martes. 16.04.2024
El tiempo

Pepe Peinado: "Pido más trabajo para los músicos y menos para los sanitarios"

Entrevistamos a José Antonio Peinado Avellaneda en nuestro rincón "Made in Huelva".
Pepe Peinado: "Pido más trabajo para los músicos y menos para los sanitarios"

José Antonio Peinado Avellaneda, nuestro invitado de hoy a esta serie de entrevistas en tiempo de pandemia, es un granadino que con 4 años llegó a Huelva, donde cursó estudios en el politécnico Madre de Dios, hoy Funcadia. Empezó a trabajar a los dieciséis años en una empresa de anuncios publicitarios. En 1993 estuvo en una empresa nacional encargada del mantenimiento y recaudación de cabinas telefónicas hasta 2001. Y por último ha llevado el mantenimiento de un auto lavado de coches hasta febrero de este año. Su gran afición, la principal, ha sido siempre la música, además le encanta viajar y estar con los amigos.

Persona cordial, servicial, trabajador responsable, optimista por naturaleza, empático... y desde luego una muy "güenagente".

Cuando lo llamo para proponerle esta charla, me cuenta que acaba de jubilarse y que está deseando que acabe la pandemia, las restricciones periféricas, las mascarillas, las distancias sociales.... Y poder viajar que es de sus pasiones preferidas. Una vez que nos ponemos al corriente de nuestras vidas, pasamos a realizar la entrevista con la primera pregunta:

P.- ¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo en estos momentos?

R.- Pienso que los ciudadanos en general, y en particular los responsables de los servicios esenciales, le hemos dado una lección de comportamiento a los que nos gobiernan.

P.- ¿Cómo fue tu confinamiento hace ya un año?

R.- Intenté por todos los medios controlar la situación, gestionando bien el tiempo, que era lo que me sobraba. Salía de casa lo justo y necesario. Me ponía en marcha temprano, un buen desayuno, una emisora de radio fiable para estar bien informado y para aprovechar la mañana, limpieza a fondo de la casa, organizar cajones, etc... Ya sabes, esas cosas que se van dejando, todo ello hasta la hora del almuerzo. Un descanso como debe ser y la tarde la empleaba en cosas que me gustan, o lo que es lo mismo, leer, escuchar música o ver algún concierto. Poca tele, solo alguna película a última hora del día.

No creo que sea necesario que responda dónde y con quién lo pasé, jajaja.

P.- ¿Después de la pandemia, crees que cambiará mucho la vida y sobre todo el mundo de la música?

R.- Creo que no, desgraciadamente, el planeta lo agradecería. En situaciones como esta el ser humano echa mano de una herramienta importantísima, como es la resiliencia. Cuando pase esto, nos olvidaremos y, hasta otra.

Con respecto a la música, no sé lo que va pasar. España es un país creativo en todas las artes. A los que corresponda: por favor, facilidades a los promotores y organizadores de eventos.

P.- ¿Has pasado miedo en algún momento?

R.- No por mí, pero sí por mi entorno. He tenido a un miembro de mi familia hospitalizado casi dos meses.

Afortunadamente ya está en casa recuperándose.

P.- ¿Qué has echado de menos en estos meses de pandemia?

R.- Sobre todo no poder ver a las personas que quieres. También he echado de menos esas cosas que por ser rutinarias no le das importancia. El mismo trabajo, los ensayos con mi grupo, ir al cine, pasear, etc.

P.- Ahora que te acabas de jubilar, ¿qué proyectos tienes de cara al futuro?

R.- Bueno como jubilación viene de júbilo, intentaré recuperar todo el tiempo que no me ha permitido mi trabajo para dedicarlo a la familia, los amigos y a las cosas que me gustan, como la música, viajar, los festivales Jazz, el senderismo, la fotografía, leer y de vez en cuando aburrirme, que tampoco está mal, ¿no?

P.- Hace poquito tiempo con el grupo musical que tenéis habéis ofrecido un concierto tributo a Elvis Presley, ¿cómo surge la idea y porqué lo hacéis?

R.- Nunca antes habíamos deseado tanto dar un concierto. Teníamos fecha en las Cocheras del Puerto para el 20 de marzo del pasado año. Nos confinaron el 15 (aplazado), nos dieron otra fecha intermedia (aplazado) y por fin lo pudimos hacer 7 meses después. Así que imagínate.

Salimos muy contentos todos. Nosotros y todos los amigos que estaban en la sala, aunque el aforo fuera reducido.

Bueno somos una banda de rock y Elvis era el rey, con una larga trayectoria y un amplio repertorio y, queríamos presentar el proyecto en el que hemos estado trabajando durante casi un año.

P.- ¿De dónde te viene tu pasión por la música y especialmente con la batería?

R.- Esto viene de familia. Mi padre tocaba el trombón y el acordeón. Con 9 años iba con él a casa un amigo suyo que tenía una orquesta y, con 10 abriles ya estaba tocando en todas las ferias de la provincia.

Desde entonces no he dejado de tocar. He hecho pop, he acompañado a algunos de los grupos flamencos de Huelva, algo de carnaval, versionado a grupos de los mejores años del rock & roll ’60 -’70. Y en la actualidad el tributo a Elvis Presley entre otras cosas.

En todo este tiempo, he visto a muchos y buenísimos bateristas, pero si tengo que elegir a uno, me quedo con Dave Weckl.

P.- ¿Qué sentiste verte de nuevo en un escenario?

R.- Antes de salir, aunque soy una persona tranquila, nervios. Una vez que comienza el concierto, respeto y responsabilidad.

Respeto: porque aunque la mayoría del público eran incondicionales, habían pagado una entrada. Y responsabilidad porque a pesar de no ser un profesional, tienes que dar lo mejor de ti.

Y cuando has hecho el tercer tema y ves que todo va bien, lo disfrutas.

P.- ¿Qué recuerdos tienes de tu vida profesional?

R.- La mayoría de los recuerdos son buenos.He tenido un trabajo ameno, entretenido, dinámico, un trato directo con los clientes y me quedo con la amistad que me han brindado muchos de ellos.

Y si tengo que decirte algo que me haya gustado menos, bueno, vuelvo a lo de antes, la falta de tiempo libre. Cuando la familia o los amigos celebraban algo, yo casi siempre estaba trabajando.

P.- Pepe, que me ha encantado echar este ratito de charla contigo, como siempre, pero no sé si se te ha quedado algo que añadir

R.- Pues sí, me gustaría pedir un deseo. Menos trabajo para los sanitarios y más trabajo para los músicos.

Amén.