gran aprecio, es de esas personas entrañables que te encuentras en la vida, con alto sentido del humor y de la amistad, optimista por naturaleza, solidario, trabajador, fiable, más de Huelva que un choco, recreativista por los cuatro costados, aficionado al mundo del toro, buen contertulio y conversador, y desde luego muy buena gente.

Cuando lo llamo para realizar esta entrevista acepta del tirón, aunque cuando acabo me dice, "¡vaya preguntitas!" y la verdad es que no sé el motivo, pero tampoco se lo pregunté.

¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo?

Creo que la respuesta que te voy a dar ya ha sido hecha por mucha gente, pero realmente, la situación que estamos viviendo es de las peores, salvo guerras o hecatombes naturales que un ser humano pueda vivir. Iniciamos la pandemia confinados, encerrados, sin podernos mover, tristes y dolorosos.

Hospitales hasta no poder más, sanitarios extenuados y, sobre todo, muertes de gente conocida o no, es igual. En fin, situación muy mala y, ahora, expectante de lo que está ocurriendo.

¿Crees que habrá más olas de contagio?

Actualmente, y según nos dicen y parece ser, estamos saliendo de la quinta. ¿Por qué no una sexta?. Según escucho y leo, creo que habrá una sexta ola, aunque tengo esperanzas de que, con las vacunaciones, esto llegue a su fin.

¿Cómo crees que cambiará la vida después de la pandemia y, sobre todo, en el mundo de la abogacía?

En la vida, todo pasa y, espero, que algún día esto se normalice, pero llevo mucho tiempo escuchando y, muchas veces lo que han llamado 'estado de la normalidad’. ¿Llegará?

En el mundo de la abogacía, decirte que, hemos sido trabajadores profesionales que, aunque no nos hayan calificado como esenciales, hemos seguido prestando servicios a personas que lo han necesitado, recordemos las situaciones de incertidumbre, que se crearon con los ya sabidos ERTES, así como llamadas, consultas de empresas y trabajadores, que se encontraban sin saber por dónde dirigir sus posturas o sus planteamientos. Creo con ello, por la falta de criterios uniformes y consensuados de los responsables políticos al respecto, añadiéndose además, los múltiples reales decretos dictados y llevados a efecto por parte del Gobierno de España.

Hay una cuestión, creo que importante para el mundo de la abogacía, cual es la implantación de métodos telemáticos, incluso, para celebrar vistas judiciales, con lo cual no estoy en absoluto de acuerdo, tales como presentar o solicitar ante organismos de la Administración de Justicia, o de la Administración pública, citas para realizar actos procesales o no, que siempre fueron presenciales. Creo, aunque no lo comparto, que esto que te he comentado está para quedarse.

¿Qué es lo que más te ha dolido de estos meses de pandemia?

Sobre todo dos cosas: primero, estar sin contacto con la gente que quiero, incluso lejos de ella, aunque fundamentalmente por la cantidad de fallecidos. Y, la segunda, la incertidumbre y desasosiego que hemos tenido y que aún seguimos viviendo, aunque estemos vacunados.

¿Qué proyectos tienes para el futuro?

A mi edad, tampoco es mucha, pero aún tengo algún que otro proyecto, pero son muy simples: seguir trabajando y que mis hijos sigan estando formados profesionalmente y desarrollando su actividad de forma honrada y seria. Tan solo me queda uno, Carlos, que espero que próximamente saque sus oposiciones. 

Proyecto es seguir viviendo muchos años junto a mi mujer, Mariola y ser, o intentar hacer bien y, por supuesto, ser feliz.

¿Cómo ves el papel que están desempeñando medios de comunicación y redes sociales ante esta pandemia?

Auténtico caos, tanto en medios de comunicación, como en redes sociales.  Un día una cosa y, otro día, otra. La verdad, papel nefasto, sin criterios uniformes, adecuados, confusiones, opiniones totalmente contradictorias según de dónde vienen, en fin, nada de nada.

¿Qué te parece el comportamiento de políticos en general ante esta crisis sanitaria y económica?

El comportamiento político, no soy nadie para opinar de ello, decirte que, el mundo entero, ha estado sometido a esta situación de la cual hablábamos antes. 

Cada país, cada ciudadano, puede tener su opinión al respecto. Sin embargo, la mía, es que creo que es muy difícil manejar todo esto de una forma, que satisfaga a todos. Unos diremos que todo ha sido perfecto, otros que regular y, el resto, mal. En definitiva, es difícil opinar en relación al comportamiento político relativo a la pandemia No sabemos, ni nunca lo haremos, el conocer cómo la cuestión sanitaria haya podido ser tratada por otro tipo de políticos.

Con respecto a la crisis económica, a la vista está, de que nos encontramos ante unos momentos que pueden ser históricos para nuestro país, pero en este sentido, tardaremos unos años en volver a empezar a que, en España, se vuelva a reír y tengamos al ciudadano realizando su actividad profesional y, en consecuencia, menos desempleo del que actualmente, y de forma desgraciada, padecemos.

¿Qué necesita Huelva para despegar de una vez?

Fundamentalmente, que la gente de Huelva, “la queramos más”. Entre ellos, yo. Deberíamos saber dónde estamos y de dónde venimos. Aunque pueda ser irrespetuoso con algunos onubenses “de pro”, no solo hay que estar en los veranos de Punta Umbría, Mazagón, Matalascañas, El Portil, Isla Cristina, Canela, etc., en las Fiestas Colombinas con los toros o en la Virgen de la Cinta, con nuestros apreciados jamones o, por supuesto, con mi querido Recre, y el de mi familia.  Hemos de ser onubenses todo el año.

A nivel de inversión en nuestra provincia, poco o nada te puedo decir. La verdad es que no tengo conocimiento de qué se está haciendo, fundamentalmente en la capital, que mejore infraestructuras de tipo alguno.

A modo de ejemplo, llevo escuchando años, y creo que no lo veré, la edificación de la Ciudad de la Justicia, cuestión política, cuestión de presupuestos o no sé qué cuestión. Pero bueno, somos como somos y orgullosos de ser de onuba.

Y, tres preguntas en una, ¿qué recuerdos guardas de tu vida profesional, de tu etapa en el Recre y de tu infancia?

En mi vida profesional, en la cual llevo 35 años, y sigo en ella, solo y tan solo he tenido o me han dado grandes satisfacciones. Indudablemente, algunos momentos malos, pero tuve la suerte de tener a un gran maestro de la profesión, prestigioso letrado en Huelva, mi padre Quino ya fallecido. Esta profesión, aunque hay comentarios contrarios al comportamiento de ella, en la que pagamos muchas veces justos por pecadores, es realmente ilusionante y muy gratificante, con lo cual estoy muy orgulloso de haber seguido la profesión de mi bisabuelo, mi abuelo, mi padre, además de mi tío Javier y mi hermano Juan, compañero de despacho.

De mi etapa del Recre, y siguiendo la tradición familiar, mi abuelo Joaquín 'El niño de Cai', buena banda izquierda, fue secretario y presidente del Club; Mi padre lo fue en dos etapas, una de ellas en ascenso a Primera División, siendo presidente Pepe Martínez Oliva. Yo fui secretario en otras dos: una, siendo presidente Miguel Galardi, épocas malas y, posteriormente, del primer Consejo de Administración cuando el Club se constituyó en Sociedad Anónima Deportiva, siendo presidente Pepe España.

En relación a mi infancia fui un chico normal, de clase media, estudiante también normal, disfruté con mis padres y hermanos de los veranos en la playa y me sentí querido por mi padre y mi madre, que entiendo, me dieron una educación adecuada. Pasé, desde los once años, en colegios propios y adecuados a la época, pero siempre feliz. A los 17 años marché a Sevilla, a un colegio mayor, para cursar mis estudios de Derecho en esa ciudad. Mi adolescencia acabó cuando me fui a cumplir el Servicio Militar a Las Palmas de Gran Canaria.

¿Cómo fue la historia del ascenso del Recre en los despachos?

Fue una noche de agosto, en plenas Fiestas Colombinas. El Recre, un día antes, jugaba un partido en Lepe, con el San Roque. Recuerdo que estábamos allí Paco Mendoza, Michael Dumois, Emilio de la Riva y yo. Ya se rumoreaba el posible descenso del Mérida y de otro equipo que no recuerdo (el Logroñés). Michael nos dijo a Emilio y a mí, él como Consejero Delegado de la entidad, que a la mañana siguiente, nos íbamos a Madrid a La Liga, al objeto de estar presentes en las deliberaciones, que se producían a esas altas horas de la noche, sobre descensos por cuestiones económicas. La verdad, fue increíble. Una noche de muchísimo calor, recuerdo que el que era presidente del organismo, un tal Pedro Tomás, nos preguntó que qué hacíamos allí y le comentamos que estábamos para ascender. Aquello fue la bomba y, más aún, encontrándose Huelva en plenas Fiestas Colombinas.

¿Cómo ves la situación actual del Recre?

Inesperada, increíble, desconcertante, pero bueno. Situación que todos y cada uno de los recreativistas de siempre hemos de asumir y seguir apoyando a nuestro Club de toda la vida, ya juguemos con el Cartaya, Gerena, Conil, Utrera, etc. ¡Qué más da! Siempre, ¡Viva el Recre!.

Espero y deseo que esto sea una situación pasajera y que pronto volvamos al mismo sitio que creo que Huelva merece.

¿Entiendes a los antitaurinos?

Yo entiendo muchas cosas, pero indudablemente, a los antitaurinos, ni los entiendo, ni los comprendo. Eso sí, respeto. Pero, al igual que se les respeta, que respeten ellos a los taurinos, es decir, que dejen de asaltar ruedos y exponer imágenes que a nadie le gusta. Es tan fácil como, al que no le guste los toros, no acuda a los espectáculos taurinos. Por mucho que quieran, la fiesta de los toros, seguirá viva en muchísimas partes de España, le pese a quien le pese.

¿Quiénes son o han sido tus referentes?

En lo profesional, mi padre. 

Quino, que ha sido una gozada echar un ratito de charla contigo y que espero verte pronto montado en la bicicleta, señal que estarás en plena forma para tal actividad que tanto te gusta