domingo. 14.04.2024
El tiempo

Manuel Flores Caballero: "Hay que aprender a castigar al político que no hace nada y vive de la sopa boba"

Nos visita hoy a esta serie de entrevistas en tiempo de pandemia, Manuel Flores Caballero, nacido en Huelva el 12 de junio de 1945.
Manuel Flores Caballero: "Hay que aprender a castigar al político que no hace nada y vive de la sopa boba"

Nos visita hoy a esta serie de entrevistas en tiempo de pandemia, Manuel Flores Caballero, nacido en Huelva el 12 de junio de 1945. Casado, con dos hijos, al que conocí hace más de tres décadas teniendo que destacar que es una persona comprometida con la sociedad onubense, culto, cordial, entrañable, emprendedor, vital, optimista....

Para conocerlo un poquito mejor reseñar que es:

• Perito Mercantil.

• Profesor Mercantil .

• Licenciado en Ciencias Económicas.

• Doctor en Ciencias Económicas y en Ciencias Empresariales.

• Auditor de Cuentas, inscrito en el Registro Oficial de Auditores de Cuentas de España.

Entre sus cargos docentes podemos destacar los siguientes:

• Profesor del Colegio Universitario de la Rábida.

• Profesor de la Universidad Nacional a Distancia, Madrid.

• Profesor del COU San Francisco de Huelva, 2 años.

• Catedrático de la Universidad Hispalense, 12 años.

• Catedrático de la Universidad de Huelva, 6 años.

• Catedrático de la Universidad Rey Juan Carlos, Madrid, durante 14 años.

• Fundador y profesor de 4 Master en la URJC.

• Director de Departamento durante doce años.

• Ha impartido seminarios, cursos de doctorado y conferencias en diversas universidades españolas, europeas e

hispanoamericanas.

• Ha impartido más de 300 conferencias, en distintas universidades, empresas, centro culturales....

• Ha ocupado diversos cargos de responsabilidad en grandes empresas privadas.

• Es consultor de empresas desde hace más de 50 años.

• Asesor fiscal

• Auditor de cuentas

• Ha formado parte de diferentes consejos de administración de empresas publicas y privadas.

Hay que destacar de su faceta política que fue Portavoz, teniente alcalde, delegado de patrimonio, como independiente dentro la lista de Unión de Centro Democrático en el Ayuntamiento de Huelva en la primera legislatura democrática (1979 – 1983).

• Ha publicado colecciones de apuntes y ediciones de libros sobre contabilidad financiera, contabilidad de costes, análisis de los estados financieros y sobre auditoría, diversos libros sobre las explotaciones de las minas de Rio Tinto y sobre las riquezas mineras del suroeste ibérico, como así mismo sobre la crisis financiera internacional del siglo XXI.

• Con total de 53 libros y capítulos de libros publicados y más de un centenar de artículos en revistas especializadas.

• En la actualidad preparando dos publicaciones.

Desde hace 22 años es Presidente del Patronato de la Fundación Juan Manuel Flores Jimeno.

Pues bien, después de conocer un poco más a fondo a nuestro invitado de hoy, pasamos a charlar sobre la actualidad y lo que vaya surgiendo a lo largo de la entrevista y comezamos asi:

P.- ¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo?

R.- Ante todo, debemos considerar que, nuestra generación es muy afortunada, yo diría privilegiada, aunque nuestra infancia se desarrolló en la mayor precariedad y sin medios, lo cual nos curtió y pudimos hacer el camino educados en la austeridad y en muchos casos en la “pobreza”.

Tenemos que reconocer que durante la trayectoria de las últimas generaciones, no hemos conocido guerras, ni epidemias y por el contrario, hemos sido testigos de un continuo progreso económico, con sus consabidos dientes de sierra, pero dentro de un continuo crecimiento que, ha supuesto un aumento generalizado de la prosperidad, alcanzando altas cotas de lo que hoy conocemos como la economía del bienestar.

Por lo que, la primera y seria adversidad que tenemos que afrontar es la pandemia que estamos viviendo, conocida por el COVID 19. Creo que hay que ser prudentes, seguir escrupulosamente las normas de sanidad e inculcar a la población que no podemos extralimitarnos en lo más mínimo.

Al parecer, parte del secreto, hasta que la vacunación responda de manera generalizada, según nos recomiendan, en evitar grandes concentraciones y protegerse con mascarillas. Evidentemente, mientras tanto, sin duda tenemos que soportar un alto riesgo en salud, unido al fuerte coste económico y social. Es más, ante las grandes pandemias que ha sufrido la humanidad, el hecho que se presenten diversas vacunas casi al instante, aunque no le demos valor, es todo un logro y un espectacular avance tecnológico y farmacéutico. No obstante, tengo que expresar el fuerte dolor que, siento por los amigos que han fallecido, siendo víctimas del virus, (como ha sucedido en tantas familias) que ni siquiera hemos podido decirles adiós.

Económicamente, vivimos en una situación caracterizada por un cierre de empresas masivo, un aumento insostenible del paro y con un vertiginoso aumento del endeudamiento, con una deuda publica que es imparable, que más tarde o más temprano pagaremos a un alto precio. Es más, con el Covid 19 se produce una brecha de déficit creciente, porque por una parte, tenemos una fuerte caída en la creación de riqueza (expresada por la caída del PIB) mientras que por otra parte, sigue creciendo la Deuda de manera descontrolada.

Políticamente, creo que estamos repitiendo la historia y poniendo en entredicho los acuerdos de 1978. El consenso de una constitución, es algo equivalente a firmar un Tratado Internacional. Por lo que, considero insensato las posturas centradas en una sola ideología romper día a día lo que ha funcionado durante más de cuarenta años. Cuando la sensatez nos pide, com puede ser de otra manera, no destruir lo que funciona. Aunque en los últimos días, estamos viviendo una agitación política que, espero que nos sirva para que se imponga de una vez la sensatez.

P.- ¿Qué hiciste en tu día a día, durante el confinamiento? ¿Crees que volveremos a tal situación?

R.- Al atardecer, cuando no había nadie por las calles, me ha servido para poder andar diariamente entre cinco a siete kilómetros diarios. El confinamiento, me permitió organizar un poco mi vida, tratando de resolver asuntos que tenía pendientes y me facilitó el tiempo necesario para empezar a escribir dos libros, uno sobre una historia económica de Huelva que tengo bastante avanzado y titulo “Los cauces de la creación de riqueza en la provincia de Huelva“ y otro, sobre las rutas marítimas a las islas de las especies, asunto sobre el que últimamente he dado varias conferencias. En ella narro lo que sabía y tenía reservado Colom y lo que, desconocía incluso hasta el día de su muerte, la contribución de Américo Vespucio al publicar en latín que, las tierras descubiertas no eran las Indias sino un Nuevo Mundo, el descubrimiento del Mar del Sur (posteriormente bautizado por Magallanes como el Océano Pacífico) por Vasco Núñez de Balboa (extremeño que vivió muchos años al servicio del señor de Moguer), las expediciones de Magallanes (descubridor del paso a la especería), la de García Jofre de Loaysa, y la de Legazpi acompañado por Andrés Urdaneta (descubridor de la ruta del tornaviaje desde Filipinas a las costas de Acapulco) etc., que permitió crear la ruta comercial conocida para unos como el Galeón de Manila y para otros como el Galeón de Acapulco.

P.- ¿Cómo crees que cambiará la vida después de la pandemia y sobre todo en Huelva?

R.- Entiendo que esa ilusión por conocer el final de la pandemia, se hace un poco desilusionante, después que estamos conociendo las mutaciones del virus, todo parece que no es tan fácil defendernos de su letalidad. Por lo que, al no ser experto en la materia, es un campo que me limito a confiar en los científicos. Estamos viviendo una situación que, tanto Europa como los países de economías avanzadas, trata de afrontar el futuro con un gran cambio de las tecnologías. Por este motivo, Huelva tiene una nueva gran oportunidad, por su luminosidad y horas de sol, para ser pionera en las fuentes de energía renovables.

A muchos políticos, desde hace años, les vengo diciendo que no desperdiciemos esta gran oportunidad. Tienen que luchar por la implantación de todas estas tecnologías en la provincia. Por el contrario, no conozco que hayan adaptado, ni una sola ordenanza municipal dedicada a fomentar el aprovechamiento y aplicación de las nuevas tecnologías. Considero que es difícil entender que no se aprueben en los municipios las ordenanzas que permitan que un ciudadano pueda poner en sus tejados, o las comunidades de propietarios en sus terrazas, las placas solares, o disponer de tomas de conexión para los coches eléctricos en su garaje. Si de verdad queremos progresar, los Ayuntamientos tienen que convertirse en agentes activos de este esfuerzo.

P.- ¿Has pasado miedo en algún momento?

R.- Yo concibo la vida, de manera semejante a cuando vas a coger setas, o te vas a montar en un avión, trato por encima de todo de no pensar en los riesgos, para ello, me llevo una o varias novelas, libros, periódicos o revistas, de tal manera que tu mismo conduzcas el pensamiento y te puedas abstraer de los riesgos. De igual manera, trato de combatir los riesgos de la vida, de tal forma que, evites el sufrimiento.

En tiempos del confinamiento, he procurado evitar ver programas que traten de la pandemia en la televisión e igualmente en la prensa. Me he limitado a la lectura de libros que mantenía sin leer y como mucho, ver películas o documentales.

La vida me ha enseñado a diferenciar entre el dolor y el sufrimiento. Para evitar el dolor procuro tener la mente ocupada, porque de lo contrario, si te concentras en el dolor, terminas siendo víctima de un sufrimiento insostenible.

P.- ¿Qué es lo que más te ha dolido de estos meses de pandemia?

R.- Sin duda, el fallecimiento de amigos y personas queridas. Es muy duro saber que ni siquiera pudieron despedirse de sus familiares y amigos. Igualmente, el no poder abrazar y besar a mis familiares y amigos, ni reunirme con ellos.

P.- ¿Qué has echado de menos en estos meses que llevamos de pandemia?

R.- Principalmente la convivencia con mi familia y amigos. Por otra parte, desde que leí, hace muchos años, la novela de Blasco Ibáñez “La vuelta al mundo por un novelista” y por estas fechas deseaba hacerlo, tengo un fuerte deseo de viajar por Hispanoamérica. Aunque conozca gran parte de ella, sin embargo, me gustaría haber ido por estas fechas a ver los dos canales de Panamá, Cartagena de Indias, Perú y volver a ver determinadas zonas de Brasil.

P.- ¿Qué necesita Huelva para despegar de una vez?

Es una pregunta que me hago todos los días desde hace muchos años y llego a la conclusión que no existe ni un diagnóstico ni una receta. Soy un convencido que tenemos que plantearnos superar un cúmulo de vicios o defectos. Utilizando la famosa frase de J. F. Kennedy no preguntes lo que Huelva puede hacer por ti, sino pregúntate lo que tu puedes hacer tú por Huelva.

En pocas palabras, no concibo las subvenciones crónicas. Siendo estudiante, el profesor de Geografía Económica al explicarnos los Estados Unidos, nos relató que al conquistar los ingleses sus territorios, fueron terminado con los animales de los que se alimentaban los indios, entre ellos el bisonte, de tal manera que, sin alimentos era una forma de extermínalos y los indios que sobrevivieron fueron tratados, como indios residuales, encerrándolos en las reservas, que al día de hoy, no tienen derecho al voto, no pueden salir de ellas, facilitándoles unas subvenciones, que les permita vivir, bien emborracharse, drogarse o que hagan lo que quieran.

Desde entonces, nunca he creído en las subvenciones crónicas como actuaciones positivas para los seres humanos.

En una de las películas de las series británicas sobre Elizabeth I, el director facilita las dos versiones sobre la gran guerra con España (Armada Invencible). Cuando el Almirante español le comunica las novedades de la guerra a Felipe II, ellos, resaltan, como el Rey empieza a relacionar los diferentes tipos de ayudas y subvenciones que se deben repartir entre los heridos, mutilados,

familiares de los fallecidos etc. Por el contrario, cuando el Almirante inglés le comunica a su Reina la victoria, ella contesta que, a partir del día siguiente todo el mundo se ponga a trabajar. El Almirante le responde diciendo que ella les había prometido riqueza, a lo que ella responde: “como vamos a conseguir riqueza si no trabajamos.

Es la interpretación anglosajona sobre la creación de la riqueza: trabajando se crea riqueza y sin trabajar únicamente se genera pobreza. La película de Gandhi es un fiel reflejo de cuanto digo. Él se pasa media vida tejiendo, para mostrar que si se compran los productos fabricados en la India se elimina parte de la pobreza, aconsejando que se queme las ropas

fabricadas en Inglaterra.

En mis años de estudiante en Barcelona y, después, lo que he podido comprobar en todo el Levante y en prácticamente todos los países europeos es que todo el mundo consume del exterior aquello que no produce. Porque, ante todo, ellos están educados a consumir lo que es del lugar. Recuerdo en Valldemossa (Mallorca) la típica discusión a la hora de pagar. El dueño del Bar, con mentalidad mallorquina, nos preguntó ¿quién es el “foraster”? Evidentemente conteste que era yo. Él respondió, pues el “foraster”es el que paga porque hay que dejar las divisas en las islas. Por lo tanto, cuando una persona adquiere un producto, esta generando empleo en el país donde fue producido

En un sistema democrático el pueblo actúa cada cuatro años y los onubenses tenemos que dejar de votar con el corazón y aprender a castigar al político que no hace nada y vive de la sopa boba. Hay que considerar que las ayudas, subvenciones etc., tienen que tener un marco legislativo para que dejen de ser crónicas. A las personas hay que darles una caña y enseñarles a pescar y no entregarles diariamente el pescado. La economía provincial hay que reconducirla. Cuando tuve ocasión de visitar la Universidad de Berkley, hace más de treinta años, me decía el profesor que nos atendió que, por ellos, asumían como objetivo que el cultivo de fresas se fuera a Méjico, porque requiere mucha mano de obra barata y no cualificada.

No nos podemos permitir el lujo de tener un Hospital como es el Lepe cerrado más de una década. Se repite lo que sucedió en su día con el Infanta Elena.

P.- ¿Qué papel crees que han jugado y juegan los medios de comunicación ante esta pandemia?

R.-Por supuesto, como no puede ser de otra forma, hay que resaltar el control al que están sometidos. La perdida de libertad es progresiva. Vi en su momento, un reportaje que hicieron al psiquiatra de la famosa becaria del presidente Clinton y venía a decir que, con independencia del hecho cometido, no hay ser humano que tenga capacidad para que pueda soportar y

resistir la invasión de los medios.

Personalmente pienso que, los medios han estado actuando con puntualidad y celeridad, pero la invasión informativa es tan enorme que, en muchos casos es insoportable e incluso creo que puede estar ocasionando el efecto contrario.

P.- ¿Y las redes sociales?

R.- Podríamos decir más de lo mismo. Lo que parece imperdonable, es la aptitud de las personas que son proclives a las grandes concentraciones con los riesgos que ello conlleva. Considerar que, las concentraciones de las personas sin ningún tipo de

protección como un derecho, por una parte de la población, es un fomento a la insolidaridad y más aun su divulgación.

P.- ¿Qué te parece el comportamiento de los políticos en general en estos meses del Covid?

R.- La radicalización actual de los políticos y el abuso del poder sobre los medios de comunicación, son perversos. En los años que tengo nunca he visto una situación tan sesgada de la información. Hemos llegado a una situación que la persona que piensa libremente no puede expresar lo que piensa.

Es incomprensible, que se oculte el número real de fallecidos, o que se fomente una radicalización a la hora de tomar medidas sanitarias. Cómo se puede ir de vacaciones, nada menos que un mes, a Canarias y después a Doñana, el primer responsable del país. En la empresa privada lo habrían puesto de patitas en la calle. Vivimos en una situación incompatible con el sentido común y lo peor de todo en la mentira permanente.

P.- ¿Qué que diferencia hay entre los políticos de la transición y los actuales?

R.- La primera es que los que participamos en la transición contribuimos a ella y pudimos irnos a nuestras actividades. Hoy, por el contrario, son muy pocos los que pueden hacerlo. La ley de incompatibilidades impide que los profesionales con reconocido prestigio puedan acceder a la política.

El ideario de entonces era contribuir a que en este país pudiéramos respetarnos, aunque nuestras ideologías fueran diferentes y por el contrario, hoy determinados partidos lo que tratan por encima de todo es imponer sus ideologías, no sólo olvidando, sino destrozando el gran patrimonio que ha supuesto los cuarenta años en convivencia fruto de la voluntad y filosofía de latransición.

Sin dudas, que, hay frases en las civilizaciones que son lapidarias, como es que, el país que desconoce su propia historia esta condenado a repetirla. Sin embargo, muchos males de la política actual provienen de la transición.

P.- ¿Qué significa para ti el 3 de marzo?

R.- Uno de los días más gloriosos de nuestra historia. Huelva entera se volcó por la lucha de su Universidad. Ese día refleja de forma evidente (en contra de los famosos tópicos) que, cuando alguien sabe tocar el tambor, los onubenses respondemos porque

precisamente el 3 de agosto de 1988, demostramos que, somos una gran familia y nos unimos como una piña.

Lo que nunca podemos olvidar es la lucha que efectuaron los estudiantes. Una generación que pago el altísimo precio de perder un curso y para otros. incluso su carrera por la unión que mantuvieron en lo que consideraba que era una causa por la que había que luchar contra viento y marea. Dieron un ejemplo que sin duda perdurara en la historia de Huelva y de su Universidad. Por lo que, considero que, ellos son los que se merecen el reconocimiento público a esa abnegada generación, que si supieron tocar el tambor y mover la sensibilidad de este maravillosa provincia.

P.- ¿Entendiste que hubiera políticos parlamentarios onubenses que votaran NO a las tres facultades?

R.- Recuerdo que anteriormente salió en el BOE la creación de una facultad de Geológica dentro de la Sección de Químicas, en el Distrito Universitario de Sevilla. Personalmente lleve en nombre de Unión de Centro Democrático, una moción

al pleno del Ayuntamiento, exponiendo que como Huelva pertenecía al Distrito de la Hispalense, se pudiera ubicar en Huelva.

Ante el riesgo de perder la moción, solicite al Presidente del Pleno una recesión del mismo. En esta recesión pude negociar con el alcalde que se creara una comisión para visitar al Rector de la Universidad de Sevilla y exponerle la situación.  Sería por tanto, la primera Facultad para Huelva.

Fuimos comisionados en el Pleno, el Presidente de la Diputación (Jaime Madruga) el Alcalde (José Antonio Marín Rite) y el presentador de la moción que fui yo. El Rector Dr. D. Francisco Vilches nos recibió muy amablemente y nos dijo, sin que tuviéramos que rogarle, ni pedirle, lo más mínimo, que él había vivido siete años en Huelva, y que sin duda, Huelva por su minería era el marco ideal para que se pudiera instalar la Facultad de Geológicas.

Sin duda que, tenemos que, convencernos que no hay que desperdiciar ni una sola ocasión para negociar asuntos que beneficien a Huelva. En estos casos, y este es un ejemplo, debe primar Huelva por encima de todo y no los colores partidistas. Cuando más tarde, determinados políticos se negaron a las tres facultades, sin duda que, su posición estaba marcada por la disciplina de  partido, situación que Huelva entera les reprochamos en aquellos momentos. A favor de ellos, hay que decir que, más tarde, cuando las circunstancias se lo permitieron han luchado seriamente y de manera decidida a favor de la creación de la UHU.

Han pasado más de cuarenta años de democracia, por lo que yo, invitaría a los partidos políticos, en general, que reflexionen, deben estudiar la posibilidad de la libertad de voto, para muchos asuntos que conciernen a los territorios. En este caso, todo lo que beneficie a Huelva. La situación de Huelva requiere un pacto al menos de acuerdos mínimos.  En mi caso, yo era independiente, dentro de la lista de Unión de Centro Democrático, en la que nunca tuve presiones, como paso también con el grupo de independientes y creo que, actuamos en ambos grupos de concejales con libertad y por ello, colaboramos en muchos asuntos que eran beneficiosos para Huelva.

En estos momentos, tenemos el riesgo de perder una espléndida donación para Huelva, dado que la señora, viuda de José Caballero, desea entregar a Huelva toda la obra de su marido, bajo la única condición: que toda la obra pictórica se exponga en un museo que lleve el nombre del pintor. Así llevamos cerca de cuatro años, en la que como siempre José Luis Ruiz, entregado en la

causa, lucha por que así sea. Aún a sabiendas que, la ciudad tiene en ruinas más de quince edificios emblemáticos y muy especialmente la que podría ser una ubicación ideal como es la antigua Estación de Sevilla.

P..- ¿Cómo fueron los primeros años de la Universidad de Huelva?

R.- La Universidad tuvo la gran suerte de tener como primer Rector a D. Francisco Barquero, todo un caballero, del que pudimos gozar de su amabilidad, su nivel científico y diligencia en sus gestiones. Por aquellos años empezaron a funcionar los Departamentos y se vio muy claro que teníamos Universidad en Huelva, pero dependiente de los Departamentos de Sevilla.

En la medida que se fueron sacando las cátedras de la UHU y fueron ocupadas por nativos o residentes en la provincia ha ido creciendo la identidad de la UHU con nuestra provincia.

P.- ¿Qué proyectos tienes cara al futuro y que haces en la actualidad?

R.- En los momentos actuales estoy tratando de ordenar mis cosas, que muchas de ellas, las he tenido en un absoluto abandono y por encima de todo, deseo dedicarle el mayor tiempo posible a mi familia, y por las circunstancias que atraviesa a mi hija, mi nieto y a la Fundación que lleva el nombre de mi hijo. Con respeto a los demás asuntos, que son muchos, iremos actuando –tal y

como decía Seneca- en función a la vida útil que, Dios nos facilite.

P.- ¿Qué piensas sobre el futuro de Huelva?

R.- Entiendo que, si durante décadas, no se recoge en los Presupuestos de la Junta de Andalucía las cantidades que son precisas para inversiones en la Provincia de Huelva, es una situación que los onubenses tenemos que calibrar y dar una respuesta.

No podemos permitirnos el lujo de perdernos la ejecución del Proyecto CEUS, y el canal de San Silvestre. El mejor ejemplo del engaño permanente con el que nos tratan a los onubenses, sin el menor escrúpulo, son las comunicaciones, tanto con el  aeropuerto, como el AVE y las carreteras, los puentes a Punta Umbría, la Estación de 30 plantas, etc. Tanto es así que se podría abrir el Museo, con las maquetas, de las falsas promesas al pueblo onubense.

Hay que diseñar un plan de actuación para rehabilitación de los edificios en ruina y someterlo a la Unión Europea, al Gobierno Central y la Junta de Andalucía. Huelva, por su luminosidad y horas de sol es una gran potencia para el desarrollo de las fuentes de electricidad, de las no renovables.

Manuel, hacia tiempo que no coincidimos, pero te veo activo, con ganas y con fuerza para seguir luchando por esta tierra. Has sido todo un lujazo para esta serie de entrevistas y una gozada echar este ratito empapándome de tu sapiencia.

Un abrazote