miércoles. 24.04.2024
El tiempo

Manuel Columé: "Como salazonero me siento orgulloso de haber seguido los pasos de mi padre"

Lo conozco prácticamente desde que nació, no en vano tenía buena amistad con su padre Fidel y con su tío Juan, gran carnavalero isleño este último. Manuel Columé Hernández, empresario y máximo responsable de Pescatún Isleña, S. L., que comercializa la marca Ficolumé es nuestro protagonista de hoy.
Manuel Columé: "Como salazonero me siento orgulloso de haber seguido los pasos de mi padre"

Al invitado de hoy a esta serie de entrevistas en tiempo de pandemia, lo conozco prácticamente desde que nació, no en vano tenía buena amistad con su padre Fidel y con su tío Juan, gran carnavalero isleño este último. Me estoy refiriendo a Manuel Columé Hernández. Empresario y máximo responsable de Pescatún Isleña, S. L., que comercializa la marca Ficolumé. Me contaba con todo el arte del mundo que nació sin luz un día de temporal de los de antes, el 5 de octubre del 72, en el "Agromán" que es como popularmente se conocía al hospital Manuel Lois.

Su vida está relacionada con el mundo del salazón desde que vio la luz primera. Comenzó a trabajar en primera línea  en el año 1.989. Lo hizo de peón pasando por todos los puestos de la empresa hasta hoy. Aparte, tratando de diversificar un poco la actividad empresarial, desde hace unos años también se dedica a la agricultura, concretamente al Cultivo de Cítricos, como propietario de varias fincas.

Cofrade de la hermandad de los 33 en Isla Cristina, autor de letras de carnaval (de casta le viene), el fútbol y los perros son sus pasiones. Persona entrañable, cordial, solidario, trabajador, inquieto, optimista por naturaleza, alto sentido de la amistad...

Cuando contacto con él para concretar esta entrevista me recuerda por enésima vez que le tengo prometido ir a conocer sus nuevas instalaciones y no lo he hecho todavía, pero desde luego iré a verlas en breve, aunque bien es cierto que la tienda en Pozo del Camino, la visito asiduamente. Una vez que nos saludamos y me manda recuerdos de Manolo Domínguez, presidente de la peña sevillista de Isla Cristina, comenzamos a charlar y este es el resultado:

P.- ¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo en estos momentos? 

R.- Ufff . Creo que nadie se imaginaba la gran magnitud de lo que venía. En esta situación a nivel personal está claro que lo principal es la salud de cada uno de nosotros, a partir de ahí está la del punto de vista empresarial y a nivel económico que es lo que nos hace seguir hacia adelante, muy complicado, la economía con una pandemia a estos niveles de contagios y con las medidas que se han tenido que tomar como confinamientos, toques de queda, cierres perimetrales, restricciones de horarios y movilidad, muchos negocios no podrán resistir.

P.- ¿Entiendes que no se respeten por una parte de la población las medidas necesarias para evitar los contagios? 

R.- En estos momentos es algo inexplicable, que todavía no nos hayamos enterado de la gravedad de este virus. Entiendo que la gente quiera volver a una vida normal, pero visto lo visto hay que tirar de sensatez y coherencia, tener presente que la lucha contra el virus es responsabilidad de todos.

P.- ¿Cómo crees cambiará la vida tras la pandemia? 

R.- Esta pandemia nos ha hecho pensar, parar el carro un poco del día a día y ver lo que es la vida, entender que en un segundo puede cambiarte. Yo creo que cada persona es lo que le ha tocado vivir y después de esto a todos nos va a cambiar de alguna manera la forma de pensar.

P.- ¿Qué te parece el papel que han  jugado y juegan los medios de comunicación en relación con la pandemia? 

R.- Los medios de comunicación creo que han jugado un papel muy importante durante esta pandemia, hemos estado más pendiente de ellos que nunca. En medio de tanta incertidumbre y desconcierto por parte de las ciudadanía, pasando de repente de un día para otro a estar encerrados en casa, necesitábamos que nos fuesen diciendo algo nuevo todos los días, que nos informasen minuto a minuto de lo que estaba pasando e informando de las medidas y pasos a seguir. Y entre otras cosas la actualidad de la pandemia.

P.- ¿Y el de las redes sociales? 

R.- Las redes sociales junto con las nuevas tecnologías, ya ni te cuento, lo hemos visto todos, las 24 horas pegados al móvil o al ordenador, en plan ocio o teletrabajo, niños y adultos. Fotos, videos, llamadas o videollamadas. Para bien y en otros casos no tanto, como son las informaciones falsas que corren por ahí. Pero bueno, creo que en general las redes sociales han ayudado a llevar un poco mejor tantas horas en casa.

P.- ¿Qué has echado de menos en este año de covid 19?

R.- Pues la verdad, en un principio el día a día, la normalidad en sí, poder llevar un ritmo de vida y trabajo como el que llevábamos antes. Y como siempre, a mi padre.

P.- ¿Qué proyectos tienes de cara al futuro? 

R.- Nuestro proyecto de futuro más cercano es tratar de volver lo antes posible al ritmo de trabajo normal, a ver si pasa de una vez esta pesadilla. En plena pandemia nos cogió inmersos en una ampliación de nuestras instalaciones, que por fin las hemos podido acabar, con la incorporación de nuevas máquinas de envasado a líneas de producción, la ampliación de cámaras de frio, de congelación y secaderos. Hemos montado salas con presión positiva en las líneas de envasado, las llamadas salas blancas, las cuales con un proceso de filtrado del aire nos ayuda a garantizar la seguridad alimentaria. En este 2.021 vamos a hacer una apuesta por las energías renovables con el montaje de placas solares en las cubiertas de todas las naves.

P.- Habéis apostado muy fuerte desde varias generaciones por el salazón. ¿Estás contento con la respuesta del publico? 

R.- Ya desde mis abuelos nos viene esta tradición, mi padre la continuó y yo empecé con él hace ya más de 30 años y aquí seguimos. La apuesta ha sido total, en algo que parecía que desaparecía, de hecho de todos los salazoneros que habían en Isla Cristina, que no eran pocos, no queda prácticamente nadie. Hubo quien pasó de salazoneros a conserveros pero lo que es el “salazonero puro” como nosotros, no quedan. Hemos pasado de 1.000 m2 en el año 1.989 a más de 10.000 m2 en 2.021. La respuesta del público, como entenderás, lo ha sido todo. No solo a nivel económico que es lo imprescindible y fundamental para que pueda seguir funcionando la empresa, sino a nivel de satisfacción personal . Que te feliciten por lo productos que hacemos es algo que a mí personalmente me da fuerzas para seguir en el día a día con más ganas aún.

P.- Manolo ¿Dónde radica el secreto? 

R.- Creo que el secreto es el conjunto de muchos factores. El principal el del trabajo duro a diario, conocer muy bien el oficio, el equipo humano de profesionales que componen la empresa, la selección de la materia prima, cuidar al detalle el control de los procesos y sobre todo el de actualizarse a los tiempos, ver las exigencias que demandan los mercados y adaptar tus productos en la mayor medida de lo posible a los nuevos tiempos. Por ejemplo en el caso de la mojama, antes solo se vendían barras enteras, de ahí pasamos al trozo y actualmente ya también se venden en blísters de 110 gr. en lonchas y metidas en aceite. De esta manera es más fácil llegar a más clientes, en algunos casos por la comodidad de estar listas para comer y en otros por el tipo de formato pequeño en lugares en los que no existe mucha tradición de consumo.

P.- ¿Cuáles son los productos que más os demandan? 

R.- Lo más demandado, sin duda, es nuestra mojama de atún. Creo que hemos conseguido un producto de mucha calidad y muy homogéneo, algo que no es fácil cuando partes de una materia prima como es el pescado salvaje. En la compra es muy importante la selección de dicho pescado.

P.- ¿En qué lugares os solicitan más vuestros productos? 

R.- Donde existe más demanda de nuestros productos es en el Levante Español, allí hay mucha tradición, costumbre y hábito de consumo, también en Andalucía aunque poco a poco se va extendiendo por el resto provincias. Fuera de España se empiezan a hacer cosillas pero la verdad que no en gran volumen.

P.- ¿Cuántos puestos de trabajo hay en Pescatún? 

R.- Actualmente pasamos de 50 el número de empleados que forman parte nuestra plantilla, en la cual muchos de ellos llevan bastantes años con nosotros, son como de la familia, toda una vida. En nuestra empresa se da muchos casos de tradición familiar, enseñanzas de padres a hijos. Para que te hagas una idea, se da el caso de una familia de empleados que van por la cuarta generación. En resumen, como salazonero, para mí es una gran satisfacción y me siento un privilegiado al haber tenido la suerte de poder seguir los pasos de mí padre, poder dedicarme a un oficio el cuál he mamado desde chico y del que creo que algo entiendo. Estoy orgulloso de pertenecer al mundo de la salazón, al igual que hicieron también mis dos abuelos, ¿qué más puedo pedir…?

Y como isleño, donde nací y me crié orgulloso de poder seguir una tradición casi desaparecida, que a veces no le damos toda la importancia que tiene, es nuestra historia, nuestros orígenes, de la cual nació un pueblo como es La Higuerita, nuestra Isla Cristina.

Manolo que me ha encantado este ratito de charla que he mantenido contigo, que me ha transportado a los años 70/80, cuando conocí a tu familia a la que siempre he admirado y lo sigo haciendo con las nuevas generaciones.

Te felicito por tu éxitos empresariales, fruto que duda cabe de tu trabajo, desvelos, sapiencia y el cariño que le pones a lo que haces.

Un abrazo grande amigo y a seguir en la línea de progreso que llevas.