miércoles. 08.02.2023
El tiempo

Pepe Pulido: "Todos los días me dejo llevar por ese placer que es no tener nada planificado"

Pepe Pulido: "Todos los días me dejo llevar por ese placer que es no tener nada planificado"

Se acerca hoy por esta tribuna publica y me hace mucha ilusión, Pepe Pulido a quien conocí a través del mundo del carnaval a mediados de los años 80, y la verdad, es que siempre ha existido muy buena sintonía entre nosotros. 

Pepe que es una persona entrañable, cordial, conversador, observador, simpático, risueño, optimista, todoterreno, trabajador, aventurero, solidario, con alto sentido de la amistad, y, desde luego muy buena gente, nació en la segunda calle del Molino de la Vega y se crió en un barrio lleno de casas compartidas por varias familias. Durante su niñez recorrió todos aquellos lugares cercanos a su casa. Su padre tenia una taberna en esa calle y creció recorriendo las salinas, las cordelerías, las chatarrerías, la fabrica de losas y todos aquellos comercios que estaban situados en el Molino.

Siempre estaba relacionándose con las gentes, formando pandillas y creando  clubs donde se dedicaban a llevar a cabo guateques y demás. Alquilaban o pedían casas, las arreglaban, pintaban y allí hacían convivencias con las primeras reuniones de chicos y chicas del barrio, sobre todo en verano.

Empezó a trabajar muy joven, con 14 años, y con esa edad ya se propuso pensar en su futuro por lo que comenzó a estudiar por la noche para terminar el bachillerato y a trabajar por el día.

Sus primeras experiencias laborales fueron en oficinas y trabajando en diferentes tipos de empresas: empresa de provisiones a buques, ventas de automóviles, reparación de pequeños electrodomésticos y televisiones y así hasta que cuando cumplió 18 años, que lo contrataron en una empresa de instrumentación que se dedicaba al mantenimiento de las fábricas de Huelva.

Durante esa época estaba inscrito en el club parroquial de San Pedro y llevaba a cabo labores cristianas, pero también empezaba a aperturarse a la visión de las nuevas formas de llevar los colectivos, empezando a democratizar a aquellas asociaciones que eran clubs parroquiales, compartiendo ideas políticas y participando en debates para fomentar la nueva forma política que se empezaba a vivir en España.

Realizó el servicio militar en Ceuta, en un cuartel pequeño de transmisiones especiales, donde practicaban con radio, morse y teletipo que ya empezaba a despuntar en aquellos tiempos.

Comenzó a estudiar en la Escuela de Graduados Sociales, donde hizo el curso de acceso y primero de Graduado Social y a partir de ahí, le empezó a encantar los Recursos Humanos.

Cuando cumplió 30 años, lo contrataron en una de las empresas más importantes de Huelva, que también se dedicaba al mantenimiento industrial y que sus actividades abarcaban España y también a nivel Internacional.

La empresa le asignó la responsabilidad de los Recursos Humanos y la administración, ya que tenía experiencia para el desempeño de estas labores.

Esta empresa fue comprada por otra española con actividades a nivel Internacional y aunque su destino era la Delegación de Huelva, la Dirección de esta empresa contaba Pepe para llevar a cabo estudios de viabilidad en la compra de empresas o en la intervención de conflictos laborales.

Al ser una compañía con muchos trabajos en el extranjero, le asignaron la responsabilidad de administración, personal, financiera y fiscal de un proyecto en Colombia donde estuvo destinado tres años.

Al terminar el proyecto de Colombia le atribuyeron las responsabilidades de Auditor de las Sucursales Internacionales de su empresa, destino en el cual se jubiló.

Siempre ha estado trabajando en las responsabilidades de Recursos Humanos, Administración, Financieras y Fiscales.

Hace pocas fechas y después de mucho tiempo sin coincidir, me lo encuentro en la terraza del bar Suizo Chico, en la calle Marina de Huelva, lo que nos proporciona alegría a los dos, y le propongo echar un ratito de charla con él y realizar este trabajo periodístico, y, como no podía ser de otra manera, acepta y aquí está el resultado:

P. - ¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo? 

R. - Yo creo y me da la impresión de que hemos perdido, un poco, el sentido común, pero sobre todo, la capacidad de análisis y por ello es difícil hablar de lo que está sucediendo en el mundo, en España e incluso en nosotros mismos, ya que muchas veces, cuando analizo en profundidad la situación de algún determinado acontecimiento y cómo nos llega esa información, no queremos o no podemos hacer un análisis de la misma. Como siempre, y esto es una impresión mía, nos dirigen sin querer darnos cuenta de a donde nos llevan.

No obstante, la globalización y el bombardeo de esa información que recibimos en nuestro día a día, nos dirige a esa situación por la que tu me estás preguntando, cada día que amanece, la situación cambia y por tanto lo que vivimos hoy es diferente a lo de ayer.

P. - ¿Cómo crees que ha cambiado la vida tras más de 2 años de pandemia?

R. - La pandemia nos ha demostrado un poco, la realidad de las cosas pequeñas, el tener tiempo para nosotros mismos y el dedicarnos a realizar cosas que antes ni soñábamos que la íbamos a hacer. Ha sido un tiempo de reflexión para todos nosotros, esto por la parte positiva, pero por la parte negativa, nos ha demostrado la incapacidad que tenemos para enfrentarnos a una situación tan complicada. Me dio mucha pena, sobre todo la muerte de tantas personas mayores, personas que no supimos cuidar en estas circunstancias.

P. - ¿Esperabas una guerra en Europa en pleno siglo 21?

R. - Europa siempre ha sido una zona de constantes enfrentamientos y por tanto no me sorprende que haya este tipo de acontecimientos en nuestro continente ya que el mayor fundamento de una guerra es el económico. Entiendo que las guerras siempre van a estar en cualquier sitio del mundo, aunque no estoy de acuerdo con que se lleven a cabo por la decisión de un gobernante o por un Gobierno de nación, siempre hay fórmulas, pero como he dicho, impera el interés económico a costa de la población de ese país o países que la comienzan.

P. - ¿Has pasado miedo en algún momento? 

R. - El miedo del ser humano es un sentimiento de supervivencia, por lo tanto, es algo intrínseco en nosotros e incluso bueno, porque nos hace estar más atento a todo lo que sucede.

Claro que a veces el miedo hace que mis pensamientos me lleven a un sitio en el que no deseo estar, las mascarillas, los guantes, no tocarnos, todos esos miedos los sufrí, pero conseguí no dejarme llevar por él para que no se convierta en pánico.

P. - ¿Qué proyectos tienes para el futuro y que haces en la actualidad?

R. - Te voy a contar primero lo que hago en la actualidad.

Soy presidente de una de las doce cruces de Bonares, la Cruz de la Calle Higueral y hemos podido, este año, por fin, celebrar nuestras fiestas, además de haber conseguido construir la casa de nuestra Cruz, de lo cual estoy muy orgulloso por el apoyo que hemos tenido de todos nuestros mayordomos. 

Ya, desde pequeño, siempre me ha gustado estar en algún tipo de asociación ayudando en todo lo que he podido. También he decidido estar cuidando a una mascota, con la que me divierto, me entretengo y me encanta su compañía. Sigo leyendo, escucho música, paseo y voy a ir a la universidad a recibir clases.

Con respecto al futuro, quiero decirte que acabo de venir a vivir de nuevo a Huelva y me estoy adaptando al cambio con tranquilidad.

Como te he comentado siempre me ha gustado pertenecer a alguna asociación o estar en algún lugar donde pueda aprovechar para aprender, colaborar y ayudar en todo aquello en lo que pueda aportar mi experiencia. Por eso quiero hacer alguna actividad, donde sentirme bien y donde pueda ayudar, aún me lo estoy pensando.

P. - ¿Has viajado por medio mundo ¿cuáles son tus mejores y peores recuerdos profesionales? 

R. - He conocido muchos países e incluso en algunos he vivido. Países de Sudamérica, del Magreb, de Oriente Medio y por supuesto de Europa. Te podría decir que ha habido experiencias 

negativas en algunos, pues los choques de cultura, la forma de trabajar y gestionar empresas ha sido, en algunos casos, frustrante y, bueno, adaptarte en cada país a su mentalidad te cuesta. 

Pero me ha encantado conocer estos países, fundamentalmente porque cuando uno viaja, le cambia su capacidad de adaptación y hace que tu forma de ver las cosas cambie, dándote a conocer una amplitud de opciones, pero no hay nada mejor que vivir en el lugar que te gusta, mi Huelva.

P. - ¿Y qué significa para ti Huelva? 

R. - Mira José Luis, yo nací aquí y por tanto esa niñez que disfruté viviendo en mi barrio está impregnada de sus 

salinas, las casas de vecinos, las fiestas, las plazas de Huelva, sus calles, las pandillas de amigos, mis amores, mi familia, nada tiene sentido en mi vida si no es con Huelva.

Huelva siempre ha formado parte de mi vida y yo no me siento mejor que cuando estoy en Huelva, yo soy feliz viviendo aquí en mis raíces.

P. - ¿Qué crees necesita Huelva para seguir progresando?

R. - Huelva siempre ha sido la cenicienta de nuestra región, evidentemente lo que necesitamos es más inversiones en infraestructuras para que Huelva sea atractiva para los inversores, pero para ello, también necesitamos un compromiso más serio por parte de todos los componentes de nuestra sociedad y cuando digo sociedad, no me refiero solo a los políticos, sino a todos nosotros para que Huelva sea la ciudad y la provincia que todos nos merecemos.

P. - ¿Se echa mucho de menos Huelva cuando estás lejos de ella? 

R. - ¡Ufffff! , esto no se sabe hasta que no estas lejos de aquí. Es increíble como todas aquellas pequeñas cosas que hacías habitualmente y a la que no le dabas la mayor importancia, las echas

de menos. Unos chocos fritos, unos vinos y unas charlas, no sabes cuantas veces soñaba con esto cuando estaba fuera.

Evidentemente se echa mucho de menos a la familia, a los amigos y sobre todo a lo bien que se vive en Huelva.

P. - ¿Qué significó para ti los carnavales de Huelva y que recuerdos guardas?

R. - Para mi significó la recuperación de una tradición que Huelva necesitaba, también la toma de conciencia de las personas que amaban este tipo de acontecimiento, y sobre todo, la forma de llamarle bonita a nuestra ciudad a través de las composiciones de nuestros poetas del carnaval como mi amigo Amando Martin y Curro Rodríguez. 

Como sabes, yo fui componente de la peña Playa la Gilda y gracias a esta inspiración llevamos al carnaval de Huelva a uno de los niveles más alto que hemos conocido y todo gracias a todos los componentes de esta peña y por supuesto también a todas las demás peñas, que juntas hicimos esta labor con el carnaval y de la que guardo recuerdos de los amigos que allí hice, del sitio que disfrutábamos en la joya y de las noches de ir a cantar por las calles y los concursos.

Fue una época maravillosa en mi vida.

P. - ¿Cómo fue tu niñez y que soñabas ser de mayor? 

R. - Mi niñez la recuerdo rodeados de muchos amigos, de ir a las salinas del molino y hacer balsas en invierno donde nos llevábamos horas haciendo siempre proyectos de cabañas, balsas, jugar a las lamas y cualquier cosa que nos sirviera para tener, siempre, nuestra imaginación de niño en ebullición. Los veranos de bañarnos en el río, de coger cangrejos, de jugar a la bombilla, a la 

billarda, de inventar estrategias jugando a policías y ladrones, de disfrutar en la Plaza de la Merced hasta bien tarde y de estar siempre rodeados de niños de mi edad. Éramos muchos en mi calle, pues había muchas casas compartidas por familias. Siempre que jugábamos a la guerra, yo era el médico que curaba a los heridos, así que cuando fui pequeño, soñaba con la medicina, pero cuando cumplí 14 años me puse a trabajar de botones en una oficina y el camino de la medicina se quedó a un lado.

P. - ¿Quiénes son tus referentes a nivel personal y profesional?

R. - A nivel profesional y debido a que empecé muy joven, tengo que reconocer que mi amigo Manolo Millán “El Bola”, fue una persona que me influyó mucho en mi forma de trabajar y que gracias a él aprendí el orden en el trabajo, la disciplina, la organización, pero sobre todo la honestidad y esto que aprendí de él lo he tenido en cuenta para acometer cualquier responsabilidad que he tenido en todas las empresas en las que he trabajado.

En mi vida personal siempre ha sido el referente mi padre y mi madre.

Mi padre que tuvo que luchar para conseguir una vida mejor para él y para toda su familia, y de mi madre su espíritu de lucha incansable fueron unas referencias muy importantes en mi vida.

P. - ¿A qué dedicas tu tiempo libre? 

R. - Cuando me despedí de mi empresa, mi jefe me pregunto que qué iba a hacer con tanto tiempo libre, y solo le dije una cosa: ahora voy a gestionar el tiempo que antes le dedicaba a la empresa y, por lo tanto, voy a dedicar mi tiempo a vivir como quiero que no es más que hacer que todos los días, cuando te levantes, dar gracias por estar un día más aquí y disfrutar de todas las cosas que la vida te ha puesto ahí, disfrutarlas y estar con todas aquellas personas que hacen que mi vida sea más completa.

Todos los días descubro algo nuevo y me dejo llevar por ese placer que es no tener nada planificado, solo vivir.

A eso dedico el tiempo libre.

P. - ¿Qué es lo que más valoras y detestas del ser humano? 

R, - Lo que mas valoro de una persona es la honestidad, la constancia y la actitud en aquellas que se han puesto una meta, admiro mucho estas virtudes. En cambio, detesto aquellas personas que nos llevan por el camino de la manipulación y la confrontación entre nosotros.

P. - ¿Con qué personaje te gustaría compartir una cena y qué le preguntarías? 

R. - Me hubiera encantado tener una cena con Gandhi, allí en su casa de la India y le preguntaría cómo hubiera llevado a cabo la gestión para aplicar sus ideas en el mundo. Hubiese sido maravilloso conocer su filosofía de vida.

P. - ¿De qué te arrepientes? 

R. - ¿De qué me arrepiento?. De haber tomado decisiones en mi vida que no las he medido lo suficientemente bien y sin haberlo deseado han tenido unas consecuencias mayores de lo esperado, seguramente, si la vida me diera otra oportunidad, lo haría de otra manera.

P. - ¿Cómo valoras la labor de los políticos en general ante esta crisis? 

R. - Los políticos, últimamente, no están gestionando, y, aunque son gestores de los intereses de los ciudadanos, están siendo partidistas de cualquier idea política por encima del sentido común.

Pienso que la política y los políticos son necesarios en nuestra sociedad y que deberían de ser cuidadores de nuestra calidad de vida y eso, aunque a veces es muy difícil, debería de estar por encima de cualquier inclinación partidista.

No hay nada mejor que una buena gestión de la calidad de vida de los ciudadanos cuando adquieres esa responsabilidad.

P. - Pepe, ¿te gustaría añadir algo más? 

R. - José Luis, me ha encantado que me propusieras esta entrevista y espero que te haya servido en el propósito que estás llevando a cabo dando a conocer a muchas personas de Huelva, me parece una gran labor.

Querido amigo Pepe, ha sido todo un lujazo este ratito de cháchara que hemos tenido, me alegra un montonazo verte feliz en esta Huelva de nuestra entretelas, y desde luego notarte con esa vitalidad y ganas de colaborar con los demás. 

Un abrazo grande 

Pepe Pulido: "Todos los días me dejo llevar por ese placer que es no tener nada planificado"