lunes. 11.12.2023
El tiempo

Pepelu Bonaño: "A veces los propios onubenses nos convertimos en el principal freno de Huelva"

La primera vez que Pepelu salió en televisión fue con 16 años junto al incombustible Pepe Salas, en CNH, en el programa 'El Dominguero'. Hoy, 11 años después charlamos y hacemos balance de nuestra Huelva.
Pepelu Bonaño: "A veces los propios onubenses nos convertimos en el principal freno de Huelva"

Nuestro invitado de hoy a esta serie de conversaciones en tiempo de pandemia, es un compañero de trabajo. Todo un lujo para esta tierra, le encantan sus tradiciones, costumbres y señas de identidad, es más de Huelva que un choco, rociero, cintero, semanasantero, recreativista, carnavalero, aventurero, cordial, optimista, con las ideas claras, servicial, simpático, alto sentido de la amistad y un profesional como la copa de un pino. 

Me estoy refiriendo a José Luis Bonaño Serrano, aunque todos le llamamos Pepelu. Nació en Huelva el 12 de mayo de 1993. Estudió periodismo y comunicación en la universidad de Sevilla. Especializado en periodismo digital y redes sociales. Cómo no, socio del Recre desde pequeño y amante de las tradiciones de Huelva. La primera vez que salió en televisión fue con 16 años junto al incombustible Pepe Salas, en CNH, en el programa 'El Dominguero'.

A partir de ese momento fue creciendo y aprendiendo bajo la sombra de Pepe hasta que finalizó sus estudios en Huelva, concretamente en el Colegio Colón HH Maristas y se marchó a Sevilla a la universidad. Posteriormente, salió a Madrid en busca de trabajo ya que aquí todo lo que había era a través de colaboraciones gratuitas.

Allí encontró la oportunidad de realizar y dirigir un documental, trabajó como portadista y redactor en el diario digital La Información, fue colaborador de Movistar + y de COPE, profesor de un taller en el Máster de ABC y por último, formó parte del gabinete de comunicación del Arzobispado de Madrid; donde ocupó el puesto de responsable de fotografía y edición audiovisual. Además del fotógrafo personal del cardenal Carlos Osoro.

Pero llegó el momento de retornar a sus orígenes y es que el amor por Huelva seguía ahí, por lo que dejó todo para volver sin tener garantizado nada.

En la actualidad  trabaja como redactor en diariodehuelva.es, como asimismo reportero y presentador ocasional en Huelva TV. Pues bien, ya conocen un poquito más a Pepelu, el cual me recuerda y mucho a mi, con su edad, lo cual ya se lo contaré a él en otra ocasión.

Ahora vamos a charlar para que los lectores de diariodehuelva.es puedan conocer las opiniones de Pepelu y comenzamos así :

P- ¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo?

R- Es un toque de atención a nuestra forma de vivir. Nos hemos acostumbrado a vivir sin parar, de un lado a otro. Sin prestar atención a lo importante. Y de repente, en este ritmo tan vertiginoso en el que nos movemos, todo se para de golpe. Pandemias siempre ha habido y siempre las habrá. El problema viene con nosotros, que nos creemos invencibles. Y mira, no somos nada.

P- ¿Cómo crees que cambiará la vida después de la pandemia?

R- La vida volverá poco a poco a su ritmo habitual pero nos dejará secuelas. Son muchos abrazos y besos que se han quedado por el camino y eso también ha afectado a nuestra forma de relacionarnos. Quizás sea una paradoja lo que voy a decir pero todo volverá a ser como antes… Sin llegar a serlo del todo. 

P- ¿Has pasado miedo en algún momento? 

R- Por mí no. No sé si es por esa falsa seguridad que tenemos los jóvenes en afrontar las cosas que nos ocurren. Sin embargo si he pasado miedo por mis padres y por mis abuelos. Sobre todo por ellos. Nunca podría perdonarme perderlos por una inconsciencia mía o por un desliz. Eso jamás. Hay que mirar siempre por nuestros mayores que os lo han dado todo. Y se lo merecen todo.

P- ¿Qué proyectos tienes para el futuro?

R- No te podría decir. Si algo me ha enseñado esta experiencia es la de vivir el día a día. Claro que tengo expectativas e ideas en la cabeza pero ya se verán en su debido momento. Lo único que le pido a Dios es poder seguir disfrutando de mi profesión y de los míos.

P- ¿Qué es lo que has echado de menos en estos once meses que llevamos pandémico? 

R- A nivel general, claridad al timón del barco. Han sido meses muy duros y sin embargo parecen que ‘los de arriba’ nos toman por idiotas. Un día, se dice una cosa. Y al día siguiente, otra. Es vergonzoso. Que no nos vengan a vender que están haciendo las cosas bien porque es un auténtico desastre. Y en vez de sumar juntos, seguimos con el ‘y tú más’. Así seguiremos siendo los últimos de la fila.

A nivel personal, he echado de menos muchos momentos con mi gente. Al final, la vida son vivencias. Y por muy bien que lleves estar entre cuatro paredes, el cuerpo te pide vida social. Pero bueno, ya habrá tiempo para recuperarlo todo. Lo primero es la salud.

P- ¿Qué crees  le falta a Huelva para despegar de una vez por todas? 

R- Que Huelva se lo crea. Muchas veces nos quejamos de que no hay políticos o instituciones a la altura de lo que ofrece esta provincia (en ocasiones con razón) pero, aunque duela decirlo, a veces nos convertimos los propios onubenses en el principal problema y freno de Huelva.

He vivido varios años fuera de Huelva y siempre volvía cuando podía. Y en esas idas y venidas, te das cuenta que muchas veces se valora más a Huelva fuera de ella que dentro de sí misma. No hablo de utopías o de palabras hechas. Hablo de realidades.

Debemos de tener un poco más de amor propio por lo nuestro aunque realmente, valoras lo que tenemos cuando te vas. Y si me apuras, cuando te vas y ansías volver; pero no puedes. Cuántas veces habré podido oir en Madrid, por ejemplo, aquello de “ojalá pudiera volver a Huelva”… Huelva tiene mucho que ofrecer y mucho talento en ella. Pero desgraciadamente, se ha visto obligado a salir fuera en busca de oportunidades. Ojalá se apueste por recuperar dicho talento. Si nos lo creyéramos… Seríamos los primeros de la fila. Lo tenemos todo.

P- Pepelu, ¿qué te parece la actuación de los políticos en general ante esta pandemia?

R- Desastrosa. Se ha demostrado una vez más que la clase política de este país no está a la altura de las circunstancias. Y hablo de un lado y del otro. Si España sale fuerte de todo esto, será gracias a su gente. 

Evidentemente no se puede generalizar. Hay siempre excepciones afortunadamente, pero en mi opinión, suspenso generalizado.

P- ¿Qué supone para ti la falta un año más del Rocío, Semana Santa y otras tradiciones nuestras?

R- Un dolor tremendo. Huelva, como dijo una persona y pregonero al que admiro mucho, es un círculo perfecto. Es Semana Santa, Rocío y Cinta. Pero también se mueve al 3x4 de su carnaval y vive con pasión sus Colombinas. Cada fiesta que se suspende, arranca un pedazo de su corazón… Y del de los que amamos a Huelva. 

No podría decirte si echo de menos más un paso de palio andando o el olor a jara y romero del camino rociero. Ojalá todo esto nos sirva para impulsar y valorar más lo nuestro.

P- ¿Qué significa dar un pregón y cuál es el que te gustaría que te propusieran?

R- Dar un pregón es hablar con el corazón. Se puede dar un pregón por el simple hecho e exaltar algo, por supuesto. Pero cuando lo sientes de verdad, todo es distinto. A pesar de mi juventud, he tenido la suerte de haber dado ya varios y algunos de ellos muy importantes.

Fui pregonero de la Buena Madre, advocación marista, en el 200 aniversario de la propia presencia marista. Fui el primer pregonero juvenil de la Hermandad del Rocío de Madrid. He sido exaltador de la navidad de mi Hermandad de las Tres Caídas y de mi Hermandad del Rocío de Huelva. Además, de ser exaltador también de mi Hermandad del Sagrado Descendimiento en el Solemne Traslado del Señor.

Si la vida quiere que dé más pregones, los daré con el corazón en la mano siempre. Pero sin duda, si hay dos citas que guardo con ilusión desde siempre son la de la Exaltación a la Virgen del Amor, de la hermandad de las Tres Caídas y el Pregón de la Semana Santa de Huelva. Es a lo máximo que podría aspirar y moriría feliz si tengo la dicha algún año.

P- Pepelu, ¿cómo valoras el papel de los medios de comunicación en estos meses pandémico?

R- Los medios son fundamentales en estos tiempos de desinformación y de incertidumbre. Evidentemente, el periodismo debe estar acompañado de tres aspectos fundamentales: Rigor, profesionalidad y vocación de servicio.

En los tiempos donde la inmediatez prima sobre el rigor, los periodistas somos más necesarios que nunca. El problema es el intrusismo laboral. Cada vez hay más periodistas magníficos buscando trabajo y, a su vez, personas sin formación ocupando dichos puestos. No digo que muchos no valgan para ello. Al contrario. Pero si no regulamos todo esto, el periodismo está abocado a la mediocridad. Y eso mismo lo podemos ver en la propia valoración que tiene la sociedad en la prensa.

Esta pandemia nos está sirviendo para darnos cuenta que el periodismo es más necesario que nunca para combatir las ‘fake news’. No sé si se podrá colegiar algún día la profesión como otras (ojalá que sí), pero hace falta un control sobre los propios profesionaes. No todo lo que aparece en televisión o delante de un micro es periodismo.

P- ¿Y el de las redes sociales? 

R- Son vitales. Tienen sus cosas malas, obviamente. Pero a día de hoy lo son todo. Muy pocos consumismos prensa diariamente. Ya todas las visitas que reciben los medios se hacen a través de los propios enlaces que éstos comparten en redes. Se han convertido en el principal acceso a la información, con todo el riesgo que eso conlleva. Por eso tiene tanta importancia mi respuesta a la pregunta anterior.

Gracias tocayo. Me ha encantado echar este ratito de charla contigo, y decirte que en Pepe Salas has tenido a uno de los mejores comunicadores de Huelva, que espero verte ofreciendo esos pregones que tanto ansías, y desde luego que se vayan cumpliendo todos tus proyectos, pues madera de líder y de gran profesional del periodismo tienes hasta para regalar.